Las economías colaborativas en la ciudad

 

13029659_1100893619933746_4719278819687698464_o
La movilidad colaborativa es una forma en que las empresas pueden ayudar a aliviar los efectos de la congestión vial. Fotografía San José 2013 Roy Allan Jiménez.

Por: Roy Allan Jiménez

El auge de las plataformas tecnológicas ha revolucionado los servicios urbanos. Las economías colaborativas han saltado al escenario urbano como una forma de diversificar nuestra vivencia urbana y de facilitarnos el acceso a los bienes y servicios ofrecidos por la urbe.

Las economías colaborativas son nuevas formas de consumo que aprovechan las plataformas tecnológicas para aumentar el intercambio de diferentes productos. Se caracterizan porque utilizan la tecnología para conectar usuarios que solicitan servicios y proveedores que pueden facilitarlos.

Existen dos tipo de economías colaborativas, las economías colaborativas abiertas donde una plataforma tecnológica conecta usuarios con proveedores de una manera libre y las economías colaborativas cerradas donde un grupo determinado de personas se organiza para suplir una necesidad específica.

Muchos aspectos de la vida urbana pueden ser resueltos utilizando la tecnología y las economías colaborativas. En muchas ciudades del mundo necesidades como la movilidad, el hospedaje, las finanzas, el turismo, la cultura o la recreación son servicios fácilmente accesibles gracias a las economías colaborativas.

La movilidad es una de las más frecuentes pero también una de las más complejas. Ya existen plataformas de movilidad colaborativa abierta que han llegado a diversificar y competir con los sistemas tradicionales de taxi. Dependiendo de la ciudad, estas plataformas son incentivadas, reguladas, o del todo no permitidas. Sin embargo, las plataformas colaborativas de movilidad cerrada son una oportunidad muy valiosa para mejorar nuestra forma de trasladarnos por la ciudad.

Un grupo de personas que compartan un origen y un destino de manera frecuente pueden hacer mucho bien por la ciudad si establecen una plataforma de movilidad cerrada. Empresas e instituciones han optado por incentivar el “carpooling” como una manera de mejorar la calidad de vida de sus colaboradores y como parte de su responsabilidad social.

Aunque es un sistema en principio sin fines de lucro, su puesta en marcha puede significar grandes ahorros en tiempo y dinero para todos los participantes de la operación.

Las empresas cuentan con muchas maneras de incentivar la movilidad colaborativa ofreciendo incentivos a los conductores que gusten participar y a los funcionarios que decidan ser parte compartiendo los viajes. Si un funcionario facilita su vehículo para transportar otros 4 compañeros de su zona cercana, es justo que este funcionario reciba algún incentivo en tiempo, como salir temprano los días que no realice viajes o bien contar con parqueo gratuito. Además de eso, compartiría el costo del combustible con los viajeros los cuales se benefician del sistema.

Adicionalmente, uno de los objetivos más importantes de este tipo de programas debe ser des-carbonizar la forma de movernos (Dejar de depender de los combustibles fósiles). Por lo tanto, hablar de incentivos para que estos servicios sean prestados en vehículos eléctricos no es para nada descabellado. Invertir en movilidad limpia e inteligente es un buen negocio y una forma de ayudar a mejorar nuestra calidad de vida en la ciudades.

Roy Allan Jiménez

Email: allan.delalto@gmail.com

Facebook: facebook/urbe@21

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s