El valor escondido de la ciudad

Rocinha
Las visitas guiadas a la Favela Rocinha en Rio de Janeiro, ya se han convertido en una actividad comercial común. Fotografia: Roy Allan Jiménez. 2014.

Por: Roy Allan Jiménez  Un amigo en Sao Paulo me dijo una vez: “Me encanta mi ciudad porque todos los días soy un turista en ella”. La ciudad es más que calles y edificios, más que automóviles y peatones, más que transporte público y anuncios luminosos. Dentro de la mancha urbana existen cotidianeidades y singularidades que tienen todo el potencial de convertirse en un nicho de negocios, esto me ha quedado como una lección muy clara de las diferentes ciudades que he tenido el placer de visitar y estudiar. ¿Sabían ustedes que existe el denominado “turismo de Favela”?. Básicamente consiste en una visita guiada por los barrios más conflictivos de las ciudades, con el objetivo de darles un baño de realidad a las personas que  normalmente no se asocian con las condiciones de vida en pobreza. Este tipo de actividad ya se volvió común en países como Brasil y Colombia. En Río de Janeiro tuve la oportunidad de observar y conocer durante varias horas una de las favelas más grandes de la ciudad junto a un grupo de aproximadamente 20 turistas de todas partes del mundo. En Colombia por otro lado, pude admirar el maravilloso trabajo de mejoramiento barrial hecho en Medellín, el cual ha dejado profundas huellas en los barrios más deprimidos, los cuales cuentan hoy con fabulosas infraestructuras y eficientes sistemas de transporte masivo.

331702_494616377228143_1919724965_o
En Medellín, la visita al metrocable implica conocer y experimentar la vivencia de muchas comunidades pobres que ahora, cuentan con muy buenas infraestructuras. Fotografía. Roy Allan Jiménez. 2011

En ambas experiencias, resalto la participación de la comunidad en el pequeño negocio de dar a conocer sus realidades, negocio que cada vez más se profesionaliza y lleva a miles de turistas a conocer esta realidad tan común de las ciudades en América Latina. Otra experiencia que me parece muy enriquecedora es el uso de la tecnología para los servicios urbanos. Su aplicación es casi ilimitada. En una ciudad como Tokio, las aplicaciones celulares se convierten en la mano derecha del transeúnte común, desde pagar el viaje en metro o autobús, o conseguir una bicicleta del sistema público, casi todo está relacionado con facilitar la vida en la ciudad. Conseguir parqueo o bien un taxi, se vuelve muy sencillo al aplicar estas tecnologías y una ciudad como Tokio muestra un importante avance en estas herramientas. Ya algunas de estas funciones se pueden encontrar en nuestras urbes, pero las posibilidades son tan variadas, como actividades urbanas existan.

tokio bicis
En Yokohama, con solo el celular, es posible acceder a cientos de servicios urbanos, entre ellos, el servicio público de bicicletas. Fotografía: Roy Allan Jiménez. 2013

Pekín presenta una dinámica similar, en la cual es posible encontrar prácticamente cualquier servicio en la puerta de la vivienda u oficina con solo entrar a una de las páginas que ofrecen este servicio en la ciudad. El sistema es tan eficiente que las personas prácticamente no salen a la calle si deben comprar algo, y por el contrario, recurren a estos servicios que garantizan prácticamente la llegada de cualquier orden o servicio a la puerta de su casa. Desde una cámara digital o bien un lavado de auto, todo es posible en cuestión de horas. Resultado: Pekín parecen un mar de motocicletas,  cual enjambre de abejas colmando todas las calles, si algunas vez tienen la oportunidad de viajar a Pekín, tengan cuidado de no ser arrollados por alguna motocicleta. Por último, el rescate del espacio urbano y la tendencia de volver la ciudad más amable para con la gente, es el puntal de inspiración de muchos colectivos y pequeñas empresas en diversas ciudades que ofrecen visitas guiadas a barrios históricos, caminatas nocturnas, paseos en bicicleta, giras técnicas a proyectos de vivienda popular, a los sistemas de metro, a sitios de vista panorámica urbana, etc. En fin, cada ciudad y cada país tienen diferentes mundos de los cuales no todos formamos parte y que se pueden se convertir en una experiencia muy enriquecedora si nos damos a la tarea de difundirlos. — Roy Allan Jiménez Email: allan.delalto@gmail.com facebook/urbe@21

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s