Viviendo en gratitud constante

Por: Lary Obando Calderón

El finado cantautor y filósofo argentino, Facundo Cabral; en una ocasión dijo: “No te quejes, recuerda que naciste desnudo, entonces ese pantalón y esa camisa que llevas, ya son ganancia. Cuida el presente, porque en él vivirás el resto de tu vida.”

Aunque para muchos podría sonar a conformismo, el Señor Cabral lo que evocó fue el mantener un actitud constante de agradecimiento en nuestra vidas, que sin importar las situaciones que vivamos, no nos quejemos y por el contrario cuidemos la actitud en nuestro presente y humildad. Cuando mantenemos una conciencia de agradecimiento de forma permanente,  pese a las circunstancias adversas; nos conecta automáticamente con una actitud  positiva en nuestros cerebros.

Como hemos expuesto en entregas anteriores es precisamente nuestra actitud mental la que va a determinar nuestros pensamientos dominantes y por ende, estos desencadenarán la manera en que percibimos las situaciones que constantemente vivimos y a la postre el resultado o fruto de nuestra vida.

Como dice una conocida frase popular: “Quien no dispone de tiempo para disfrutar de lo que tiene, padece la más absurda de las pobrezas”. Cuando los acontecimientos diarios son positivos, el ser agradecido resulta sumamente sencillo. Tan sencillo que en muchas ocasiones olvidamos hacerlo y damos por sentado la fortuna de tener un techo, de contar con comida caliente en el plato, de podernos transportar ya sea en algún tipo de vehículo o a pie.

Sin embargo, cuando tenemos claro que el poder disfrutar de lo que tengo, es una actitud; ser agradecido por lo que logró en la vida, es una actitud; dar gracias por mi vida, mi entorno y circunstancias, es un actitud; entonces paso de ser reactivo a ser proactivo ante las circunstancias, invariablemente si son situaciones positivas o situaciones que me hacen aprender.   Y nótese que no utilicé la palabra “negativas”, porque es precisamente esa visión la que nos hace fallar y buscar el lado trágico de las cosas, permitiéndonos olvidar cuales son las cosas importantes de nuestro existir.

Si algo fuera de mis planes sucede y pese a lo acontecido tengo el talante idóneo para afrontar las circunstancias entonces no voy a reaccionar ante las particularidades del día a día, sino que yo tomo la decisión sobre la postura que quiero adoptar ante los hechos.

De esta manera, nos levantamos por las mañanas, nos bañamos y vestimos, desayunamos, encendemos nuestros vehículos y llegamos al trabajo e iniciamos labores, sin tomar ningún momento para dar gracias y así iniciamos un día normal en nuestras vidas, desperdiciando solamente hasta está altura del día, no menos de cinco oportunidades para dar gracias:

  • Gratitud por despertarnos y tener vida.
  • Gratitud por tener agua y ropa para refrescarnos y vestirnos.
  • Gratitud por tener alimento en nuestra mesa
  • Gratitud por poder contar con un vehículo o bien, si utilizo transporte público por el poder pagar el valor del viaje en el mismo.
  • Gratitud por contar con un empleo, negocio propio o fuente de ingreso que me permita cuidar de mí y mis seres queridos.

El ser agradecido o mantener una constante actitud de agradecimiento nos trae consigo varios beneficios:

  1. Nos permite ser más felices.
  2. Ayuda a fortalecer relaciones
  3. Nos brinda la oportunidad de desarrollar una actitud positiva
  4. Nos hace conscientes del mundo que nos rodea y sus bendiciones
  5. Ayuda a elevar la autoestima, confianza y seguridad.
  6. Nos conecta con la vida
  7. Y nos permite reducir la insatisfacción.

Ahora bien, es de suma importancia tener en cuenta que la gratitud o agradecimiento no es, bajo ninguna circunstancia sinónimo de conformismo. El conformarnos nos ubica siempre en nuestro status quo o zona de confort y es allí donde, como ya hemos comentado se potencian y crecen los miedos.

En tanto el agradecimiento constante, nos mantiene en una actitud positiva y esa energía nos va a permitir que pese aun cuando estemos atravesando una circunstancia de aprendizaje, podamos buscar la mejor forma de mejorar y superar aquellas vicisitudes a las que nos enfrentamos, impulsándonos a una actitud de constante superación personal, eliminando de nuestra manera de pensar las quejas.

Lary Obando Calderón

Email: lary.obando@outlook.com

Twitter: @LaryObando

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s