Personajes de un viaje: la chica del celular

phone-683330_960_720

Por: Fabrizzio Ponce

Para quien no está acostumbrado a hacerlo, viajar en el metro en las grandes ciudades del mundo es toda una aventura. Hay que entender los mapas y las rutas, conocer cómo funcionan las máquinas expendedoras de tiquetes y luego compartir el tren con gran cantidad de personas, por lo general, de muchas partes del mundo.

En uno de esos viajes en el metro de Madrid fue que vi la escena. Yo iba de pie, cargando el bulto con nuestras cosas y el cochecito de mi hijo. La muchacha iba de pie, diagonal a donde estaba yo, absorta en su celular, con su pequeña hija abrazada a sus piernas.

Me detuve en la escena. La niña, con sus pantalones casi cayéndosele, iba aferrada a su mamá haciendo maromas para no caerse, mientras su madre –imagino que era su madre, iba metida en su celular, ajena a la pequeña, a lo que sucedía alrededor e incluso, ajena a la vida.

En una estación se bajan del tren y las pierdo de vista. La escena me llamó la atención porque la niña probablemente tendría unos meses más que mi hijo. ¿Desde ese tierno instante de su vida sabría ya lo que se siente ser invisible para alguien?

Puedo estar exagerando, sí, pero lo cierto del caso es que en muchas ocasiones, la vida se nos pasa mientras estamos al frente de una pantalla, o en una oficina. Recuerdo también la escena que un escritor describió en algún periódico alguna vez: el joven caminando con sus audífonos oyendo música, mirando su tablet, mientras a su alrededor la playa se llenaba con un espectacular atardecer que invitaba a suspirar y a agradecer a la vida ese momento. El joven, por supuesto, se lo perdió.

Espero ser claro con el mensaje que te quiero dejar en esta reflexión: no permitás que nada ni nadie te robe la vida. Ese dispositivo electrónico, esa actitud workoholic, esa relación nociva o incluso ese orgullo tonto, lo que sea, quítalo de tu vista y viví. La vida está hecha de momentos, y por eso, entre más los disfrutemos, tendremos una vida más plena. Y la clave está en aprovecharlos, porque no sabemos cuándo será el último. Hacé esa llamada pendiente, planificá ese viaje soñado, perdoná, amá, viví. Y empezá de una vez, no vaya a ser que mañana sea tarde.

Fabrizzio Ponce

Email: fabrizzioponce@lanuevarutadelempleo.com

Facebook: Fabrizzio Ponce – Liderazgo y Desarrollo Personal

Twitter: @fabrizzioponce

Web: www.pasosexitosos.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s