Lixo que nao e Lixo. Basura que no es basura.

Camión del Programa “Lixo que nao e Lixo”. Imagen Roy Allan Jiménez. 2012

Por: Roy Allan Jiménez

Hoy me gustaría compartirles una experiencia que considero muy interesante y digna de ser replicada. Curitiba, ciudad brasileña de poco más de dos millones de habitantes, conocida por su sistema de transporte público y por la calidad de su espacio urbano, también destaca por su efectivo programa de reciclaje.

Tradicionalmente, los desechos urbanos son llevados a rellenos sanitarios o en el peor de los casos a botaderos municipales, depende de la ciudad y de la alcaldía respectiva. El esfuerzo de reciclaje o reutilización, se limita a iniciativas individuales o privadas.

Sin embargo, el programa “lixo que nao e lixo” impulsado por las autoridades curitibanas, es un excelente ejemplo de cómo lo que tradicionalmente consideramos desechos, puede esconder muchas más oportunidades de lo que imaginamos.

Todo inicia desde casa, el proceso inicial de separación de los desechos (orgánicos, plástico, papel, vidrio y no reutilizable) es realizado por las familias, las cuales de antemano ya conocen el horario de recolección de los desechos sin separar (recolección tradicional) y los días de recolección del programa Lixo que nao e lixo, o sea, los desechos que fueron debidamente separados. Es importante recalcar que las familias tienen un incentivo adicional para separar los desechos: evitar un aumento en los impuestos municipales por no participar del programa de reciclaje.

Luego de separados, los recolectores autorizados realizan el acopio y lo llevan a los centros autorizados por el municipio para una clasificación más específica y para su empaque respectivo. El pago a los recolectores se hace por peso y día a día se mueven toneladas de desechos reutilizables.

Al final, el municipio da tratamiento y vende mucho del material reciclable a empresas y compañías que los utilizan como materia prima para sus operaciones.

Otro de los ejes del programa está asociado directamente al apoyo social para barrios y familias necesitadas. El concepto es sencillo, por peso de material reciclable entregado al programa, se les otorgan víveres a las familias. Es así como los días de recolección es posible ver a las familias con grandes paquetes de desechos reciclables, los cuales intercambian por diarios completos, verduras, frutas y demás enseres de primera necesidad. Esto ha motivado a familias enteras a hacer de esta oportunidad su primera fuente de entradas, generando pequeñas microempresas recolectoras que reciben el apoyo del municipio y el pago respectivo por el material recolectado. El programa se ha convertido en la base de la economía de muchas familias.

Es así, como con una simple idea y el apoyo logístico correcto, Curitiba ha logrado  que casi el 40% de los desechos de toda la ciudad  nunca  llegue al relleno sanitario y del mismo modo, ha reactivado mucho la economía de cientos de familias.

Un ejemplo interesante de emprendedurismo a escala de ciudad, que repercute en la calidad de vida de toda la población.

Roy Allan Jiménez

Email: allan.delalto@gmail.com
Facebook: facebook/urbe@21

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s