Cursos online… ¿para qué?

student-849825_640_0

Cuando se oferta la oportunidad de hacer un curso en modalidad “online” son muchas las personas que piensan que es una pérdida de tiempo y que no son de utilidad, ¡esos cursos no sirven para nada! ¡eso no es formación de verdad! ¡te regalan el título!

Pero… ¿por qué?, sin entrar en el debate de que existe formación de calidad y “otras” que digamos que dejan mucho que desear… este tipo de formación nos ofrece bastantes ventajas:

  1. Yo decido en qué momento estudiar. Este tipo de formación me permite formarme cuando puedo y/o quiero. Tengo 24 horas al día para elegir cual es mí me mejor momento.
  2. El ritmo lo marco yo. Puedo dedicar más o menos tiempo a una temática en función de mis conocimientos previos, mis capacidades e incluso mi estado de ánimo.
  3. Mi espacio de aprendizaje se mueve. Decido en qué lugar quiero aprender (en casa, en un bar, en la playa…). Y en estos tiempos en los que nos desdoblamos para hacer mil cosas esto resulta de utilidad.
  4. Ahorramos gasolina, no tenemos que desplazarnos y eso se nota en nuestro bolsillo.
  5. El trabajo colaborativo es una importante fuente de conocimientos y contactos personales y profesionales.  Las nuevas tecnologías permiten contactar, a través de foros, chat, videoconferencias y otras,  con una gran diversidad de personas.

Sin embargo muchas personas no aprovechan estas oportunidades de formación, pasa como con el gimnasio a primeros de año, me apunto, voy dos días pero después como no tengo ni tiempo ni ganas ya no voy más. En el caso de estos cursos no los termino o los finalizo sin haber aprendido casi nada.

Otros sin embargo, ven este tipo de formación como todo un yacimiento de conocimientos, que además no tiene fronteras.

¿Y cómo podemos sacarle fruto a estos cursos? Te dejo algunas claves:

  1. Si la ofimática es tu asignatura pendiente y no dominas las nuevas tecnologías ¡ponte manos a la obra o estás perdido!
  2. No vale formarse por formarse, coleccionar cursos no nos ayudará a adquirir conocimientos ni a encontrar trabajo. Elige formaciones que te sean de utilidad para desarrollar tu actividad profesional. Si eliges cursos que te gusten y te sean útiles tu motivación aumentará.
  3. Infórmate sobre si el curso que vas a realizar es de calidad (materiales actualizados, plataformas adecuadas, equipo docente…)
  4. Mentalízate sobre la necesidad de organizarte y ser constante para sacar el máximo provecho de los contenidos y recursos.
  5. Comparte tus conocimientos con los demás, esto hará que te impliques más en tu formación y además será fuente de nuevos aprendizajes.
  6. Aprovecha todos los recursos a tu disposición, bibliografía y recursos complementarios. Este tipo de cursos te ofrecen fuentes de las que posteriormente podrás sacar mucha información y que tal vez ni sabías que existían.
  7. Y por supuesto, pon en práctica todo lo que vayas aprendiendo. Si no eres capaz de transferir los aprendizajes a tu vida profesional algo no estás haciendo bien.

La manzana no puede ser vuelta a poner de nuevo en el árbol del conocimiento; una vez que empezamos a ver, estamos condenados y enfrentados a buscar la fuerza para ver más, no menos. Arthur Miller (1915-2005) Dramaturgo estadounidense.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s