Claves de las relaciones exitosas – Hable menos y escuche más

36322_3149

Por: Fabrizzio Ponce

Lo único que tenía que hacer era haberle escuchado. Y por dicha lo hice. Esa tarde, la conversación giraba en torno a sus inquietudes presentes y dudas a futuro. ¿Qué hacer, cuál era el camino correcto? Unas cuantas preguntas sirvieron para que estuviera a gusto compartiéndome lo que le tenía atribulado.

Una vez que le escuché y que estuve seguro de qué era lo que necesitaba, fue cuestión de enumerarle un par de opciones para que las analizara por sí mismo. Fue una asesoría muy rápida pero unos meses después me di cuenta de qué fue efectiva. Este joven había hecho su elección vocacional y, en sus propias palabras, se sentía a gusto. Estaba contento y sin dudas en cuanto a su futuro en esa área de su vida. La última vez que supe de él, era todo un emprendedor realizado.

Pero no siempre fue así. En otras ocasiones inundé a los demás con abundante información –la que yo creía correcta-, dedicándome a hablar de cosas irrelevantes para el objetivo y nunca propicié el espacio para escuchar. Por supuesto, los resultados de esas conversaciones no fueron ni los esperados ni los mejores.

Quizá sea por temperamento o por exceso de altruismo, el tema es que algunas veces se nos olvida cómo debemos actuar cuando se trata de establecer una conversación exitosa, estando nosotros en una posición de liderazgo. Debemos aprender a escuchar más y a hablar menos, así de sencillo.

Marcia, una asesora de negocios, comentaba en cierta ocasión de un cliente suyo, un importante vicepresidente bancario, cuyo equipo de trabajo no conseguía los resultados deseados en las reuniones. Llegaban sin estar preparados, no parecían estar al tanto de los temas ya conversados previamente y lentamente, una sensación de desánimo se asomaba en el grupo.

Cuando Marcia indaga sobre las reuniones y la forma en que su cliente las conduce, encuentra el origen del problema. La reunión era, básicamente, un bombardeo excesivo de información e instrucciones por parte del ejecutivo hacia su equipo. No había oportunidad para sugerencias, comentarios o algún tipo de retroalimentación. Y, ojo, no hablamos de un líder tirano y opresor. Era un ejecutivo deseoso de hacer bien las cosas con su gente, pero no sabía cómo lograrlo.

La asesora le sugiere entonces una nueva forma de cómo poder conducir la siguiente reunión: “Déjelos hablar. Pregunte qué es lo que necesitan de usted, como líder del grupo. Y cuando hayan terminado, insista. Qué más puede hacer por ellos”. Un par de días más tarde, el ejecutivo llama eufórico a agradecer la sugerencia. Había tenido una reunión exitosa y ya se empezaban a notar los cambios.

Escuchar requiere una acción intencional de nuestra parte donde el contacto visual, leer el lenguaje corporal y solicitar aclaraciones son elementos que hay que dominar. De esta manera, tendremos éxito en la comunicación con los demás y nos facilitaremos el camino a tener relaciones más exitosas en la vida.

Fabrizzio Ponce

Email: fabrizzioponce@lanuevarutadelempleo.com

Facebook: Fabrizzio Ponce – Liderazgo y Desarrollo Personal

Twitter: @fabrizzioponce

Web: www.pasosexitosos.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s