El liderazgo según Mr. Giuliani – II Parte

1012552_15480993

Por: Fabrizzio Ponce

Hoy seguimos analizando algunas claves que Rudolph Giuliani, exalcalde de Nueva York, nos comparte para fortalecer nuestro liderazgo, a partir de su experiencia como alcalde y como hombre de negocios:

 

  • Ser optimista

Hay dos elementos dentro del optimismo que es bueno recalcar. Primero, el optimismo necesario para poder ver el mundo con calma, pese a que a nuestro alrededor la situación se esté cayendo en mil pedazos. Imagino que ya hemos estado en una situación de esas: los teléfonos suenan todo el día, el correo acumulado en el buzón de entrada, una lista de pendientes que no se acaba, un par de colaboradores con problemas de salud, un cliente molesto por alguna situación particular, el reloj que no deja de avanzar y nosotros, a las 3:00 pm, que no hemos arrancado con las tareas asignadas para ese día. ¿Se puede ser optimista en un momento así?  Si, se puede. El ‘cómo’ es la tarea pendiente de averiguar e implementar, porque al final, somos los líderes.

Eso nos lleva al segundo punto: Debemos ser optimistas en una situación de locura o dramatismo porque los líderes optimistas resuelven las cosas. Ellos tienen la visión, saben a dónde ir y tienen la firme intención de que el engranaje siga en movimiento. Un líder que resuelve problemas es una persona atractiva e influyente, además tiene las puertas abiertas en todo momento y la oportunidad siempre llega a buscarle. Ser optimista, en resumen, es mantenerse sereno para resolver los problemas que a diario se presentan.

 

  • Tener coraje

Mr. Giuliani describe al coraje como la habilidad o fuerza para superar el temor, aprender la lección y crecer. Es un proceso cuyos componentes van de la mano, si nos saltamos uno, se convierten en cualquier otra cosa menos coraje. El miedo es algo que siempre ha existido, es una reacción de los seres vivos hacía algo desconocido y nos permite caer en cuenta de que hay algo mal. Debemos aprender a reconocer el origen del miedo y a gestionar nuestra reacción. Una vez que lo identificamos, lo hacemos parte de nuestra vida, de nuestra ruta diaria y con ese apunte nuevo, nuestro bagaje profesional crece. ¡Es una ecuación donde no hay forma de perder! Y de nuevo, un líder valiente y con coraje, atrae sólo cosas buenas para él y su organización.

 

  • Entrenarse constantemente

Aprender mucho nunca ha matado a nadie. Algunos excesivos terminan locos pero por el uso indebido de la información, pero para un líder en crecimiento, entrenarse de forma constante es un valor agregado que siempre le dará buenos réditos. Alguna vez, me gané en un sorteo la matrícula a un triatlón. Yo fui emocionado a participar, obviamente, pero resulta que tenía un mes de no ir a entrenar natación. Exacto, sufrí demasiado en el agua y luego tuve que esforzarme al máximo en las otras dos disciplinas para escalar posiciones y no aparecer tan rezagado en mis registros personales. Un líder tiene presentes sus limitaciones y trabaja en ellas de forma constante, y lo mismo con su equipo, les apoya y adecua un equipo de trabajo donde todas las áreas estén cubiertas.

La próxima semana veremos las últimas claves que tiene para compartirnos Mr. Giuliani.

 

Fabrizzio Ponce

Email: fabrizzioponce@lanuevarutadelempleo.com

Facebook: Fabrizzio Ponce – Liderazgo y Desarrollo Personal

Twitter: @fabrizzioponce

Web: www.pasosexitosos.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s