Una logística que contribuye a salvar vidas

080811-N-2821G-133

Cada día millones de personas se enfrentan a realidades difícilmente soportables con escasos o nulos recursos. Nos encontramos entonces ante situaciones de catástrofe humanitaria, bien sean provocadas por hechos prolongados en el tiempo como pudieran ser los efectos devastadores de una guerra o bien sean situaciones repentinas como el brote de una enfermedad mortal, como el caso que ha ocupado la portada de millones de medios de comunicación alrededor de todo el mundo en los últimos días. En la mayoría de los casos se encuentra la mezcla de las dos variantes lo que dificulta aún más la esperanza de vida de las víctimas. Pero, ¿qué ocurre realmente tras el escenario de una emergencia humanitaria?

Independientemente de la causa origen de esta emergencia, el objetivo principal es reestablecer la situación de “normalidad” en el menor tiempo posible tratando de aminorar el impacto de los daños sobre las personas. A priori parece algo sencillo, pero poner en marcha todo el mecanismo de ayuda humanitaria en una situación de crisis es una de las tareas más complicadas que existen si hablamos en términos logísticos y no debe dejarse ningún cabo suelto a merced del azar y de la improvisación.

En cualquier empresa aspectos tales como establecer relaciones de comunicación entre proveedores y clientes, el control de los inventarios, las estrategias de planificación y de aprovisionamiento, el control de los indicadores, las estrategias de distribución, etc. , son aspectos habituales a tener en cuenta para que la cadena logística además de generar valor añadido permita reducir los costes en la gestión del producto final. En situaciones de emergencia humanitaria el escenario logístico es similar, con el agravante de la escasez de recursos dentro de una situación de absoluto caos y las graves consecuencias de una gestión logística ineficiente sobre el producto final, la población en crisis.

A grandes rasgos, los aspectos más relevantes que las organizaciones de ayuda humanitaria tienen en cuenta a la hora de planificar su logística son:

  • – Evaluación inicial de las dimensiones de emergencia, lo que dejará al descubierto las necesidades a cubrir, los recursos necesarios y los recursos disponibles a nivel local así como el plan de acción a establecer para contener la situación y garantizar el suministro de los recursos en las cantidades necesarias y el los lugares requeridos.
  • – Los mecanismos de coordinación entre los distintos organismos de ayuda intervinientes. Aunque parece sorprendente, trabajar en situaciones caóticas de estas dimensiones en las que la ayuda tiene diferentes orígenes y especialidades suele provocar falta de coordinación y el escaso flujo de información transparente entre los integrantes de la ayuda humanitaria, lo que puede traducirse en una gestión ineficiente de los recursos y como consecuencia un retraso en la solución del problema.
  • – Los mecanismos de abastecimiento, ya sean compras, préstamos o donaciones, para poner a disposición de las organizaciones de ayuda humanitaria los recursos necesarios y solicitados en el momento adecuado y a través de las vías correctas, estableciendo los métodos de control y monitorización más eficientes.
  • – Las clases de materiales de emergencia, bien sean los necesarios para que las organizaciones y los recursos humanos que acuden en ayuda humanitaria puedan realizar su actividad de forma autónoma y sin generar una carga extra o los suministros requeridos por la población necesitada.
  • – El tipo de almacenamiento que permita mantener los suministros en condiciones adecuadas hasta que sean solicitados en una situación de emergencia, teniendo en cuenta la posibilidad de improvisar un área de almacenamiento segura ante la inviabilidad de establecer un almacén convencional.
  • – Los mecanismos de distribución, transporte y recepción de suministros. Dada la escasez de los recursos la distribución debe hacerse de forma controlada y coherente de manera que los materiales solicitados lleguen correctamente y en la cantidad necesaria estableciendo un orden de prioridad en función de la necesidad. Debido a los diferentes orígenes que pueden tener estos suministros su medio de transporte y su mecanismo de recepción serán también diferentes y por lo tanto un aspecto a tener en cuenta.
  • – Los mecanismos de comunicación que aseguren el correcto flujo de información y confidencialidad y seguridad en la transmisión de datos ya que en la mayoría de los casos las vías de comunicación locales suelen encontrarse fuera de servicio.

En situaciones de ayuda humanitaria, la experiencia y las habilidades de los expertos en logística juega un papel crucial, no estamos hablando sólo de reducir costes, estamos hablando de salvar vidas.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s