Inteligencia Emocional, un camino a las relaciones exitosas

brain-494152_960_720

Por: César Taborda A.

Cuando hablamos de equipos, utilizamos términos complejos y que llevan en su esencia infinidad de comportamientos, actitudes, aptitudes y destrezas. Puesto que comprender que un equipo es, desde el punto de vista humano, personas unidas buscando conjuntamente el mismo fin, es decir, objetivos comunes que permitan el establecimiento de metas y una adecuada interacción entre ellos para lograrlo, sin embargo, es infalible comprender que no todo grupo constituye un equipo, lo cual se puede dar de manera constante dentro de las organizaciones e incluso en nuestra vida diaria y personal.

Un equipo hace las veces de un ente social, laboral y humano que interviene positiva o negativamente en un entorno, lo cual puede ser beneficioso o problemático para una sociedad, a su vez la inteligencia emocional permitirá derrumbar paradigmas y posibilitará el logro de los resultados que le importan de manera directa al equipo.

Para que un equipo tenga ese título altamente significativo, debe valerse de un mecanismo altamente influyente conocido como la Inteligencia Emocional, podemos decir que es un proceso enteramente emocional y es posible desarrollarse por medio de vivencias y sensaciones, pero todo será parte fundamental de la voluntad equipera.

Como lo dice Daniel Goleman en su libro, Inteligencia Emocional, “la inteligencia emocional aporta, con mucha diferencia, la clase de cualidades que más nos ayudan a convertirnos en auténticos seres humanos” (Goleman), yo alcanzaría considerar que es la herramienta más importante que puede desarrollar el ser humano desde su niñez y con la cual logrará definir su modo de comportamiento ante una sociedad en especial, puesto que todos los seres humanos dependemos de esta para relacionarnos, conocernos y llevar a cabo nuestras funciones básicas en los distintos niveles de nuestra vida; familiar, laboral, formativo y comportamental.

Cuando comprendemos la inteligencia emocional con sus diferenciadores aportes sociales, comprendemos también que nos permitirá destruir o controlar esos enemigos íntimos que a la larga, hacen tanto daño en nuestra manera de relacionarnos en cualquier circunstancia, además, en las organizaciones se logra desarrollar un inmejorable entorno relacional, donde prima el sentir de las personas y equipos, más allá de la forma de competir y por último se puede decir que nos convertimos en la propia medicina de nuestras emociones, donde con claridad aprendemos a controlar y afrontar cada situación.

Podríamos concluir entonces que, “aunque es cierto que cada Ser humano llega al mundo con un temperamento determinado, son los primero años de vida, los que tienen un efecto determinante en la configuración cerebral y emocional de cada uno, definiendo así nuestro alcance emocional y una adecuada manera de relacionarnos” (Goleman).

César Taborda (Ctabag)

Email: cemar1987@gmail.com

Twitter: @cesartagudelo

LinkedIn: Cesar (Ctabag09) Taborda

Facebook: César Taborda Agudelo – Emprendedor

Web: gdsa2013.blogspot.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s