¿Qué le pasa a mi memoria?

elephant-1090828_960_720

¿No os pasa últimamente, que escucháis, a menudo eso de “tengo la memoria fatal”, “se me olvidan las cosas”, “es que tengo tantas cosas en la cabeza”, ¡el problema no está en la memoria, sino en la Falta de Atención!

En esta era de la distracción permanente, tenemos que aprender a trabajar nuestra atención, tanto como forma de autocontrol, como para mejorar la empatía, o para mejorar en nuestro entorno laboral.

Las personas que logran un rendimiento alto ya sea, en el deporte, en los estudios, en los negocios, son aquellas que entrenan las distintas formas de focalización de su atención o la también llamada, meditación inteligente.

La atención se puede ejercitar, igual que cuando estamos en el gimnasio y levantamos pesas una y otra vez, así podemos hacer con la concentración y la memorización. Si somos conscientes del momento en el que empezamos a divagar y la intentamos llevar hasta nuestro objetivo, conseguiremos, a fuerza de repeticiones mecanizarlo. Pero en el adiestramiento de la atención hay que aprender a focalizar lo que merece tu atención en cada momento, porque si no estaremos perdiéndonos informaciones, vivencias, las cuales han pasado desapercibidas para nosotros.

Voy a hacerte varias preguntas para que reflexiones sobre tu nivel de atención:

¿Estás leyendo estás líneas con todos tus sentidos o has tenido que retroceder dos párrafos anteriores y retomar el tema?

¿Recuerdas lo que te ha dicho la persona con la que acabas de hablar antes de leer este post?

¿Sabes que cenaste anoche?

¿Prestas más atención a tu móvil que a la persona que tienes al lado?

Cuando contestes a las preguntas te darás cuenta de todas las distracciones que tienes diariamente a tu alrededor y la mucha o poca atención que has prestado a determinadas cosas.

Si nos trasladamos al entorno laboral, la causa principal de la falta de atención quizás sea la divagación, por ejemplo, si queremos centrar nuestra atención en una reunión de trabajo, debemos eliminar el ruido mental, ligado a pensamientos asociados sobre cuestiones irrelevantes para la tarea que estamos llevando a cabo en ese momento (tengo que recoger a la niña del cole antes, la cita del médico,…).

Por otro lado, la multitarea, unida a las interrupciones rutinarias de todo tipo, como llamadas telefónicas, solución de imprevistos, merma nuestra productividad diaria.

Necesitamos dejar de sobrecargar nuestra atención porque entorpece el control mental, y por eso cuando estamos estresados nos olvidamos de fechas señaladas, de cumpleaños, aniversarios y otros datos relevantes, que hacen que parezca que ha encogido nuestra memoria.

“Presta atención a todos los momentos, porque la oportunidad, el instante mágico está a nuestro alcance” Paulo Coelho

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s