De ‘compañerismo’ a clima laboral

Todos sabemos que compañerismo es el aprecio o vínculo que se tienen entre personas que trabajan en una misma organización.

En muchas ocasiones el compañerismo es importante para cumplir nuestras metas de cara al trabajo, de ahí que vaya en consonancia con la capacidad para trabajar en equipo. Por ello es importante llevarse bien y crear un buen ambiente laboral, ya que en la mayoría de las ocasiones es un requisito fundamental para trabajar en conjunto.

A pesar de que podemos escuchar en numerosas situaciones aquello de “yo NO vengo a hacer amigos”, es fundamental sentirnos apreciados, valorados y queridos por parte de los compañeros, ya que la mayor parte del tiempo de nuestra vida lo pasamos en la empresa a la que pertenecemos. Es absolutamente necesario sentir ese lazo de unión.

Por otra parte, he ido apreciando que la situación española ha hecho que algunas de las personas que tienen la gran suerte de pertenecer a una organización, hacen lo que sea necesario para mantener su puesto de trabajo. Y digo necesario en el sentido de que actúan con compañeros sin “miramientos “sólo para mantener su puesto.

Esto, por supuesto, ha existido toda la vida, dependiendo de la prioridad que le de cada uno. Pero la crisis ha hecho que sobreviva el más fuerte, sobre todo en determinadas empresas.coffee-break-1177540_960_720

Cuántas decepciones (como en la vida misma) nos habremos llevado de algún compañero que se ha unido a otro para conseguir algo a cambio, o que ha ido a tu jefe a hacer algún comentario a sabiendas de sus consecuencias… ¡Pues a día de hoy se ha multiplicado!

¿Somos conscientes de las consecuencias? No se trata de ser amigos, si no de respeto y lealtad, y por supuesto saber estar y hacer la vida más fácil.

Por instantes, vamos a dejar de pensar en lo que hacen los demás y experimentemos un examen de conciencia, analizando nuestro grado de compañerismo. Teniendo en cuenta si:

– Soy amable y cordial

– Escucho a mis compañeros

– Evito discusiones

– Valoro el trabajo de los demás

– Ayudo en lo que puedo a mis compañeros

– Me alegro de todo lo bueno que les ocurra

– Si me hacen una crítica constructiva hago lo que puedo por corregirlo

– No me meto en lo que no me compete

– No comento las hazañas de los demás con mi jefe

Ahora bien, una vez analizado, ¿estamos dispuestos a cambiar? Sabiendo que es necesario crear lazos entre las personas que trabajan juntas para poder generar un buen ambiente laboral.

Es muy importante que el jefe fomente este tipo de dinámica, ya que nos podemos encontrar con que algunos se dedican a echar más leña al fuego para ganar aliados (generalmente escogen a los más débiles, que son los que pueden manejar a su antojo).

Por tanto actuemos teniendo en cuenta que la falta de compañerismo afecta al ritmo laboral y un equipo desestructurado crea falta de motivación, lo que se traduce en un bajo rendimiento.

Sobre todo pensar en que alguien que es feliz en su trabajo, resulta feliz en su día a día, y esto hace que se encuentre cargado de FELICIDAD.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s