El desempleo con ojos de niño

flickr_-_government_press_office_gpo_-_children_in_a_wheat_field

Es curioso ver el mundo con ojos de niño. La perspectiva de las cosas, de los acontecimientos y de lo que sucede alrededor tiene siempre una explicación propia, original, no contaminada. No tienen aún acumulados prejuicios, estereotipos, clases y estatus en sus cabecitas, ven la realidad con sus propios ojos y eso es sencillamente genial. ¿Cómo ven vuestros hijos el desempleo?

Recuerdo cuando me quedé sin empleo que la primera cuestión que pasó por mi cabeza fue si era o no conveniente que le trasladara mi nueva situación laboral a mis hijos, cómo decírselo, qué palabras utilizar y cómo zafarme de las emociones que generaba en mí solo pensar en ello. Los niños lo perciben todo y verbalizan muchas de las cosas que piensas y sientes que tú no has llegado nunca a expresar. Porque lo que para nosotros es un drama, para ellos es una oportunidad. “Mamá…¿entonces no tendré que ir al aula matinal?¿verdad?…¿ni al comedor?”jajaja…tu drama reducido a una cuestión práctica, como debe ser.

Luego vienen las cuestiones que a ti te preocupan, la economía y el dinero, y empiezas a hacer hojas de cálculo pensando cómo reducir gastos en casa y como hacer vida “low cost”. De hecho, antes no te preocupaba el precio del jamón, ahora vas al súper pensando que los bocadillos de mortadela…y además, quién va a notar la diferencia…”claro ahora somos pobres” me decía cariñosamente mi hijo para explicarse a sí mismo que aunque la tele necesita ser renovada, va a ser que no…o ese “¿mamá tu nunca pagas?” te hace pensar que sí, que para que te vas a engañar, que efectivamente donde antes tenías 10 ahora tienes 4…¿pero te hace eso ser peor persona?¿peor profesional? y lo que que es mejor ¿peor madre o padre?…NO! te debe hacer pensar que según la perspectiva las cosas se pueden ver de distinta manera y que no son todas blancas y negras, también hay una enorme gama de colores.

Para los niños no existe la jubilación, esa etapa soñada por todos en la que nos veremos de viaje en viaje, cansados de no hacer nada, con no más preocupación que la de pagar nuestras facturas y cuidar a nuestros nietos y nietas…nooo…para ellos la vida es un continuo…¡qué leches jubilación! “¿mamá y que vas a ser de mayor cuando seas mayor?” ¡alucina! …”pues anda no lo tenía pensado, simplemente había pensado ser mayor”…pero ¡qué demonios! piensas por un segundo y contestas: “quiero ser escritora de cuentos infantiles…” ahh claro “quieres trabajar en una biblioteca”…tu asombro en aumento…¿por qué diantres una escritora de cuentos tendría que escribir sus cuentos en una biblioteca?…¿por qué no podría hacerlo en su casa?…en su butaca, mientras el rayo de sol calentara sus arrugadas manos, tecleando con fuerza las letras del ordenador…y que mas da!!…al fin y al cabo es escribir, qué importa dónde.

El día de la mujer se acerca, en el cole le han planteado a los peques hacer una pequeña biografía (con todo tipo de soportes artísticos) eligiendo a una “mujer ilustre”. ¡ojo! puede ser una persona cercana, de tu entorno, de tu familia, de tu barrio o ciudad…la elección no tarda en llegar !mi mamá!…tú con los ojos vidriosos, pensado que todo el esfuerzo, amor y entrega han sido recompensados, pero quieres saber más…quieres saber ¿por qué yo? quiero escuchar de sus propios labios esa admiración …de modo que voy directa al grano “¿por qué me eliges como “mujer ilustre?”..expectación…mirada cómplice…”porque eres la mujer que mejor conozco”  sencillo y rotundo. Romanticismo fuera, bienvenida sea la practicidad, la simplicidad de las cosas.

Para los niños el desempleo es simple, es no tener empleo, sólo y sencillamente esto, no tener empleo. Los demás nombres y apellidos que nosotros le añadimos a esta situación son subjetivos y emocionales, porque nosotros vemos el desempleo como un drama, con tristeza, humillación, soledad, amargura, frustración, fracaso, desesperanza, dolor, desfortunio, terror…pero si lo pensamos bien, el desempleo es sólo eso, es un tiempo en el que no tengo empleo y aún así uno de los momentos en el que más trabajo tienes, porque todo…es cuestión de perspectiva. Aprendamos a mirar las cosas con ojos de niño.

“El alimento de la escuela debería ser la experiencia de los niños” (Francesco Tonucci)

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s