Perseverar

14904849693_170b8c4573_b

Por: Adriana Bogantes

Esta palabra me evoca un poema, que mi abuelo suele recitar, llamado: “Persevera”. La poesía no es mi fuerte, así que no recuerdo enteras sus palabras, pero la declamación trata de una motivación a hacer continuos los esfuerzos para lograr las metas personales; “persevera y alcanzarás” recita la última línea de esta composición.

El año nuevo se acerca, provoca emociones e invita a pensar… Reflexionar sobre metas, sueños viejos o nuevos. Volcamos la mirada hacia dentro para ver cómo hemos avanzado por el camino y establecemos nuevos propósitos.

He aprendido que los sueños, como las personas, cambian, evolucionan y que las metas son, en cierta manera, flexibles como las personas. Se vale cambiar de opinión y “recalcular” la ruta. Sin embargo, aunque está permitido, a veces es difícil.

Cuando se trata de lograr un propósito, pienso que hay hay una línea muy delgada entre la perseverancia y la terquedad. Perseverar implica un esfuerzo que aunque costoso, se saborea. En cambio la terquedad nos deja agotados, sin energía como en un callejón sin salida en dónde no avanzamos, pero tampoco damos el brazo a torcer. Podríamos ver esto como un tipo de “perseverancia incorrecta” o dañina.

Considero que como parte de las reflexiones de fin de año es provechoso evaluar si estamos perseverando de mala manera en alguna de estas situaciones y dejar de insistir en ellas:

  • Relaciones interpersonales tóxicas. Cuando buscamos permanecer en contacto con personas cuyos actitudes, comentarios o acciones hacia nuestra persona son destructivos y buscan herir.
  • Lugares que nos hacen sentir mal, con el solo hecho de estar o pensar en ir ahí.
  • Hábitos, costumbres o actitudes negativas para con nosotros mismos. Como por ejemplo: mala alimentación, pensamientos negativos, horarios locos de sueño, no darse oportunidades, ser muy estricto consigo mismo o ponerse conscientemente en una situación de peligro.

Decía Albert Einsten que es una locura hacer lo mismo una y otra vez y esperar resultados distintos. Así que este año, contribuya a su felicidad, haga algunas cosas distinto. Propóngase:

  1. Establecer relaciones armoniosas y rodearse de personas que lo edifiquen.
  2. Frecuentar lugares en los que se sienta bien y alterar sus espacios personales, de manera que lo hagan sentir feliz cuando los habite.
  3. Establecer nuevos hábitos, actitudes, rutinas que expresen amor por sí mismo.

Adriana Bogantes

Email: 

Facebook: Adriana Bogantes – Orientadora

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s