La importancia de alimentar cuerpo y alma

eat-547511_960_720

Cuando la gente viene a mi consulta, lo primero que me preguntan es “¿Qué debo comer?” como si existiera un alimento mágico o una dieta y que les harán lucir y sentirse bien.

Pues bien, eso no existe. No existe una receta mágica, y déjenme decirles algo sobre los alimentos. Definimos la nutrición como la ciencia que estudia el consumo y absorción de los alimentos que ingerimos para poder mantener la salud ¿verdad? Pues ahora permítanme ampliar esta definición porque para mantenernos saludables hace falta nutrirse con algo mas que la dieta idónea. Por ejemplo ¿recuerdan ustedes en su infancia? Estábamos absortos y felices en los juegos, nos llamaban nuestras madres para comer y nos sentíamos como que no era necesario, y era porque con nuestros juegos nos sentíamos ya plenos, con el alma nutrida.. Cuando estamos enamorados, todo nos parece emocionante y nos sentimos felices compartiendo alegrías o caricias y aunque se nos olvide la comida, de todas formas ya nos sentimos con el alma nutrida. También cuando estamos involucrados en un proyecto de trabajo interesante nos sentimos seguros y estimulados, nos sentimos llenos de energía y salud.

De niños, enamorados profundamente o trabajando apasionadamente en un proyecto son ejemplos de cómo estar nutridos con el alimento principal para la salud. Y es que con frecuencia no reconocemos que la diversión, la emoción y el amor en la vida diaria, tienen el poder de nutrirnos. La comida que consumimos es en realidad una fuente secundaria del combustible necesario para vivir.

Ahora piensen en algún momento en el que han estado deprimidos o con la autoestima baja… Ninguna cantidad de alimento secundario le podía hacer sentir bien, podían comer todo lo que quisieran o de la mejor calidad, pero nunca se sintieron satisfechos, ¿verdad? pues claro, estaban desnutridos del alimento principal.

Los alimentos principales nos nutren y nos mantienen saludables pero sorprendentemente, no vienen en un plato. Elementos como un trabajo satisfactorio, una práctica espiritual regular (no tiene por qué ser la religión, puede ser una caminata por el monte y disfrutar de la naturaleza), una actividad física agradable y regular, y las relaciones sanas (honestas y abiertas) que alimentan el alma y el hambre de vivir, todo eso constituye el alimento principal.

Ahora bien, no debemos desestimar la importancia de los alimentos que elegimos consumir y pasar por alto los beneficios para la salud que los acompañan, pues la alimentación es muy importante para mantenernos sanos, pero hay que tener presente que hay algo más que la comida en el plato cuando se trata de mejorar el peso, la apariencia física, el bienestar emocional y la salud.

Aproveche ahora esta oportunidad para reflexionar sobre los alimentos principales en su vida y evaluar en qué áreas le falta ¿Tiene una carrera satisfactoria que le apasiona o le da miedo ir a trabajar cada día? ¿Son las relaciones en su vida verdaderas y honestas? ¿Realiza el suficiente ejercicio físico diario? ¿Está usted espiritualmente satisfecho o se siente perdido y sin guía?

Para alcanzar una vida plena y feliz hay que saber reconocer ambos alimentos primarios y secundarios en su vida y tratar de lograr el equilibrio en ambos y cuando lo haga aprenderá no sólo a nutrir su cuerpo , sino también su alma.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s