Rescatemos el Barrio

20160322_182729
Los negocios de escala barrial son una nueva tendencia que busca competir con entornos impersonales como los malles y los supermercados. San Sebastián, País Vasco, España. Fotografía Roy Allan Jiménez C.

Por: Arq. Roy Allan Jiménez C.

Los barrios engloban en un espacio relativamente pequeño todas las actividades cotidianas propias de la vida urbana. En un rango de caminata  corto, es muy común encontrar gran cantidad de servicios a la mano.

Sin embargo, la llegada de grandes cadenas comerciales, la veneración por el uso del automóvil y el auge de las urbanizaciones cerradas nos ha hecho olvidar la importancia del barrio como pieza de la ciudad y como unidad de interacción.

Originalmente, el crecimiento de la ciudad esta organizado en Barrios. El Barrio tiene las ventajas de ser compacto, caminable (en la mayoría de los casos), diverso y conectado con el entorno urbano. En el barrio converge una mayor diversidad de grupos etáreos y poblaciones con necesidades de proximidad para satisfacer sus necesidades.

El barrio representa una oportunidad de emprendimiento si sabemos leer bien las necesidades de los habitantes. Los cambios en el estilo de vida y el paulatin0 envejecimiento de la población han hecho florecer nuevos negocios a escala barrial asociados a estilos de vida saludable, acondicionamiento físico, nutrición, cuidado de grupos vulnerables, seguridad, entre otros.

El barrio no es ninguna innovación, por el contrario, ha sido la principal evolución de los asentamientos humanos a lo largo de la historia.  Dentro de los barrios se generan redes de convivencia y relaciones económicas que han sido lamentablemente eclipsadas por el llegada del” Mall” y el vehículo motorizado. Sin embargo, el barrio mantiene una familiaridad y una proximidad que es un valor agregado inigualable para cualquier actividades comercial. Para que las actividades comerciales de los barrios vuelvan a ser rentables, es necesario que se emprendan procesos graduales de densificación. Es importante desarrollar tanta vivienda como el mercado y las infraestructuras pueden soportar, en la menor superficie posible. Ahora bien, por cada vivienda, será necesario pensar en actividades comerciales y servicios complementarios. Acá es donde entra el urbanismo como potenciador de las economías locales.

Las “tiendas de conveniencia” nacen precisamente con la idea de llevar a los barrios la mayor cantidad de servicios posibles. Ante la expansión descontrolada de los proyectos residenciales, las tiendas de conveniencia surgen como un oasis de servicios en entornos monofuncionales. Inclusive las entidades financieras están implementando  plataformas que permiten a las personas hacer uso de servicios bancarios en pequeños comercios de escala barrial.  Adicionalmente, las granjas barriales y las “mini ferias del agricultor” son un reflejo de esta nueva forma de rescatar el barrio y su riqueza de interacción social como potenciador del emprendedurismo.

Roy Allan Jiménez

Email: allan.delalto@gmail.com

Facebook: facebook/urbe@21

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s