Autocandidatura: diferenciarse o morir

 

Hacer llegar a las empresas nuestro currículum de forma espontánea, es una técnica muy eficaz cuando estamos en búsqueda activa de empleo.

Primer paso, SITÚATE. Para realizar una autocandidatura de calidad es necesario pararse a reflexionar sobre cuál es nuestro sector y qué actividad realizamos dentro de ese sector. El autoconocimiento nos lleva a establecer cuál es nuestro perfil profesional, compuesto por la suma de Formación + Experiencia + Competencias, y esto nos ayudará a elaborar nuestro objetivo profesional.why_shouldn__t_i_be_different__by_mattmanindeed

Es importante tener claro quiénes somos y qué sabemos hacer para poder dejárselo claro a los demás. Esto refleja el QUIEN SOY, Y A DÓNDE VOY. Hay que evitar el envío masivo de currículums a empresas que no valorarán nuestro perfil; es tiempo que podríamos estar invirtiendo en algo mucho más productivo y poder ahorrarnos un desgaste emocional fruto de las no respuestas.

El objetivo es hacer una búsqueda de empleo efectiva y para ello hay que conocer el mundo laboral. Si cada día revisamos las ofertas que puedan salir en prensa, portales de empleo y somos activos en redes sociales, estaremos cubriendo un alto porcentaje para encontrar muchas de las ofertas que se publican. Pero ese otro porcentaje que queda sin cubrir es lo que se conoce como oferta oculta, serían aquellas ofertas que no se publican debido a que las empresas cuentan ya con un número suficiente de currículums para poder hacer una buena selección. La solución para no quedarnos fuera de esos procesos, es la autocandidatura. No sabemos si la empresa está en busca de candidatos en este momento, pero de todos modos deseamos presentarnos a ella y mostrarle nuestro interés por formar parte de su plantilla.

Existen diferentes formas de hacer candidatura espontánea, acudir personalmente a la empresa, por teléfono, vía e-mail o por carta. La clave de todas ellas está en marcar la diferencia, en palabras de Alfonso Alcántara (@yoriento) “Para parecer un profesional, también deberás ser un profesional en parecerlo”.

Durante mi última experiencia como orientadora laboral, he visto a muchos jóvenes con un currículum impecable enviando mails masivos a las empresas en las que deseaban trabajar sin ni siquiera presentarse. La carta de presentación es un elemento imprescindible cuando se realiza autocandidatura, aquí está nuestra oportunidad para destacar. Un breve texto sobre quiénes somos, cómo hemos conocido la empresa y por qué queremos trabajar con ellos, son cosas que debemos cuidar sí o sí.

Son muchos los que compiten por un puesto, y hay que dejar huella, demostrar esa marca que nos diferencia y que demuestra que somos la mejor opción para el puesto.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s