Elegir un nuevo empleo

Job_Advertisement_Board_in_Shenzhen_-01

Por: Miriam Viviana Rojas

¿Cómo elegir entre una oferta de trabajo y otra?

El poder discernir entre una propuesta de trabajo y otra es una oportunidad que puede cambiarnos la vida y no se debe desaprovechar. El proceso de toma de decisiones es uno de los más difíciles para el ser humano, pero imprescindible de analizar atento a nuestros intereses, alineado a nuestro proyecto de vida. Primeramente tenemos que tener claro nuestro objetivo laboral, escribirlo y que responda a la realidad a construir. Parece ser menor, pero este aspecto es central en nuestro Curriculum Vitae, como fiel reflejo de la elaboración de nuestra hoja de vida. Teniendo claro lo que perseguimos como visión, podremos comparar las propuestas que se nos presenten. Es de destacar el protagonismo que debemos asumir ante este proceso, debe ser sistémico, analizando la repercusión de la elección en todos los ámbitos o dominios de la vida. Las propuestas deben estar relacionadas a nuestras más profundas motivaciones tanto laborales como personales.

¿Qué aspectos se deben calificar para saber elegir entre una oferta y otra?

Las consideraciones pasan por analizar el entorno de la Industria de las empresas, la proyección de las mismas y  las características del puesto de trabajo. Una buena descripción de las especificaciones del puesto nos permite profundizar en los diversos aspectos, tales como, ofrecimientos actuales, proyección futura, desarrollo a lograr, beneficios adicionales de una propuesta con respecto a otra. Sin dudas,  la propuesta salarial tiene su propio sentido, y es central en las decisiones, en este caso considerar no solo sueldos fijos, sino también posibles variables relacionados a logros, premios o incentivos. Se recomienda siempre armar una tabla comparativa con los temas centrales a evaluar, no sólo generales, sino también particulares, considerando los riesgos, obstáculos o pérdidas que los diferentes casos impliquen

¿Cómo saber cuándo es el momento de cambiar de empleo?

Cuando definimos que es un “basta” hasta acá lo realizado, y sentimos la necesidad de explorar nuevas alternativas que se ajusten a ese proyecto de vida que debemos cuidar, como parte de nuestra planificación estratégica. La motivación en lo que realizamos es vital, no subestimar este aspecto, ni postergarlo demasiado. La necesidad de sentirnos plenos es un derecho que parte de nuestras elecciones, respetando valores no negociables y los logros que aspiramos alcanzar.

¿Qué aspectos tomar en cuenta al tener un empleo y buscar otro?

Especialmente sentirnos en nuestro  trabajo si somos capaces de ofrecer “nuestra mejor versión”, disfrutando lo que hacemos y siendo diseñadores del propio crecimiento,  es la base para saber si tenemos que considerar un cambio o no. El plan de carrera laboral le pertenece a cada persona, se comparte con una Organización, en el tramo que evaluemos es posible, sin renunciar a la visión que deseamos alcanzar. Es importante  conocer lo que la empresa nos puede ofrecer en el futuro, esta claridad de potencial a desarrollar es, muchas veces, determinante para decidir buscar un nuevo empleo. En definitiva, compartir con la organización valores, objetivos y proyecciones es lo que se necesita tener en cuenta en el momento de decidir un cambio laboral.

¿Cómo se logra mantener el equilibrio entre el empleo, el hogar y la familia?

Siendo coherentes con el proyecto de vida integral como persona, en donde lo laboral es un dominio, pero necesitamos la armonía en los demás, el ser necesita plenitud en la familia, lo social, deportivo, religioso, recreación, naturaleza y demás ámbitos donde necesite desplegar su tiempo, su humanidad…, administrando prioridades, momentos, situaciones, pero persiguiendo una planificación sistémica es lo que propicia ese “equilibrio”

¿Cómo tener varios empleos al mismo tiempo y ser ético en ambos?

Es parte de la administración de tiempos en armonía, respetando valores para que determinen “el cómo” deseo los resultados para la vida, nunca parciales, siempre con esa mirada integradora. Sabemos lo que nos hace bien y lo que se debe y no hacer. No somos inocentes en las elecciones, “hacerse cargo” y construir nuestra mejor historia es honrar la vida. Si eso elegimos,  la aplicación del tiempo y nuestras acciones son evidentes y no necesitan explicación.

¿Recomendaciones básicas?

Repasando, es central tener un proyecto de vida, en dónde lo laboral, profesional y plan de carrera,  es  parte fundamental, pero no lo único. Quién es protagonista, líder personal traza su futuro deseado, analiza, decide, acciona, sale a buscar su mejor alternativa, evalúa logros y retroalimenta su proyecto que es evidentemente dinámico. Lo analizado no es una mera expresión de deseos o un idealismo, es respetar lo que nos motiva, lo que nos permite hacer de “nosotros mismos nuestra mejor obra de arte”. Por lo tanto,  no quedarnos en lo operativo y funcional, que es la etapa del actuar,  primero delinear nuestras más loables aspiraciones y formas de transitar nuestra historia. Allí tendremos más claro cuál es la empresa dónde nos interesa trabajar, el puesto que podemos ocupar y la posibilidad de desarrollo futuro.

Creo, somos artífices de nuestro futuro si así lo decidimos y hacemos un buen camino para nosotros y por supuesto, también para los demás…

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo Argentina

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s