Coraje

3782483177_19d50ba85c_o

 Por: Julia Bremner

El coraje según la RAE es la impetuosa decisión y esfuerzo del ánimo, pero ciertamente considero que se queda corta esa definición.

Constantemente nos encontramos ahí de pie frente a circunstancias que no sabemos como manejar, nadie pudo habernos advertido del dolor de la ausencia de algún ser querido o de la cantidad y calidad de retos a los que nos enfrentaríamos a lo largo de la vida emprendiendo un negocio, iniciando proyectos nuevos en un trabajo o en su defecto quedarnos sorpresivamente sin él. Es ahí cuando la “simplicidad” del equilibrio nos exige tanto como podemos dar, que realmente llegamos a comprender la totalidad de su significado.

La visión es supremamente importante, no lo dudo, saber hacia dónde dirijo mis pasos cobra un significado muy poderoso si tengo en la mira la próxima meta y una vez que tomamos la decisión, empezamos a ir tras eso que anhelamos paso a paso en aquel camino que no podíamos imaginar. Pero, ¿qué habrá desde la línea de salida hasta el final? Son esas sorpresivas situaciones las que nos forjan.

Te voy a contar una historia que escuché  por ahí, se trata de un niño nacido en un entorno “bien acomodado”, hijo único, el niño de los ojos de su abuelita, su amada “Ita”, la única relación realmente fuerte como para considerarla familia.

Un día de tantos por esas leyes de la vida Ita enferma y un tiempo después abandona esta tierra, haciendo sentir a aquel niño confundido y desamparado. Tras el terrible acontecimiento en la vida de este pequeño, desde corta de edad consigue algunos trabajos en cuanta cosa usted se pueda imaginar. Pasaron los años, hasta que este chico ahora hombre, se convierte en docente y consigue ubicarse como profesor de orientación en una escuela pública, donde abundan los pequeños con muchas historias que contar. Hoy él es motor de inspiración y motivación para muchos pequeños y lo logra desde la visión del que alguna vez fue un niño y aprendió de aquella incertidumbre. Actualmente, su vida enriquece la de muchos otros y su infortunio de la infancia  dejó de  serlo,  dejando una positiva huella a su paso. A esto le llamo yo CORAJE.

Independientemente de la edad a la que nos haya tocado enfrentarnos ante ese diamante en bruto en nuestro corazón, jamás podríamos imaginarnos qué sería de nosotros sin esos capítulos en nuestra vida. Sin ese momento decisivo donde logramos hacer un cambio, le damos la vuelta a la hoja, y nos juramos salir adelante.

Les invito a  que hagamos un viaje rápido a través de nuestra historia personal, ¿qué circunstancia recuerdas como si fuera ayer,  en la que te hayas sentido lleno de fuerza luego de un ¨gran impacto¨? En la que te hayas sentido capaz de vencer esa adversidad, ¿cómo dejaste de ver hacia atrás? ¿en qué pensaste? ¿cómo te sentiste? Esa indescriptible capacidad que todos poseemos para convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos y contribuir a nuestro entorno, eso para mi es CORAJE.

Julia Bremner

Email: juliabremner@hotmail.com

LinkedIn: Julia Bremner

Facebook: JB Coaching

Anuncios

2 comentarios

  1. Excelente reflexión, a veces debemos caer para poder levantarnos , viendo el miundo con otros ojos y sacando fuerzas de flaqueza para salir adelante

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s