El cambio: la centrifuga que nos obliga a mejorar

arrows-709731_640

Por: Verny Wilson

Cada de día se escucha que nos encontramos en procesos de cambios continuos, que las personas deben estar dispuestas a romper paradigmas para ser cada vez más flexibles, ajustándose a un mundo tan cambiante que a veces podemos sentir que estamos metidos en una centrifuga que cada vez gira más rápido.

Las organizaciones, en general, se encuentran demandadas desde adentro y desde afuera por cambios efectuados en el entorno o por necesidades de cambio. Cuando se hace referencia al cambio, se piensa inmediatamente en hacer las cosas de una forma diferente para producir o lograr una mejora.

Los cambios por lo general modifican las formas de pensar, de actuar, estilos de vida, actividades individuales y colectivas. En el ámbito organizacional, el cambio es inminente, o se cambia o el sistema te saca, movidos por la tecnología, la globalización, la fuerza laboral cambiante, los cambios generacionales, las crisis económicas, las tendencias sociales, la política mundial, etc.

La tecnología ha sido uno de los elementos que impulsa el cambio, la introducción de nuevas tecnologías de información y comunicación en las organizaciones, ha llevado a simplificar la acción humana, buscando aumentar la productividad, pero a la vez tiene un efecto en el ser humano que cada vez tiene menos tiempo para interactuar con otras personas, y se enfoca más en las relaciones a través de aparatos electrónicos, donde la tecnología encierra un importante volumen de conocimiento acumulado y una buena parte del proceso escapa a nuestro control directo, se encuentra bajo el control de sistemas expertos, cuyas lógicas podemos llegar a comprender, pero la posibilidad de modificar o intervenir en las mismas, no se encuentra accesible al usuario común.

En el pasado, la intervención humana en el proceso de trabajo exigía una mayor participación y uso de habilidades variadas, trabajar siempre en contacto con atrás personas, hacer viajes para poder acordar estrategias de trabajo, para supervisar el trabajo, entre otras.

Otro elemento importante en los procesos de cambio son los entornos multiculturales, los cuales demandan que las políticas y prácticas de recursos humanos promuevan cambios para mantener o identificar una fuerza de trabajo más diversificada.

Para obtener cambios efectivos es fundamental el apoyo gerencial para iniciar, desarrollar y mantener hasta su conclusión, cualquier programa de mejoramiento y desarrollo organizacional.

El ambiente ideal que se debe gestionar es aquel dirigido a estimular una actitud o estructura mental positiva que tenga, a la vez, un efecto saludable en la motivación del individuo de participar en el cambio y la innovación, logrando que el colaborador lo vea como parte de su ADN y con muchas ganas de seguir mejorando lo que hace cada dia.

Verny Wilson

Email: verny.wilson@gmail.com

LinkedIn: Verny Wilson

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s