Sobreprotección: cuando nuestro amor causa problemas

2595755975_a8c41f6699_z

Por: Laura Murillo

El día de hoy vi en Facebook una imagen de un ratón anciano con varias trampas para ratones en la cola, y tomado de su mano iba su pequeño hijo: un ratoncito. Y la imagen tenía una frase que decía: “jamás te dejaré solo hijo mío“.

Esto me puso a reflexionar sobre qué significa esa imagen, y en lo personal pensé: Muchos de nosotros, padres de familia, somos sobreprotectores con nuestros hijos, con nuestra familia e incluso con algunos amigos o compañeros de trabajo, pero ¿que tan beneficioso es esto para el protegido?

Cuando evitas siempre que tus hijos, familia o amigos sufran o tengan dificultades en la vida, resolviéndoles sus problemas y haciéndoles sus tareas o trabajos, estás quitándoles la oportunidad de tener una gran experiencia: la experiencia de aprender a fracasar, de aprender a manejar sus dificultades, de superar una decepción y de poder levantarse y seguir luchando por sus objetivos.

En esta vida todos los días se aprende algo nuevo, como padres debemos de cuidar y proteger a nuestros hijos, pero también debemos permitirles crecer en experiencia,  autoanálisis y autosuperación, ya que no somos eternos y algun día estaremos muy lejos para enseñarles a nuestros “ratoncitos” a evitar las trampas, a obtener alimentos y a vivir sus propias vidas.

¿Cuáles son las consecuencias más comunes de la sobreprotección?

1- Baja autoestima: la persona no se considera capaz para enfrentar por si sola alguna situación en su vida, ya sea personal o laboral.

2- Baja tolerancia a la frustración: como estas personas no han manejado sus propios fracasos porque siempre les hicieron todo, el día que fallan no saben cómo administrar sus sentimientos y pueden caer en depresión.

3- Inmadurez: la mayoría de las personas sobreprotegidas no logran madurar por si solas y sufren las consecuencias; muchas veces viven echándole la culpa de sus problemas o sueños frustrados a otros, y no pueden tomar decisiones propias. En el caso de las mujeres, muchas veces buscan un varón sobreprotector, en el caso de los hombres puede que busquen parejas dominantes que les ayuden a decidir por ellos. También son personas que nunca terminan nada, abandonan los proyectos o trabajos, y nunca alcanzan sus metas.

4- Insensibilidad: son indiferentes a las necesidades o sentimientos de los demás, se han acostumbrado a que todo gira a su alrededor y a que alguien “les debe resolver” sus problemas. Estas personas tienden a no prestar importancia a lo que los demás quieren o necesitan, principalmente en su círculo familiar, y se vuelven agresivos cada vez que no se les presta atención.

Como madre muchas veces siento que se me rompe el corazón cuando veo triste a mi hijo porque no logró alcanzar algo que quería, pero cuando le pregunto ¿qué piensa de lo que le sucedió?, él me responde: “ideay mami así es la vida, no siempre se tiene todo lo que se quiere“, y luego de decirme esta frase cambia su actitud y él solo se reanima.

No le evitemos las dificultades a nuestros seres queridos, esas dificultades y sufrimientos son los que forman nuestro carácter, nos enseñan a ser mejores personas, a ponernos en el lugar de los demás, a manejar la frustración, a ser perseverantes y a luchar por nuestros sueños a pesar de todos los problemas.

Lra Murillo

Email: lra.murillo3@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s