La Cultura de las Excusas

shield-417828_640

Por: Alejandra López

Hace unos días, mi esposo y yo estuvimos viendo Master Chef, sobre todo el de los niños nos encanta.  Por ahí, nos encontramos el colombiano y el último junior.  Inevitablemente tuve que comparar.

En el caso de los niños (no son latinos), es increíble no solo su pericia, sino su determinación, la capacidad de desempeñarse bajo reglas establecidas y lo más importante a su corta edad la capacidad de asumir riesgos y enfrentarse a retos sin dar excusas-actitudes necesarias para erradicar “el yo no puedo”- (esto lo digo con base en lo que se ve, no sé cómo será tras bambalinas); por el contrario el programa de los adultos colombianos, estuvo lleno de excusas y justificaciones de por qué no se podía hacer tal o cual cosa.

Ojo, no estoy diciendo que esto sucede solo a los hijos de Colombia, realmente creo que la excusitis aguditis es muy nuestra, muy latina. Y ojo también, soy de las que defienden a América Latina a capa y espada, pero así como hay que reconocer lo bueno, hay  también que identificar y actuar sobre las áreas por mejorar.

Toda esta reflexión, me llevó a pensar en mí misma y en la cantidad incontable de ocasiones en las que me he puesto excusas para no realizar algo. Digo “me he puesto” porque si bien es cierto, las decimos a otros, los afectados somos nosotros.

Durante varios artículos, hemos mencionado un factor en común, en todos. El miedo, esta vez no es la excepción, este sentimiento es el responsable de que nos justifiquemos para hacer o la mayoría de las veces no hacer algo, para no hacernos responsables de nuestro propio bulto y querérselo a pasar a otro, persona, situación, institución, al gobierno o factor que está fuera de nosotros.

Es más fácil decir, “es que yo quería, pero no pude porque…no tenía, no podía, no me dio” a simplemente, decir “no quería” o en su defecto “tenía miedo de”. Es realmente cierto que las excusas no nos llevan a ningún lugar, ni a nosotros mismos, ni a nuestro entorno, a nuestro país.  Entonces ¿qué hacer con ellas?

Que tal y si cada vez que viene un “pero” a nuestra mente, hacemos lo siguiente:

  1. Analizar la fuente de nuestra excusa: (miedo, pereza, realmente no querer).
  2. Saber decir NO: La vida sería más simple para todos, si aprendiéramos a ser sinceros, y dejar de hacer lo que no queremos por compromiso.
  3. Si es miedo, lo que sentimos:
    1. Busquemos su fuente.
    2. Identifiquemos qué herramientas (internas y externas) tenemos para enfrentarlo.
    3. Identifiquemos los beneficios de enfrentarlo.
    4. Manos a la obra, paso a pasito se logra la meta, es mil veces peor postergar algo. Con mucha más razón, si es algo que al final nos va a hacer estar mejor.

En fin, pasemos de las excusas a las acciones y juntos construyamos un mundo mejor, donde cada uno se responsabiliza de su propio actuar y toma cartas en el asunto, sin esperar que los demás resuelvan o carguen su propio bulto.

Alejandra López

Email: innovateconsultores.desarrollohumano@gmail.com

Twitter: CoachInnOvate

LinkedIn: linkedin.com/pub/alejandra-lópez-venegas

Facebook: facebook.com/InnOvate-Consultores

Blog: http://innovatedesarrollohumano.blogspot.com

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s