No se complique, viva feliz… Riéndose de usted mismo

Reírse-de-uno-mismo

Por: Roy Cameron Kennedy

“Buenas Buenas… no se complique viva feliz”. Frase emblemática de Juan José Vargas, motivador de vida, que normalmente se escucha a media noche antes de finalizar la programación regular de uno de los canales más populares del país, luego le sigue una corta reflexión y debo de ser sincero, en varias ocasiones, algunas de sus motivaciones en lugar de hacerme reflexionar me han dado mucha gracia.

La misma que despierta mi risa cuando alguien se tropieza por la calle por accidente, hace muecas como payaso, me hace cosquillas o me narran un buen chiste, parece que el sentido del humor es natural en la mayoría de los seres humanos.

Y es que definitivamente los habitantes de este lindo país tenemos un buen sentido del humor, por algo nos llaman “El país más feliz del mundo”. Para muestra un botón: todos los memes e imágenes en redes sociales que hacen chota de eventos como el clásico de fútbol, el cierre de un programa de televisión o el desacierto más reciente de un político.

La risa es tan importante que varios estudios revelan que la misma activa el organismo, libera hormonas beneficiosas para el cuerpo, rejuvenece el corazón, y es un buen ejercicio que ayuda a la digestión, en otras palabras es probable que te salgan cuadritos si te ríes lo suficiente.

Pero qué pasa cuando lo que causa risa no otra persona o lo que le pasa a ella, sino uno mismo. Pensaríamos que el asunto cambia y ya no es tan chistoso pero no es así.

En lo personal me considero un mal contador de chistes, pero me he dado cuenta que puedo hacer reír a las personas con lo cotidiano, con lo que soy, con mis desgracias y que puedo tomar mi propia vida con un buen sentido de humor y aprender de ella.

Reírnos de nosotros mismos es una capacidad que no se obtiene con facilidad, no se nace con ello.

Cuando estaba en el kinder para mi era una tortura, actuar en las obras de teatro o vestirme de campesino, no tanto por el pánico escénico, sino por lo que la gente se iba a reír de mi, tenía la idea de que solo los payasos se pintaban y saberme el hazmerreír de todo un grupo de padres me parecía sumamente espantoso.

Debo confesar que me costó entender que el reírse de uno mismo trae más beneficios que desventajas y más cuando se tienen momentos difíciles o se está en búsqueda de empleo.

Además de construir un escultural cuerpo de tanto mover el abdomen a carcajadas, reírse de uno mismo genera resiliencia, que es la capacidad que tiene una persona de sobreponerse a una situación difícil o superar un problema, porque para reírse de uno mismo hay que conocerse, entender cuales son mis debilidades y aprovechar el potencial que tienen para convertirlas en fortalezas.

El humor me permite cambiar de paradigma, no tomarme la vida tan en serio y cambiar los anteojos con los que veo mi entorno y a mi mismo. Un ejemplo de ello son las caricaturas que aunque nos muestran un lado jocoso de la vida también nos permiten ver los problemas de manera distinta y crítica, facilitando la búsqueda de soluciones.

Reírse de uno mismo te permite disfrutar de la vida, darle valor a lo que realmente es importante, lo que construye, lo que te hace pensar y lo que te hace feliz

Por eso atrévase a reírse de si mismo haga de la risa un aliado para alcanzar sus metas, atrévase a ser feliz y recuerden las sabias palabras de Juan José Vargas: No se complique, viva feliz…

Roy Cameron Kennedy

Email: roycamke@gmail.com

Facebook: Roy Cameron Kennedy

Twitter: @roycamke

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s