Ciudades intermedias: Licencia para emprender

20160130_113848

El turismo ha sido un factor de vital importancia en el crecimiento de Sevilla. Fotografía Roy Allan Jiménez. 2016.

Por: Roy Allan Jiménez

La ubicación de nuestro proyecto es importante. Mucho del éxito del emprendedor radica en elegir la localización correcta para entrar en operación. Las ciudades ofrecen gran cantidad de opciones para llegar a diferentes mercados, sin embargo, algunas ciudades también representan la saturación de algunos bienes y servicios.

En América Latina, las ciudades intermedias se encuentran en constante crecimiento y desarrollo, convirtiéndose en una oportunidad para nuevos proyectos y negocios.

Una ciudad intermedia es aquella que, en el sistema global de ciudades de un país, corresponde al segundo. En otras palabras, es una ciudad que depende de un centro urbano más grande e importante, ya sea nivel regional o nacional. Normalmente corresponde a cabeceras de regiones o municipios.

Su magnitud depende de cada país. Por ejemplo, en un país de 2 a 10 millones de habitantes las ciudades intermedias oscilan entre los 50 mil y los 250 mil habitantes. En países de más de 50 millones de habitantes, las ciudades intermedias pueden llegar a tener un millón de habitantes.

En las últimas décadas su crecimiento y desarrollo viene en alza, lo que apunta a un proceso de equilibrio en relación a las grandes ciudades. Hace 60 años, no existían mega ciudades en América Latina (ciudades con población cercana o mayor a los 10 millones de habitantes). Actualmente existen 8 mega ciudades, entre ellas Ciudad de México, Bogotá, Sao Paulo y Buenos Aires) Por otra parte, actualmente existen 55 ciudades en la región de entre 1 y 5 millones de habitantes y 62 de entre medio millón y un millón de habitantes. El auge del turismo es uno de los principales factores del crecimiento de las ciudades de segundo orden.

Aunque con una menor dinámica comercial en comparación a las ciudades primarias, las ciudades secundarias también presentan varias ventajas. La inversión en ellas es constante y actualmente tienden a crecer más aceleradamente. Los mercados internos en una ciudad secundaria pueden ser tierra firme para emprender un negocio que enfrente una menor competencia.

La decisión de invertir en una ciudad intermedia debe ir acompañada de un conocimiento concienzudo del entorno. Esta decisión no solo implica el cambio de localización, también será necesario generar nuevos contactos de negocios y nuevos encadenamientos productivos.

Roy Allan Jiménez

Email: allan.delalto@gmail.com

Facebook: facebook/urbe@21

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s