Las frases que no ayudan a una persona que busca empleo

“Está muy difícil”

Y claro, con la crisis, la época del año, el cambio de gobierno, la reelección del gobierno, tu edad, tu sexo, tus expectativas… faltaba echarle culpas a la corriente del niño.

Ante los vaivenes económicos y empresariales, el trabajador no puede tener un rol pasivo. Somos los únicos responsables de nuestro destino y con nuestras competencias nos vemos obligados a reinventarnos ante los diferentes contextos que vayamos enfrentando en la vida. Cuando somos jóvenes, los negativos aducen falta de experiencia; lo opuesto llegando a cierta edad, exceso de experiencia. Cuando hay hijos seguramente faltarás porque se enferman y si no tienes hijos, te falta responsabilidad. Es decir, la dificultades propias o del entorno van a estar siempre; somos nosotros quienes debemos elegir una actitud positiva para encontrar caminos que nos acerquen a nuestro próximo empleo.

“Podrías volver a tu empleo anterior”Old_Man_with_his_Head_in_his_Hands_(At_Eternity's_Gate)

Te fuiste en buenos términos así que podrías llamar a tus antiguos jefes, aceptar que irte fue un error y regresar… si te aceptan.

A veces, contamos con buenas relaciones laborales donde alguna vez nos emplearon, a lo largo de nuestra vida laboral. Los cambios de locación pueden deberse a múltiples factores, internos o ajenos a la organización o la persona. Evaluar si golpear la puerta que alguna vez cerramos dependerá de cada caso particular sin olvidar que, el puesto abandonado puede estar siendo ocupado por alguien más. Un exceso de confianza podrías aumentar mas la frustración del desempleo.

“Qué pensás hacer?”

Dejando de lado la pequeña porción de personas que no necesitan trabajar por su compensación posterior, la mayoría de los trabajadores tiene algún compromiso que atender con su dinero: la renta, alimentos, crédito del coche, etc. Es así que cuando alguien recientemente ha perdido o está en búsqueda de un trabajo,  la necesidad de hacer algo al respecto está muy presente.

Sin malas intenciones, expresiones como estas suenan al papá retándote por una baja nota o implican que la persona es pasiva ante el hecho y, en definitiva, es redundante puesto que seguramente ella misma se lo ha estado preguntando internamente y puede ya tenga vislumbrada alguna posibilidad en donde debe buscar encaminarse ante esta situación.

Se sugieren alternativas de abordaje de la temática con frases alentadoras, afirmativas o bien, motivadoras que puedan despertar la creatividad más que generar alguna tipo de cuestionamiento. Y porque no, comentar lo que positivamente es esa persona para apalancar sus fortalezas en este nuevo inicio.

“Vas a conseguir rápido”

Porque como se ha reactivado el mercado, mermado la crisis, obtenido tu diploma, o abierto tal fábrica vas a entrar seguro…

El exceso de entusiasmo tampoco juega a favor y se pierde rápidamente objetividad sobre el asunto, en especial cuando basamos nuestros comentarios en percepciones o cosas que oímos y leímos por ahí. Nadie controla el tiempo ni las oportunidades de mercado ni siquiera los esfuerzos de postulación son directamente proporcionales al resultado de la  búsqueda. Debemos estar para la persona, acompañándola y aconsejándola lo más objetivamente posible, contar con los afectos en este momento es muy importante.

“Pero, no estabas muy contento en ese trabajo?”

Si renuncia o lo despiden, alguien sencillamente ya no está ahí. Quizás revolver o contrariar más la situación sea aún más doloroso: despido sin justa causa, mal desempeño, problemas personales, recortes de presupuestos, en fin, tantas causas que pueden dejar a una persona hoy en la situación de tener que buscar empleo nuevamente. El hecho que no hay que perder de vista, del pasado se aprende y se mejora para crear un mejor futuro.

“Te la veías venir?”

Supongamos que escuchamos que habría un recorte de presupuesto, o que el jefe se enojó, o que por enfermar entraste en la lista de despidos, no lo sabemos. Solamente queda atender la situación presente, una persona sin empleo busca empleo.

Nuestros amigos van a valorar si les compartimos datos reales de búsqueda, si los contactamos con personas u organizaciones ligadas al empleo, si les preguntamos en que querrían trabajar, les prestamos nuestros oídos para que nos cuenten que saben hacer y que no saben ni quieren aprender y alentamos en poner el foco en lo que tanto desean alcanzar. Después de todo, da trabajo buscar trabajo y el apoyo emocional sincero siempre resta peso en etapas de incertidumbre.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo Argentina

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s