Neuromarketing y búsqueda de empleo

epilepsy-623346_640

No eres tú, eres lo que generas en los demás…

El mercado laboral cambia constantemente y debemos adoptar nuevas estrategias que nos permitan adaptarnos a él. Descubre cómo el Neuromarketing puede ayudarte en tu búsqueda de empleo.

Cuando buscas un empleo, ya sea porque te encuentras desempleado o porque quieres avanzar en tu carrera profesional, tienes a tu disposición múltiples herramientas para lograrlo. Estas estrategias se van adaptando a los nuevos tiempos y van surgiendo nuevas oportunidades que pueden ser de gran utilidad en la búsqueda de nuevos retos profesionales. Una de estas oportunidades que debes conocer y aplicar es el Neuromarketing.

Los reclutadores “ven pasar” a diario a una gran cantidad de candidatos. Seguro que ya conoces la importancia de tener un currículum adecuado, una apariencia personal correcta, aportar valor y diferenciarte, etc. Pero hay algo más que puede ayudarte a destacar: enamorar y seducir a reclutadores y empresas.

¿Qué es el Neuromarketing?

El Neuromarketing es una disciplina muy reciente y consiste en aplicar las técnicas de investigación de las neurociencias al marketing tradicional. ¿Y qué tiene que ver el marketing tradicional con la búsqueda de empleo? ¡Mucho! Como candidatos, hay que saber “venderse” a las empresas. Recuerda que en muchas ocasiones tomamos decisiones basándonos en ideas de las que no somos conscientes. Por lo tanto, un reclutador puede verse “seducido” por ti sin saber muy bien por qué.

El Neuromarketing es una forma de intentar “leer la mente” del consumidor y conocer sus deseos, para saber qué le motiva e influir en su toma de decisiones a la hora de comprar o consumir un producto o un servicio. En los procesos de búsqueda de empleo, el consumidor es el reclutador (o la empresa) y su toma de decisiones es la selección del candidato idóneo.

¿Cómo aplicar el Neuromarketing para destacar en la búsqueda de empleo?

Si consigues despertar emociones positivas en los reclutadores y las empresas, estarás ganando puntos para conseguir el nuevo empleo. Algunas estrategias para conseguirlo son:

1. Validación social

Se trata de conseguir que los demás (reclutadores y empresas) deseen que pertenezcas a su grupo. A un gran empresario le preguntaron en una entrevista cómo seleccionó a sus primeros colaboradores y él respondió “Al final, me quedaba con el mejor, y si había varios “mejores” entonces elegía entre ellos a la persona con la que me tomaría una cerveza después del trabajo”. No se trata solo de parecer amigable o simpático, sino de ser una persona con la que los demás quieran trabajar y que cuente con avales de otras personas importantes.

¿Cómo conseguir validación social? La manera más fácil de conseguirlo es incluyendo recomendaciones en tu perfil de LinkedIn. Puedes pedir a antiguos superiores, compañeros, colaboradores, clientes, etc. que recomienden tu perfil. También puedes empezar recomendando tú a otras personas (¡puede sorprenderte una recomendación “de vuelta”!).

2. Lógica y razón

Los reclutadores y las empresas desean tomar las decisiones acertadas al elegir a los nuevos empleados. ¿Cuáles son las decisiones correctas? Las decisiones lógicas y razonadas. Por ello, puede ser de gran utilidad incluir en tu currículum o en tus perfiles sociales información relativa a cifras, estadísticas y/o datos objetivos y medibles  que reflejen el valor real de tu trabajo. Por ejemplo, puedes incluir expresiones como “aumenté las ventas de mi área en un 35% en un trimestre”. Ofrece motivos reales y medibles por los que deban contar contigo en su equipo.

3. Storytelling

Contar historias parece que funciona. No se trata de redactar el currículum como si fuese un diario personal, pero sí es recomendable incluir algún apartado en el que se resuma tu trayectoria profesional como una breve historia (ya sea en un pequeño apartado dedicado a ello en el CV) o en tus perfiles en redes sociales (por ejemplo, el área “Extracto” de LinkedIn es muy apropiado para ello).

A las personas nos gusta escuchar historias y no solo leer datos inconexos uno detrás de otros, sin entender muy bien qué llevó a cada cosa. Incluir un testimonio personal explicando las inquietudes, cómo se han ido alcanzando las metas propuestas, los objetivos de futuro, etc. puede generar una sensación de conexión con el reclutador, haciéndole ver que eres una PERSONA y no solo un currículum.

4. Persona y comunicación

Es fundamental mostrarse como una persona. Puede parecer una obviedad, pero no lo es tanto. A veces, algunas personas “construyen” una marca personal y se esconden detrás de ella. No actúan de manera natural, ni se comunican como lo harían normalmente. Al final, parecen productos de un catálogo más que personas con ideas y experiencias.

Muéstrate natural, tal y como eres. Mantén conversaciones fluidas (ya sean cara a cara o mediante Internet), pero siempre con naturalidad y sin intentar aparentar ser lo que no eres. Al final, las personas preferimos a las personas (y no a las marcas personales sin alma).

En definitiva, si las empresas utilizan el Neuromarketing para conseguir un posicionamiento competitivo en el mercado y para “seducirte” (¿no es un refresco de cola la bebida de la felicidad?), ¿por qué no te beneficias tú también de él para generar emociones positivas?

Foto: Pixbay.com

Anuncios

Un comentario el “Neuromarketing y búsqueda de empleo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s