Buscando el “Sentido de Lugar”

Por: Roy Allan Jiménez

El “sentido de lugar” es un término urbano que hace referencia a las características que distinguen un lugar como único. Esta muy asociado al paisaje urbano y a la forma en que este paisaje define la identidad de las ciudades, barrios o poblados.

Esa identidad puede estar ligada a muchos factores, algunas ciudades se distinguen indiscutiblemente por su arquitectura, como por ejemplo Antigua en Guatemala, o Granada en Nicaragua. Estas ciudades ofrecen al visitante un paisaje único de conservación que lo traslada en el tiempo y le  brinda una experiencia espacial única. El “sentido de lugar” de estas ciudades es indiscutible.

pan_de_agua
Rio de Janeiro no sería lo mismo sin su “Pan de Azucar”. Fotografia: Roy Jiménez

 

Otro ejemplo válido del “sentido de lugar” esta directamente asociado con las actividades que se dan en lugares específicos, las expresiones culturales y tradicionales de un poblado pueden determinar su “sentido de lugar”. Vienen a la mente ciudades conocidas por sus carnavales, sus ferias, o bien sus grande conciertos.

Pero el “sentido de lugar” no solo depende de los edificios, el  paisaje natural puede definir mucha de la vocación de nuestros espacios, Tokio no sería lo mismo sin el monte Fuji de fondo, o Río de Janeiro parecería otra ciudad sin su famoso Pan de Azúcar.

En algunos casos ese “sentido de lugar” deriva de aspectos no tan positivos, como la polución en Beijing la capital de China, o el tejido predominante de tugurios y viviendas informales en algunas ciudades de América Latina y África.

Aclarado el concepto, nace la necesidad de encontrar la manera positiva de identificar y promover la conservación y promoción de nuestro paisaje como generador de oportunidades y riqueza. Las ciudades son motores de actividad turística y de flujo de capitales asociados a la “contemplación” del entorno.

mercado_japon
Los mercados y actividades tradicionales pueden determinar mucho del “sentido de lugar”, Asakusa, Japón. Fotografia: Roy Jiménez.

Desde recorridos turísticos, tarjetas postales, fotografías, publicidad o simples visitas esporádicas, el paisaje es un dinamizador de la economía y como tal debemos preguntarnos como lo estamos protegiendo o potenciando para que nos siga beneficiando. O si del todo no tenemos un sentido de lugar que nos identifique, ¿por qué sucede esto? ¿Hemos olvidado el  patrimonio en nuestras ciudades? ¿Qué pasa con nuestras riquezas naturales? ¿Las usamos de fondo de pantalla o les damos el  aprovechamiento que realmente puede convertirnos en emprendedores?

Roy Allan Jiménez

Email: allan.delalto@gmail.com

Facebook: facebook/urbe@21

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s