El Diseño Responsable

1916581_1273841602846_4343234_n

El rescate de técnicas de diseño y construcción vernáculas es una característica del diseño responsable. Imagen exposición Diseño Responsable 2010 en MADC. Fotografía Roy Allan Jiménez C.

Por: Arq. Roy Allan Jiménez C.

Vivimos rodeados de diseño. Cada objeto, edificio, o software que utilizamos es producto de un proceso de diseño previo. El diseño es un valor agregado importante de cualquier producto.

Sin embargo, el diseño debe evolucionar día con día para adaptarse a las necesidades de los usuarios. El diseño que toma en cuenta desde su concepción las necesidades sociales, las características de cada cultura, el respeto por el ambiente y por supuesto el acceso financiero al producto es considerado “diseño responsable”.

Este tipo de diseño implica una carga ética importante por parte del diseñador. El producto debe trascender su mera ubicación en el mercado de consumo y tomar un posición proactiva en la resolución de las problemáticas ambientales y sociales.

La sostenibilidad del diseño es un requisito indispensable, el producto que quiera ser etiquetado como responsable debe velar por el respeto al medio ambiente, asegurar la mayor accesibilidad financiera posible de la sociedad y por su puesto reconocer y potenciar las cualidades locales y culturales. Estos aspectos tienden a ser invisibilizados en un mundo caracterizado por lo procesos globales y la producción en masa.

Desde el punto de vista ambiental, los productos responsables tienden a ser elaborados con materiales locales, reciclados y con sello de carbono neutralidad. Esto quiere decir que se compensan las emisiones de CO2 utilizadas en la manufactura.

Adicionalmente, la incidencia social es importante en esta manera alternativa de ver el diseño. Suplir alguna necesidad social o generar empleos para poblaciones vulnerables son una manera de incorporar un beneficio social en el diseño. Por otra parte, poco se gana si el acceso a los productos está únicamente al alcance de las clases económicamente más pudientes. El costo final del producto debe procurar ser lo más popular posible.

Por último, la promoción y fortalecimiento de la cultura local es uno de los objetivos más perseguidos por el diseño responsable. Técnicas de fabricación y de diseño vernáculo están siendo retomadas en la arquitectura de los últimos años. La Arquitectura y el Urbanismo de la segunda mitad del siglo XX estuvieron marcadas por recetas homogéneas, la pre fabricación y la indiferencia ante la tradición y la historia. El diseño responsable implica retomar y reaprender viejas fórmulas de diseño y construcción que, curiosamente, responden de una manera más efectiva al clima y la escala humana. La peatonización de la ciudad por ejemplo, es un movimiento que forma parte de esta tendencia de rescate de la ciudad más tradicional.

Roy Allan Jiménez

Email: allan.delalto@gmail.com

Facebook: facebook/urbe@21

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s