Hábitos para crecer: Hacé un plan

notes-514998_960_720

Por: Fabrizzio Ponce

Aunque ahora no practico el futbol, siempre recuerdo la estrategia clave en todo partido cuando era más joven, fuera partido entre amigos o contra la gente de otro barrio. Era un plan casi infalible: todos suben a atacar y todos bajan a defender.

Obviamente, cuando se era joven se tenía la energía para un planteamiento así. Conforme pasaban los años, la estrategia era diferente: correr menos y pasar más el balón. Pero la idea siempre era tener un plan para cada partido.

Un plan es de gran ayuda para no divagar por la vida. Cuando construimos una casa, primero la planificamos. Si vamos a tomar en serio un deporte, seguimos un plan de entrenamiento. Si vamos a escribir un libro, primero planificamos el tema y su desarrollo respectivo.

Tener un plan es un excelente hábito de crecimiento. Deja muy poco al azar y nos permite empoderarnos. Y para diseñarlo, hay que tener en cuenta tres elementos que, a mi parecer, son necesarios para tomar en cuenta:

  • No hay que escribirlo en piedra: Vivimos en un mundo cambiante, eso es innegable. Ese principio aplica también para nuestras ilusiones y metas en la vida. En ocasiones se retrasarán, en otras dirigiremos los esfuerzos en una dirección diferente y se dará el caso de que hemos cambiado así que nuestras metas también. Cuando somos personas rígidas –y hasta orgullosas, si cabe el término, nos será más difícil salir adelante con un entorno de cambios. En nuestro plan hay que dejar espacio para las sorpresas, buenas y malas, que nos presente la vida y el sendero a recorrer.
  • Anotá qué es lo que querés: Necesariamente hay que tener claro a dónde queremos llegar. Sea un partido de futbol, una temporada deportiva, la construcción de nuestra casa, la carrera universitaria o la educación de nuestros hijos, tener en papel y bien establecidos nuestros planes es vital para no perder el enfoque de lo que queremos lograr en la vida. Y entre más claro, concreto y conciso sea, mejor.
  • Anotá qué debés hacer: Comer más sano, ahorrar, menos televisión y redes sociales, etc. Para llegar a la meta hay que dar pasos concretos, menos deseos y más acciones. Anotar solo la meta no es suficiente, el plan debe incluir las cosas que debemos hacer y dejar de hacer para lograr nuestros objetivos.

La planeación es un paso vital en este ciclo de hábitos de crecimiento. Le dará estructura y sentido a todos los movimientos que hagamos en pos de alcanzar los objetivos que ya nos hemos trazado y con cada logro pequeño tendremos una inyección de motivación para el siguiente paso.

Fabrizzio Ponce

Email: fabrizzioponce@lanuevarutadelempleo.com

Web: www.fabrizzioponce.com

Facebook: Fabrizzio Ponce – Liderazgo y Desarrollo Personal

Twitter: @fabrizzioponce

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s