¿Termómetro o termostato?   

Por: Lary Obando

Es un día caluroso y usted se encuentra caminando por la calle, recibiendo los rayos del sol directamente en su piel, el sudor sale de sus poros y su garganta le pide agua, el termómetro marca 36°C.  Finalmente llega a su lugar de destino y entra al edificio al que se dirige, empuja la puerta y entra en un recinto fresco, un ambiente climatizado a unos agradables 24°C. Inmediatamente la sensación de frescura lo sobrecoge inmediatamente y una noción de placer le recorre el cuerpo.

Cuando usted entró al entorno refrescante del edificio, sintió el beneficio de un aire acondicionado que dentro de sus componentes es regulado por un termostato. Ese termostato es el encargado de mantener una temperatura adecuada y constante independientemente de como se encuentre el clima fuera del edificio, en su interior se mantendrá regulado según lo establecido. A diferencia el termómetro marcará la temperatura del ambiente en que se encuentra, ya sea que se encuentre en medio del desierto a medio día o en una noche gélida en el circulo polar.

Estamos acostumbrados muchas veces a vivir nuestros días como un termómetro. Nuestro ánimo sube y baja de acuerdo a lo sucedido en el día, como nos fue en el trabajo, las notas de sus hijos en la escuela, el tráfico en la autopista. Y así de manera continua vamos y venimos emocionalmente por los sucesos del día, nos predisponemos constantemente a tener un buen o mal día y vamos cambiando según ocurran los hechos de ese día. Lo que les deseo transmitir, es que no podemos darnos el lujo de dejar a eventos externos como nos vamos a sentir en el día.

Depende enteramente de nosotros y de cual sea nuestro dialogo interno el que determine a que “temperatura” vamos a fijar nuestro termostato interior. Cómo nos vemos a nosotros mismos, cuales son nuestras creencias es determinante para poder crear la vida que deseamos.

Usted puede iniciar la mañana saltando de la cama, apurando a sus hijos para que se alisten para la escuela, mientras prepara atropelladamente el desayuno que apenas comen;  apenas saliendo de la casa se enfrenta al tráfico y luego de dejarlos en la escuela continua en el congestionamiento vial para llegar a su oficina donde inicia su día laboral con varios correos pendientes y situaciones a resolver o como preferimos llamarlos, problemas.

Ahora bien, que le parece si inicia su día 10 minutos antes. Se toma 5 minutos para agradecer a la vida, a Dios, al universo por su vida, por permitirle abrir sus ojos, por tener casa y comida, por tener a su familia (esposa, hijos, padre, madre, hermanos) e inclusive esa familia que elegimos, llamados amigos, agradezca por poder respirar, muchas veces damos por sentado las cosas y no somos agradecidos por esos regalos y privilegios que tenemos.

Luego tome los restantes 5 minutos y fije su termostato, inicie con palabras de afirmación de como usted quiere verse o se ve en tiempo presente. Algo tan simple, como un Yo soy… repetido en vos alta y con convicción, acompañado de lo que desea para si mismo le ayudará a iniciar su día con ese termostato alto.

Yo soy amor, yo soy luz, yo soy creativo, yo soy un excelente padre, yo soy comprometido, yo soy un gran líder, yo soy emprendedor, yo soy poder creador, yo soy automotivado, yo soy esforzado, yo soy productivo; son algunas ideas de como puede fijar ese termostato.

¿Cuantas frases?, ¿qué decir? no hay limites, las que usted necesite para poder establecer la energía correcta y necesaria para que su día inicie de la mejor manera posible, dependiendo enteramente de como usted quiera verse, que se acepte como una persona con imperfecciones pero en constante mejoría a través del autoconocimiento.

Utilice una tarjeta de cartón en su billetera o bolso, escribalos en su celular  y recuerde que usted puede recurrir a ellos todas las veces que sea necesaria para fijar o verificar que su termostato se encuentra  en la sintonía correcta para poder recibir la prosperidad, el amor, el éxito, paz, abundancia y todo aquello que usted desee en su vida.

Como dijera Albert Einstein, “La imaginación lo es todo. Es una visión preliminar de lo que sucederá en tu vida“. Cuando usted afirma con la convicción en su corazón, está desatando el poder creador que vive en su interior.

Lary Obando Calderón

Email: lary.obando@outlook.com

Twitter: @LaryObando

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s