Innovar: El primer paso del emprendedor

857581_10200297542337902_1081727251_o
Imagen automóvil Eléctrico en Japón. Fotografía Roy Allan Jimenez, 2013.

Por: Roy Allan Jiménez

A la hora de emprender un proyecto o negocio, la innovación es un aspecto clave para llevar la ventaja desde un inicio.

Aunque parece sencillo el concepto, innovar no es fácil. Requiere un proceso de pensamiento que puede tomar años. Sin embargo, una vez que las ideas hayan madurado, estaremos más cerca de lograr nuestros objetivos.

La innovación puede tener diferentes matices, en términos generales una innovación es algo diferente que irrumpe en un momento y lugar adecuados haciendo la vida más sencilla.

La innovación más difícil de lograr es la de tipo disruptivo, esta es aquella innovación que rompe con todos los esquemas tecnológicos del momento e impone una nueva manera de hacer las cosas. En este momento estamos ante el nacimiento de algo totalmente diferente. Un ejemplo claro es la aparición de los teléfonos celulares. Con la llegada del teléfono móvil nuestra manera de comunicarnos ha cambiado por completo.

Pero para innovar no siempre hay que buscar romper todos los esquemas, otro tipo de innovaciones son las enfocadas a mejorar los procesos ya existentes, sin que implique un cambio tecnológico muy complejo. Un ejemplo sencillo es el chip digital incorporado en el balón de fútbol para saber si el mismo ha cruzado la línea de gol. Aunque la tecnología utilizada en este ejemplo no es para nada nueva, su aplicación sí lo es. El implementarlo significará un alivio a la hora de dirimir jugadas polémicas. Simplifica un proceso ya existente.

Por último, la otra manera de innovar es a través del mercado meta. Todo producto debe ir dirigido a un mercado meta, esto significa que debe buscar un público que se vea directamente beneficiado.

Un ejemplo de una innovación de este tipo es por ejemplo ofrecer un servicio especializado para cierta población. Por ejemplo, los dueños de mascotas ahora demandan un trato mucho más cuidadoso y preferencial. Este es un nicho de mercado que ha explotado recientemente, donde ahora podemos encontrar desde aerolíneas exclusivas para su mascota hasta aditamentos deportivos.

Si nuestro producto o nuestra idea responde de buena manera al menos a una de las tres preguntas básicas, eso quiere decir que vamos por buen camino: 1. ¿Qué ofrezco? (algo totalmente nuevo) 2. ¿Cómo se realiza? (Una manera más sencilla de realizar algún proceso) 3. ¿Para quién va dirigido? (Un nuevo nicho de mercado tal vez).

Una vez que hemos detectado la fortaleza de nuestra innovación, resta generar la estrategia de gestión necesaria para llevarla adelante. Esto implica logística, publicidad, posicionamiento, finanzas y todo lo asociado con patentes y similares.

Como podemos ver, pensar en innovar puede ser una excelente manera de iniciar un emprendimiento. Aunque en principio no es fácil, no hay que desesperar. Ubicar un buen nicho de innovación, nos puede ahorrar muchas de las dificultades asociadas a entrar en un mercado ya saturado.

Roy Allan Jiménez

Email: allan.delalto@gmail.com

Facebook: facebook/urbe@21

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s