El sacrificio

 Frustrated_man_at_a_desk_(cropped)

Por: Oscar Monge A

 Es común que las personas manifiesten, luego de haber alcanzado cierto logro o recibido un premio, que les requirió de mucho trabajo y sacrificio. Lo vemos en el deporte, en los negocios, en el ámbito académico y por supuesto, en el mundo laboral. Creo de interés para cada uno, reflexionar sobre aquello que estamos sacrificando con el fin de alcanzar nuestras metas y objetivos.

No es raro toparse con casos donde lo ofrecido a cambio poseía mucho mayor valor a la hora de compararlo con el resultado conseguido. Los ejemplos más claros podemos observarlos cuando se trata de la familia, los amigos, la salud o nuestras creencias y principios. Responda por ejemplo, a lo siguiente: ¿Cree Usted que un ascenso en la estructura jerárquica de la compañía es más importante que la relación con sus hijos? Sin duda, no.

Valga aclarar que estoy a favor del trabajo duro, honesto y bien remunerado, siempre y cuando esto no vaya en detrimento de su salud mental, física y emocional. Por mucho que nos guste nuestro empleo, si lo convertimos en lo único y más importante, acabaremos arriesgando otros aspectos esenciales de la vida.

Abajo se citan algunas recomendaciones que le pueden ayudar a no caer en sacrificios que podrían no merecer la pena:

  •  Establezca sus propios límites
  • No anteponga su empleo a las relaciones con sus seres queridos
  • Administre su tiempo de acuerdo a prioridades
  • Busque el balance entre sus distintos roles en la vida
  • Procure respetar el horario laboral
  • Establezca compromisos consigo mismo y cúmplalos
  • Saque tiempo para el ejercicio y el descanso
  • Dedíquese un espacio para aumentar sus conocimientos
  • Si debe sacrificar parte de su tiempo, hágalo primero con el que pasa frente al televisor
  • Disfrute al máximo los ratos con su familia
  • Entrene a su mente para que se ocupe del trabajo solo durante el período adecuado
  • Deje de sentirse obligado a decir siempre “sí”

 Recuerde que no hay dinero que pague la recuperación de una relación, y mucho menos una salud deteriorada.

Oscar Monge A.

Email: mongeoscar@icloud.com

Twiter: @MongeOscar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s