Síndrome del quemado

burnout-1508087_960_720

Por: Laura Murillo

Es un día como cualquier otro y desde la distancia me comunico con una gran amiga que me dice: “No soporto, no puedo disimular mi desdén hacia está empresa, es que  la información que me brindan es irrisoria, me siento desmotivada”.

Esta no es la primera ocasión que la escuchó quejarse de su trabajo y sé que no es porque ella quiera sentirse así, es porque tiene el síndrome del quemado. Si, así como leen, muchos en algún momento de nuestra vida sufrimos el síndrome del quemado o síndrome de Burnout.

Muchas veces el enojo en el burnout está dirigido hacia la empresa o la organización para la que uno trabaja, hacia los clientes para los que uno trabaja, o hacia el más amplio sistema económico y sociopolítico, el problema es que muchos no saben porque se sienten así o que es lo que les pasa.

Es por esto que hoy les deseo hablar un poco de este síndrome y sus síntomas para que a futuro puedan reconocerlo en ustedes mismos.

Agotamiento físico y mental excesivo, desánimo, desmotivacion, cambios de comportamiento “malos modales” hacia los demás o con un trato desagradable, irritabilidad,  baja autoestima,  frustración, depresión y darle poca importancia a todo son síntomas del síndrome del  trabajador quemado o síndrome de  Burnout.

La primera vez que escuche de este tema tenía 21 años y me causó un poco de gracia el nombre, en lo personal (y sin ánimos de ofender o parecer prejuiciosa) pensé que era una forma bonita  de los ricos para decir “no quiero trabajar”.

Pero la verdad es otra, el síndrome de Burnout es algo serio, es una enfermedad que se debe tratar y atender con el cuidado que se merece.

Muchas veces tu puedes sentir esos síntomas y creer que no es nada, sin embargo debes de buscar ayuda profesional por tu bienestar. 

Es más, en países como España, Francia y Alemania, el síndrome de Burnout es motivo de reposo prolongado para algunos trabajadores ya que puede llevar a conductas que pongan en riesgo al trabajador y su desempeño dentro de la organización, y en muchas ocasiones se observa conducta violenta y comportamientos de alto riesgo (como conducción suicida, juegos de azar peligrosos).

Por todas estas razones te recomiendo que prestes atención a tus síntomas en el momento que te sientas cansado de tu trabajo y tomes las medidas necesarias para protegerte a ti y tu familia. 

Lra Murillo

Email: lra.murillo3@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s