¡Yo miedo jamás!

fear-1172407_640

Por: Roy Cameron Kennedy

Esa frase parece de mentira, más cuando uno es, lo que podríamos llamar, un cobarde con cara de valiente o sea un buen mentiroso, un especialista en tener miedo y no demostrarlo.

De pequeño yo era de esos niños que tenían pesadillas todas las noches, no le gustaba quedarse a oscuras y pasaba escondiéndose o corriendo de cuanto bicho raro pasaba frente a él, con decirles que hasta bajarme de la cama o de una silla alta me paralizaba. También era uno de esos típicos infantes que le encantaba tener cerca a su mamá (si, tenía mamitis aguditis). Y lo que más me gustaba era pasar momentos junto a ella en sus tiempos libres. A mi mamá lo que mas le gusta hacer es dormir y ver televisión o como yo le diría le encanta que la televisión la vea dormir.

Con las únicas películas que mi bella madre no se duerme y es porque le encantan son las de terror. Sí esas en las que hay exceso de sangre, aparecen caras horrorosas y casi todos mueren de formas terribles al final. Los viernes eran su día favorito de la semana y no por ser viernes de moda, sino porque hace algunos años en canal 6 tenían una sección que se llamaba Viernes 13 y era el horario estelar para todas las películas de horror: Chucky, Los Cazafantasmas, Freddy Krueger, Jason y otro montón deleitaban a mi señora madre. Y como a mi me encantaba pasar tiempo con ella, me tenía que aguantar ver esas terribles escenas y poner cara de tranquilidad para que no me mandara a dormir y la dejara sola. Entonces cuando pasaba una escena muy complicada lo que hacía era cerrar los ojos apretar los puños, aguantarme las lagrimas y me quedaba lo más quieto posible.

Es fácil identificarse con el miedo porque al fin y al cabo todos le tememos a algo o a alguien y no hay ni una sola persona que no pase por cobarde en algún momento de su vida, ya sea frente a una cucaracha, una araña, al quedarse encerrado en un ascensor o atascado en unas escaleras eléctricas. Todos podríamos creer que el temor es malo, terrible, y el peor sentimiento creado por Dios sobre la tierra, totalmente un instrumento del diablo.

Hace algunos años atrás yo estaría totalmente de acuerdo con el párrafo anterior, pero hoy puedo decir que el miedo no es tan malo como lo pintan, puedo decir sin temor a equivocarme que es una de las mejores experiencias que le pueden pasar a uno, claro depende mucho del contexto.

Seguro piensas, Roy se volvió loco, pero la verdad es que sí estoy loco un poco.

Aprendí que el miedo no se hizo para hacernos daño o para que nos diera un infarto, sino para prevenirnos, es un mecanismo de defensa, una alarma que nos hace estar alertas y prepara nuestras mentes para movernos o actuar en el momento justo. Sube los niveles de adrenalina, prepara nuestros músculos y sentidos para realizar acciones que no sabíamos que teníamos la capacidad para hacer.

Cuando dejamos que el miedo nos controle, nos detenga y nos paralice, permitimos que las circunstancias a nuestro alrededor tomen el control de lo que pasa y ahí si el miedo se convierte en nuestro peor enemigo.

Me parece interesante que en la Biblia, aparezca la frase, no temas al rededor de 365 veces, alguien muy aventurero diría un no temas para cada día del año.

Creas o no en la Biblia o en Dios, hay una historia que ha sido universal y es la de un pequeño, enfrentándose a un gigante, creo que todos nos hemos identificado con esa situación en algún momento de la vida, pero también conocemos el final, aún a pesar de que las apuestas estaban en su contra, este pequeñito se las ingenió para usar su temor y circunstancias para derribar uno de los mayores y más peligrosos obstáculos de su vida.

Aún cuando el temor pueda ser muy grande, siempre puedes tomar las piedras que te da la vida y vencer a tu gigante. Sea que tengas miedo a la oscuridad o a hablar en público, recuerda que puedes usar el miedo como un recurso para tu vida y no como una marca de derrota.

El temor debe alimentar tu anhelo ser mejor, de ser todo lo que quieres llegar a ser. Y al final del proceso decir, ¡Yo miedo jamás!

Roy Cameron Kennedy

Email: roycamke@gmail.com

Facebook: Roy Cameron Kennedy

Twitter: @roycamke

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s