El valor de la palabra: El Compromiso

2462794723_d32c0e84c5_o

Por: Roy Cameron Kennedy

Antes, la palabra de una persona era más que suficiente para comprometerse en algo, para cerrar un trato y ponerse de acuerdo; si alguien decía que iba a hacer algo lo hacía. Hoy necesitamos muchos papeles y muchos abogados para comprometernos con algo y aún así parece no funcionar muy bien.

Ser tradicional no es malo, pero es hora de cambiar la manera en que aplicamos la tradición.

El compromiso tiene que ver con una nueva manera de interpretar lo que siempre he hecho, la manera en que veo y hago las cosas…

El compromiso debe de volver a ser esa palabra fuerte, ese sentido de responsabilidad, y acción definitoria.

Comprometerse no porqué un papel me obliga, sino porqué que define lo que soy, todo lo que soy.

¿Puedes decir si estas realmente comprometido con algo o con alguien?

Una frase de sabiduría recomienda: “Que su sí sea sí, y su no sea no…”

Creo que sería más fácil si sabemos a qué nos estamos comprometiendo.

Cuántas veces lees los contratos o los compromisos que firmas a diario, contratos bancarios, contratos en Facebook, para abrir correos electrónicos, los reglamentos de un concurso o una rifa, cómo los cumples, que haces con ellos, los das como un hecho sin importancia.

Hemos intercambiado los compromiso por cualquier cosa, hoy día a nadie le gusta comprometerse, pero nos encanta que los demás se comprometan con nosotros.

A todos nos gusta la fidelidad y la lealtad, pero no nos gusta ser nosotros los fieles ni leales y buscamos muchas excusas.

El compromiso no tiene que ver solamente con lo que yo sé internamente, sino que se demuestra con acciones.

Nos hemos acostumbrado a justificar muchas veces que los compromisos que adquirimos son entre la persona y nosotros, nadie tiene porque entrometerse si no le afecta.

Nuestro parámetro debería ser un compromiso que se mantenga aún incluso si duele.

No solo es comprometerse, es estar enfocado y tratar la fidelidad como una meta, ver el propósito que hay detrás del compromiso y luchar por él.

Que tu compromiso no sea circunstancial. Compromiso no es igual a perfección pero si es igual a proceso… estar concentrado en el propósito.

Para los campeones mundiales en deportes, ser el mejor del mundo no empieza con el triunfo del campeonato mundial, inició desde el primer momento que decidió dedicarse al deporte, todas las veces que fue el de último, las veces que no clasificó, las ocasiones que se lesionó y vio lejos el triunfo, etc.

Las promesas o mi compromiso, en realidad no son una obligación… son una muestra del agradecimiento. Mi compromiso con mi esposa tiene que ver más con lo agradecido que estoy de que esté conmigo que con lo que ella me puede dar a cambio de lo que yo hago. Al final eso es amor, de eso se trata el compromiso darse a los demás.

Roy Cameron Kennedy

Email: roycamke@gmail.com

Facebook: Roy Cameron Kennedy 

Twitter: @roycamke

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s