La Nueva Ruta del Empleo Radio – Costa Rica

En nuestro programa más reciente nos acompañó César Taborda @cesartagudelo desde Colombia, quien nos habló de la inteligencia emocional. También hablamos sobre algunos temas relacionados con la zona de confort.

El programa es conducido por Fabrizzio Ponce y se transmite todos los jueves a las 5:00 pm por Radio Costa Rica 930 AM, por internet en http://www.radiocr.net y en diferido los fines de semana a través de Canal 19.

Motivación rutera – “I will always love you”

Por: Dany Murillo

“I Will Always Love You” (Siempre te amaré), es una canción compuesta por Dolly Parton, quien la grabó por primera vez para su álbum “Jolene” de 1973, y llegándola a colocar en el primer lugar de la música country.

En 1967, Porter Wagoner, el cantante y presentador del programa de música country “The Porter Wagoner Show”, le ofreció a una joven promesa que se uniera a su espacio televisivo. Aquella cantante veintiañera era Dolly Parton, quien había sacado ya su primer álbum llamado “Hello, I’m Dolly”, el cual llamó la atención de Porter.

Dolly Parton estuvo varios años en el programa, aprovechándolo para sacar varios álbumes  en solitario o a dúo con su compañero, hasta que decidió independizarse y decir adiós.

Ella contó: “Aveces te metes en una de esas relaciones de amor y odio con las personas con las que trabajas. Porter y yo éramos muy competitivos y apasionados, así que también me ponía un poco celosa. Y no me arrepiento de haberme sentido de esa manera, pero se me estaba partiendo el corazón el haber decidido irme, pues él ya no me escuchaba, y no había nada que pudiera decir que lo hiciera más fácil, así que me senté y escribí esta canción.”

Así Dolly llamó un día a su compañero y mentor para comunicarle la noticia como ella mejor sabía hacerlo: «Le dije: siéntate Porter, he escrito una canción y quiero que la escuches… Él lloró y me dijo: “es la canción más bonita que he escuchado. Puedes irte, siempre y cuando yo te produzca este disco”, y lo hizo». Aquella canción de despedida fue I Will Always Love You.

Este tema tuvo tal impacto que hasta Elvis Presley quiso grabarla, pero como su manager exigía la mitad de los beneficios, el Rey nunca sacó su versión. Pero quien sí lo hizo fue Linda Ronstadt en 1975.

Luego en 1992 para la película de Kevin Costner y Whitney Houston “El Guardaespaldas”, Houston iba a interpretar “What becomes of the broken hearted” como canción final, pero resulta que esta pieza fue incluida en la película “Tomates Verdes Fritos” de 1991, por lo que decidieron cambiarla.

Costner conocía la versión de Ronstadt de “I will always love you”, y consideró que sería una canción adecuada para Houston. Y aunque al principio los productores dudaron, ella siempre la grabó, convirtiéndola así en un súper éxito internacional que vendió más de 48 millones de copias, siendo #1 en EEUU, el Reino Unido y todos los países de Europa.

En el 2007 Porter Wagoner celebró su 50 aniversario en el programa de radio “Grand Ole Opry”, en el cual Dolly Parton interpretó su canción, lo cual fue muy emotivo. Cinco meses después Porter fallecería.

«Un mentor es un buen mentor cuando, después de trasmitir todas sus enseñanzas y sus conocimientos a su aprendiz, le permite levantar su propio vuelo. Y un aprendiz demuestra que su mentor ha realizado un gran trabajo cuando logra superarlo.» (Héctor Sánchez)

Dany Murillo
Email: dr.danilomurillo@hotmail.com

Háblame de ti…

manager-308474_960_720

Me resulta muy curioso que cada vez que viene algún usuario a la oficina a preparar o ensayar alguna entrevista laboral, siempre coinciden en que la parte que más les asusta enfrentar es cuando se llega a la fase de obtención de información personal.

Cuando el entrevistador, en lugar de indagar por su formación o experiencia laboral, empieza a preguntar cosas como…

  • ¿Cuáles son tus cualidades positivas?
  • Dime dos aspectos negativos de ti
  • ¿Qué crees que puedes aportar a este puesto/empresa?
  • ¿Por qué debería cogerte a ti y no a otra persona?
  • ¿Cuál ha sido tu mayor éxito?

Lo que me da que pensar que no nos conocemos a penas, y que además, hay muchos mitos acerca de esto.

Seguro que en alguna ocasión has pensado que si dices muchas cosas positivas de ti, puedes quedar de prepotente, o que cómo vas a hablar mal de ti si lo que quieres es que te contraten…Tranquilo, no eres el único que ha tenido ese miedo, pero como digo, hay muchos falsos mitos.

Hay que entender la entrevista laboral como la venta de un producto, nosotros mismos. Cuando uno va a comprarse algo a una tienda, seguro que antes de comprar, pregunta por las características, el precio, compara entre marcas…Y parece que toda información es poca.

Cuando te enfrentas a una entrevista de trabajo, en cierta manera es así también.

Y como tal, debemos ser buenos vendedores y tener astucia comercial. No se trata de mentir y “engañar” al cliente, pero si de dirigir la atención hacia lo que nosotros queramos, y para eso, debemos conocernos muy bien. Saber cuáles son nuestros puntos fuertes y débiles, y analizar por dónde nos pueden intentar anular la venta.

Por eso, me parece importante darte a conocer algunas indicaciones que a mis usuarios les han resultado muy útiles y les han hecho ganar seguridad a la hora de enfrentarse a estas preguntas.

Olvida la idea de que cuantas más cosas positivas digas de ti más prepotente vas a parecer. Piensa que estás haciendo una venta de ti mismo y que lo normal es hacer referencia a las ventajas y beneficios del producto.

Ten claros tus puntos débiles y ofrece una solución. Por ejemplo, si has tocado muchos ámbitos pero no te has especializado en ninguno, pueden usarlo en tu contra en una entrevista. Dale la vuelta y vende la parte de que aunque no seas  un especialista en el ámbito X, conoces esto del ámbito.  Y que seguro que también puede aplicarse aquí.  Intenta buscar cosas comunes a todos los ámbitos, o incluso, plantea que estás dispuesto a formarte de una manera más especializada si se diera el caso. Lo que el entrevistador quiere es que resuelvas el inconveniente, demuestres interés y motivación por el puesto.

Yo nunca aconsejo mentir en un proceso de selección, pero hay aspectos que pueden disfrazarse o mejorarse. Me explico, no es lo mismo decir “Dejé mis estudios porque no me gustaba estudiar”, que “En aquel momento preferí intentar buscar un trabajo, porque por la edad, no le daba importancia o valor a la parte formativa.”

Y finalmente, responde con seguridad, ante cualquier pregunta; lo fundamental aquí es que te muestres seguro de lo que digas.  Piensa que el entrevistador no tiene manera de comprobar lo que le dices: no es como una formación, que te puede pedir un título o una vida laboral para verificar tu experiencia laboral, de manera que la manera de demostrarlo es mostrarte convincente en tus respuestas. Además, otra ventaja en este aspecto es que nadie te conoce mejor que tú mismo.

Estoy segura de que aplicando estos consejos, en tu próxima entrevista bordarás la parte personal.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

1981 no era el mejor año

sunny-luck-ipad-business-large

Por: Roy Cameron Kennedy 

Cada vez que tengo la oportunidad de escribir un artículo, de pararme frente a una audiencia o de ir a trabajar, recuerdo que se supone que yo no debería de poder hacerlo.

Soy un hombre del siglo pasado. Nací como muchos, antes del año 2000, específicamente a finales del año 1981. Según el horóscopo chino soy un gallo y aunque no creo en los horóscopos de ningún tipo sé que en 1981 nacimos el reguetonero Pitbull, los cantantes Justin Timberlake y Britney Spears, la actriz Jessica Alba, deportistas como Iker Casillas, Anna Kournikova, Roger Federer y Samuel Eto’o, entre otros, que literalmente han marcado el mundo de una manera o de otra.

Bendito yo entre tanto famoso, lastima que nacer en el mismo año no hizo que llegara al mundo con millones de dólares debajo del brazo, lo que sí hizo fue que como los gallos me encante estar de primero y anunciarle al mundo que la luz llegó.

Nací una tarde de un jueves lluvioso hace casi 35 años, siempre he sido adelantado y a los 6 meses y medio de formación en el vientre de mi madre, decidí que era tiempo suficiente y que el mundo no podía perderse un minuto más sin mi presencia, así que con la ayuda de fórceps, que son unas cucharas bien grandes, los médicos lograron introducirme a un nuevo y retador mundo.

Entre broma y broma, mi papá me cuenta que yo era bien feíto cuando nací, que me veía todo amarillo y que parecía más una rata que un bebé recién nacido. Me retuvieron por algún tiempo dentro de una incubadora y al parecer el calor de la curiosa máquina hizo su efecto y pude salir del hospital. Los médicos advirtieron a mis padres y prácticamente les declararon que al nacer de manera prematura, no me desarrollaría con normalidad, tendría problemas de crecimiento e inclusive mi expectativa de vida no sería muy alta.

En 1981, 20 de cada 1000 bebés en el país moría, el 91% de los nacimientos se daba en los hospitales de la Caja, Costa Rica se enfrentaba a ataques terroristas de un grupo denominado La Familia encabezada por Viviana Gallardo y el país estaba hundido en una crisis económica, protagonizada por una alta deuda externa y por el presidente de ese entonces, Rodrigo Carazo Odio, quien no quiso ceder a presiones internacionales y le declaró la guerra al Fondo Monetario Mundial y al Banco Mundial.

Mirándolo bien, 1981, por lo menos en Costa Rica, no era el mejor año para traer a un hijo al mundo.

No todos los que nacimos ese año llegamos al mundo con la mejores condiciones ni con todas las circunstancias a nuestro favor. Pero con lo que sí nacemos todos sin excepción es con propósito, sí, aunque usted no lo crea todos servimos para algo, aunque sea para nada… pero todos servimos.

Según las estadísticas y las proyecciones médicas, económicas y mis propias circunstancias yo no debería de haber llegado ni siquiera a los 35 años, y mucho menos lograr todo lo que he logrado en la vida hasta el momento, sin embargo aquí estamos.

Todos pasamos por momentos difíciles, ya sea la partida de un ser querido, la pérdida de empleo, el fracaso del matrimonio, la detección de una enfermedad o majarse el dedo gordo con un martillo. Pero ¿cuál es la diferencia en mi caso versus cualquier otro? Creo que la clave es que las circunstancias pasadas o futuras nunca determinan el destino de una persona, la actitud con la que se enfrenten es lo que marca la diferencia. Todos tenemos el poder no de cambiar nuestras circunstancias pero sí de encontrar nuestro propósito y vivir con esperanza aun en medio de las condiciones más adversas.

Termino con el lema frase de un muy buen amigo: “la vida puede ser dura, pero siempre hay esperanza”.

Roy Cameron Kennedy

Email: roycamke@gmail.com

Facebook: Roy Cameron Kennedy

Twitter: @roycamke

Lo dejo para mañana

work-47200_960_720

Dejar para el último momento lo que menos nos gusta hacer, es una característica que tenemos en común muchos seres humanos. Tanto es así, que está acción ha adquirido nombre propio: PROCRASTINAR.

 

En nuestra jornada laboral, solemos retrasar todo lo posible las tareas más aburridas hasta que no podemos más. Es en ese momento cuando, a la carrera y con el agua al cuello nos enfrentamos a ellas, lo que genera en nosotros ansiedad, nerviosismo e incluso descontento. Procrastinar es un enemigo de nuestra productividad que impide que podamos aprovechar al máximo toda nuestra capacidad.

Empezar por lo que nos toca y no por lo que nos apetece hacer en ese momento, nos ayudará a organizarnos de forma adecuada,evitando imprevistos de última hora cuando la fecha de entrega está encima de nosotros. Además, si comenzamos realizando las tareas que menos nos llaman la atención, para el final del día nos quedarán las más agradables que nos ayudarán a acabar la jornada con un mejor sabor de boca y mucho más satisfechos con el trabajo realizado.

Un organizador, un calendario o una agenda en la vayamos anotando las tareas que debemos realizar cada día y la prioridad de cada una de ellas, son trucos útiles a la hora de evitar la procrastinación. Convierte en rutina aquello que menos te gusta hacer, y terminarás realizando las tareas casi de forma automática y con el mínimo esfuerzo. 

Es importante marcarse objetivos y motivarnos con recompensas a medida que se van consiguiendo los propósitos. Esto nos ayudará a evitar ese “ya lo haré” y a no dejarlo todo para última hora, lo que en consecuencia lleva a sentirnos mucho más productivos en nuestro trabajo.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Dependencia humana hacia la ciencia y la tecnología

science-1182712_960_720

Por: César Taborda A.

Cuando se habla de Ciencia y tecnología, a su vez hablamos de desarrollo social, entendiendo que estos términos han permitido consolidar desde tiempos remotos las distintas sociedades que a lo largo de nuestra historia como humanidad se ha escrito. Es fundamental entender que desde hace mucho tiempo se ha vivido en medio de un paradigma tecnológico, conectado vertiginosamente con la globalización y que ha marcado pautas fundamentales, como lo fue la revolución industrial, entre otras situaciones que han conllevado consigo el desarrollo acelerado e imponente de la humanidad.

Reconocer las necesidades del progreso tecnológico que a su vez debe permitir reconocer las necesidades del ser humano, han apuntado a la clara participación de las guerras y otros acontecimientos, por cierto, salidos de su verdadero significado para el logro de dicho desarrollo. Es inaudito creer o suponer que la guerra permita el desarrollo humano, pero es necesario comprender que gracias a la guerra, los países logran poder, investigación, innovación y desarrollo en los diferentes aspectos científicos que los conforman, de allí, que, “se asocia el desarrollo de la sociedad con el adelanto y la innovación tecno científica, es decir, parámetros relacionados con el progreso y la calidad de vida”.

Son muchos los aspectos que conforman el desarrollo humano, siempre basado en la tecnología y la ciencia, sin embargo, el capitalismo siempre buscará el reordenamiento de las distintas invenciones para beneficio propio, donde el mismo esquema de globalización favorece a los distintos países económicamente desarrollados, conllevando con su “egoísmo” el poco o nulo desarrollo humano en el resto del planeta.

Es entonces cuando países desarrollados, llevan a cabo actividades tecnológicas impactantes, como “tecnologías duras y tecnologías blandas”, lo cual lleva a cabo un proceso a gran escala que puede ser perjudicial en aquellos lugares donde la globalización es más desventaja que ventaja en sí misma.

Entonces hay claridad que en las invenciones, la ciencia y la tecnología han sido un fenómeno revolucionario, desde tiempos inimaginables, debido a que el ser humano como ente pensante ha puesto a prueba el desarrollo de sus capacidades con lo cual ha permitido la amplia productividad empresarial, investigativa e intelectual, en pocas palabras, el desarrollo humano siempre se verá forzado a ir de la mano con la ciencia y la tecnología, pues son estas, las que suministran las herramientas adecuadas para un desarrollo integro, favorable, impactante e interdisciplinario, donde lo creado perdure en el tiempo y permita estar en constante evolución y a su vez, aporte al ser humano la posibilidad de ser más capacitado y competente, que genere alternativas de progreso e impulsando de esta forma el desarrollo personal y social, puesto que “El desarrollo tecnológico está enfocado hacia la producción, elaboración y/o realización de bienes o servicios que la sociedad demanda en su proceso evolutivo y que la hace dependiente del mismo”.(Rosillo, 2013)

Para concluir, vale la pena mencionar que no siempre depender de la ciencia y tecnología permitirá una evolución beneficiosa, ya que en diversas ocasiones se ha logrado identificar que en ciertos momentos se pierde el rumbo de lo que verdaderamente se busca lograr y de allí nacen problemáticas mundiales que generan discordia entre sociedades o gobiernos.

Rosillo, H. G. T. (2013). La tecnología como factor de dependencia social • GestioPolis.

César Taborda (Ctabag)

Email: cemar1987@gmail.com

Twitter: @cesartagudelo

LinkedIn: Cesar (Ctabag09) Taborda

Facebook: César Taborda Agudelo – Emprendedor

Web: gdsa2013.blogspot.com

RRHH: Clave para el éxito

“Antes se cambiaba por adelantarnos al mercado; hoy se cambia por no quedarse atrás” – E. Demings (Difusor del concepto de Calidad Total)

success-1513739_960_720

Sobre el proceso de cambio se ha escrito mucho en estos últimos años ya que es mas que evidente que “El Cambio” ha dominado el mercado de trabajo debido a la interminable crisis global que sufrimos en muchos países. Pero no es un hecho determinado exclusivamente por una situación de crisis económica. En realidad haya crisis o no estamos en continuo cambio, incluso nosotros mimos como personas humanas que somos estamos en continuo cambio durante toda nuestras vidas. Sin embargo la crisis hace que el hecho de cambiar sea una cuestión de supervivencia. En el mercado laboral esto ha sido muy evidente. Aquellas empresas que no han sabido adaptarse han tenido que echar la persiana. Las razones pueden ser múltiples, algunas de ellas las menciono en otro artículo que escribí hace unos meses. (http://goo.gl/xHEBNQ)

Es posible que una de esas adaptaciones al cambio pase por incorporar/invertir en una buena gestión de recursos humanos. El recurso más costoso de una empresa es su capital humano, cabe pensar que debido a ello habría que cuidar, incluso mimarlo ya que hablamos de personas con sus propias expectativas, sentimientos, estados de ánimo, metas, etc

 ¿Cuáles son los beneficios a nivel competitivo de tener un departamento de RRHH en tu empresa?

Si las estrategias de la empresa toma un punto de visto preventivo y proactivo la compañía será capaz de adelantarse a los problemas que puedan surgir como pueden ser por ejemplo el absentismo, accidentabilidad, control de costos, etc. Por ello la gestión de los Recursos Humanos es una pieza estratégica en el conjunto global de la empresa y es el departamento encargado de alinear los objetivos de cada trabajador con los objetivos de la empresa, a través de la capacitación, atracción y retención del talento, comunicación interna, motivación de las personas que componen la empresa desde los niveles más altos de responsabilidad hasta el último trabajador.

Para ello los Recursos Humanos se valen de una serie de estrategias que deben ser adaptadas a la cultura de la empresa, así como a su objetivo, meta y valores que dan la razón de ser de la empresa.

A través de la selección por competencia se busca encontrar la persona cuyas competencias técnicas y personales estén en consonancia con la propia cultura y valores de la empresa. La entrevista por competencias es el instrumento más cercano donde poder evidenciar la conducta en situaciones pasadas, que son el mejor predictor de las conductas futura. Realmente no se puede asegurar el éxito del candidato en el puesto, pero si aumenta las posibilidades de seleccionar a la persona con mayor potencial de éxito en él. La clave está en saber detectar dichas evidencias.

La evaluación de desempeño proporciona información muy valiosa sobre qué objetivos persigue el trabajador, evaluar el ajuste con los objetivos de la empresa y proporcionar feedback para conseguir ese alineamiento deseado. Además nos informa sobre qué recursos son necesarios para una mayor eficacia, eficiencia y efectividad en ese puesto de trabajo concreto. Por ejemplo detección de necesidades formativas que empoderará el trabajador en beneficio de la competitividad de la empresa.

La capacitación planes de carrera proporciona un  estimulo motivador para el empleado ya que favorece la mejora de competencias técnicas y/o personales que el trabajador obviamente se queda para siempre y que a su vez la empresa va a beneficiarse por un lado por el claro efecto en la producción y competitividad de la empresa y por otro lado por el efecto beneficioso que ejerce dicha capacitación en la motivación del trabajador.

Un dato: hay estudios que aseguran que un trabajador feliz aumenta su productividad un 30%.

La retención del talento tiene mucho que ver con la felicidad del trabajador. El objetivo es que la empresa tenga la capacidad de respuesta ante las necesidades del trabajador a nivel psicolaboral. Para ello el departamento de Recursos humanos es fundamental paraevaluar el clima laboral y poner en marcha las estrategias vinculadas a la satisfacción laboral del trabajador, ya sea a través de una política de compensaciones económicas o sociales, conciliación laboral, políticas de comunicación interna  o la propia capacitación. Un trabajador que se sienta escuchado, valorado, capacitado y recompensado no va a querer irse de la empresa aunque la competencia ofrezca una oferta económica superior, porque somos muchos los que valoramos más el bienestar psicológico que una cifra en la cuenta bancaria. No digo que no sea  importante, a quién pretendo engañar, pero no es lo único importante.

En definitiva una buena gestión de los recursos humanos atendiendo a todas sus posibilidades (selección y retención de talento, capacitación, comunicación interna) da la posibilidad de tener trabajadores felices en nuestra empresa y con ello una mayor competitividad empresarial.

Los psicólogos que trabajamos en este campo estudiamos la conducta humana, y desarrollamos programas y procedimientos para que la experiencia laboral sea la más satisfactoria tanto desde el punto de vista de la empresa como del trabajador.

¿Qué empresa no quiere ser la más competitiva de su mercado?

Blanco y en botella.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

 

Mis tres listas

list-1030596_960_720

Por: Dany Murillo

En mi profesión médica muchísimas veces oigo a mis pacientes quejarse de que, por sus trabajos y ocupaciones, pasan bajo mucho “estrés”.

También, por cuestiones económicas y materiales, pasan aquejando “estrés” y por conflictos familiares, con amigos, vecinos, compañeros de trabajo, jefes, clientes, etc.

Y el problema es grave ya que esto les afecta muchas veces su salud física y mental y terminan tomando múltiples tratamientos para colitis, gastritis, diarreas, migrañas, trastornos del sueño, trastornos afectivos, dolores musculares, problemas cardiacos, etc., etc., etc., todo por puro “estrés”.

Los trastornos psicosomáticos son una causa muy común de consulta médica y no son cosas que los pacientes se inventen, pero sí son padecimientos que muchas veces las personas mismas se propician. 

Yo les digo que “siempre va a haber situaciones de estrés”, pues situaciones de conflicto y disconformidad nos van a ocurrir a todos y probablemente varias veces en nuestras vidas.

El asunto radica en cómo usted va a tomar y manejar estas situaciones de “estrés”, el valor que usted le va a dar a cada una de estas, y la forma en la que vaya a resolver cada problema que tenga.

Como profesional, he descubierto que el manejo para estos pacientes es 10% medicamentoso y un 90% oyéndolos, explicándoles y dándoles una serie de consejos y técnicas para manejar sus conflictos.

También he aprovechado mis propias experiencias personales para crear empatía y hacerles ver primero “que no es su culpa”, “que a todos nos pasa” y “que yo los entiendo y me pongo en sus zapatos”.

Uno de mis consejos es decirles que saquen un papel y un lápiz y hagan tres listas: en la primera, que escriban las cosas por las cuales se enfermarían y hasta darían su vida, la segunda, para las cosas importantes pero por las cuales no se enfermarían ni darían su vida, y la tercera es para poner todo lo demás.

Luego les digo que yo, en lo personal, en mi primera lista no tengo cosas sino personas: mi esposa, mis hijos, mis padres, hermanos, familiares, amigos; pero son tan importantes para mí que trato de mantenerme sano y fuerte para poder luchar por ellos.

En la segunda pongo mi trabajo, mi casa, alguno de mis bienes o cosas por las que he luchado y me han costado, pero que no merecen el que yo pierda mi salud, ni a mi familia.

Y hago ver cómo a veces nos queremos “ahogar en un vaso de agua” por cosas que ponemos en nuestra tercera lista.

Así llevando siempre en nuestra mente las tres listas, cada vez que comencemos a sofocarnos por algo, podemos revisar las listas y analizar mejor la forma en que estamos manejando las situaciones.

Pues algo importante que debemos entender es que si nos enfermamos por “estrés” ya no vamos a tener sólo un problema, sino dos.

Dany Murillo
Email: dr.danilomurillo@hotmail.com