Sobre el proceso creativo

Por: Roy Allan Jiménez

Es muy común caer en algún bache creativo. No siempre la inspiración se encuentra al alcance de las manos. Muchos grandes proyectos y formidables ideas han nacido como resultado de un proceso largo de pensamiento. Ríos de tinta -y de tiempo- han sido en muchas ocasiones el caldo de cultivo de las innovaciones.

Existen algunas formas para evadir el “bloqueo mental”. La más clásica es desconectarse. Dejar lo que se está haciendo por un momento y despejar la mente. Claro, ese despeje puede prolongarse por horas, días, o hasta años. Siempre es bueno tener más opciones para reactivar el proceso creativo.

Otra manera de encontrar la luz es des contextualizando el problema. Si se está frente a una situación relacionada con la ingeniería, coménteselo a alguien totalmente ajeno a ese campo, como a una persona que trabaje en la salud, por ejemplo. El estar sumergido siempre en un solo campo de acción y de conocimiento muchas veces nos juega en contra. Nos termina limitando el espectro de visión con el cual analizamos la realidad. La visión diversa y sobretodo la receptividad a las ideas desde visiones totalmente opuestas, son una excelente manera de encontrar el humo blanco.

Una manera para evadir los baches creativos es la mirada retrospectiva. Dar un vistazo al pasado. Debemos darnos cuenta que todo lo que hacemos está influido por nuestra experiencia, nuestra formación, nuestra cultura y por su puesto nuestra historia. Así pues, un problema quizá tuvo una solución rudimentaria en tiempo anteriores, pero el concepto de la respuesta es lo que nos interesa.

Por otro lado, con el auge de las tecnologías y lo efímero de la comunicación, mucha gente guarda un sentimiento de añoranza -casi bucólico- que pone en valor el recuperar algunas maneras anteriores. Por ejemplo, el correo escrito ha pasado de ser un medio de comunicación cotidiano a una manera muy auténtica de expresar las ideas. Muchas personas utilizan tarjetas postales y cartas a la vieja usanza con el objetivo de dar un mensaje mas profundo, más cargado de emotividad.

Otra manera de ver las cosas en retrospectiva es reconocer que quizá la naturaleza ya tiene una solución para muchos de los problemas. Saber interpretar esa solución y traerla a nuestro contexto puede ser el gran paso hacia una respuesta muy original. Esta manera de hacer un “símil” con la naturaleza nos ha heredado muchas grandes soluciones en el campo de la arquitectura por ejemplo.

20151221_133322
Tomando como inspiración la naturaleza, el Arq Antoni Gaudi, logró una arquitectura con soluciones estructurales sin precedentes para su tiempo. Templo expiatorio de la Sagrada Familia. Fotografía: Roy Allan Jiménez, 2015

Por otra parte, muchas veces la solución es más sencilla de lo esperado. Al plantear nuevas ideas, con frecuencia pensamos que  deben ser complejas, difíciles de ejecutar y al alcance de pocas personas. “menos es más” en muchas ocasiones.

Los procesos creativos son complejos, requieren una gran cantidad de nuestra energía y los resultados no se garantizan inmediatamente. Ante esto, lo importante es no desesperar y saber que crear es un manera de divertirse usando la imaginación. Es una forma de proyectarnos a la niñez, donde la imaginación era nuestra principal herramienta. Y cuando nos divertimos creando, siempre aprendemos.

Roy Allan Jiménez

Email: allan.delalto@gmail.com

Facebook: facebook/urbe@21

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s