El sistema inmunológico emocional

Hình_ảnh_mô_tả_dự_án

Las personas vivimos con cierta preocupación en relación con las enfermedades que pudiéramos padecer en un momento determinado de nuestra vida y ponemos ciertas barreras y precauciones con el fin de evitar que en alguna ocasión lleguen a nosotros, es algo normal y pobre de aquel que no lo haga.

Estas barreras pueden ser de muchos tipos, controles médicos, ecografías, analíticas completas, etc., los más partidarios de la homeopatía lo hacen ingiriendo todo tipo de perlas, polvos, líquidos Es mucho más inteligente recurrir a la medicina preventiva que a la curativa y creo que cada día cuenta con más seguidores. Muchas de las mismas se resuelven si son conocidas a tiempo, sobretodo las más graves, así que todos mis amigos médicos no paran de decirme que practique la medicina preventiva.

En nuestro día a día nos olvidamos de lo que les acabo de decir con cierta frecuencia, el ser humano tiende a no ocuparse mucho de lo que no le ha sucedido, principalmente en lo que se refiere al estado de salud de su cuerpo y suele retardar estos controles. Ni que decir tiene que los controles emocionales los solemos dejar para nuestros ratos antes de dormir, si tenemos problemas nos retrasan el sueño y si no los tenemos hacemos poco caso al estado emocional, es algo parecido a cuando no  tenemos fiebre para que vamos a tomar un medicamento. El asunto es que para no caer enfermos hacemos medicina preventiva y nos cubrimos el cuerpo con ropas de abrigo para no resfriarnos y puede que  tomemos medicina natural para evitar pequeños o grandes contratiempos.

¿Y cuál es nuestra estrategia para mantener en forma nuestro sistema inmunológico emocional? La contestación de entrada sería “ser feliz”. Es verdad pero… ¿cómo se llega a ese estado emocional?

Nuestro sistema emocional ha de ser cuidado de forma especial, dedíquele mucho tiempo a ello si quiere que le vaya mucho mejor en la vida. No caiga en la tentación de no darle la suma importancia que tiene lo que le estoy diciendo, basándose en que en algunos momentos haya leído o escuchado mucho de emociones y que haya pensado que “es más de lo mismo, que son obviedades”.

Qué toma para potenciar su sistema inmunológico emocional? Mejor conteste que nada, de lo contrario tiene un problema que resolver.

Comience a alimentar su creatividad, recupere sus juegos de niños y no se avergüence por ello, sea cada día más innovador en todo lo que haga y me refiero a todo, cada día haga sus quehaceres de forma diferente con el objetivo de hacerlo mejor cada día y hacer un hoy precioso, piense, sienta, haga meditación al menos una vez a la semana, sea original, que por la noche al acostarse, sienta que es único en este mundo,  dedíquese un día para Ud. por lo menos una vez al mes, comunique a aquellos con quien comparte su vida que ese día está marcada en el calendario como día para Ud. y haga todo lo que le apetezca siempre con un objetivo que no sea dañino para los demás.

Continúe por agradecer todos los días a sus colaboradores, familiares, amigos, conocidos, lo muy importante que son para Ud., sea muy generoso con el agradecimiento.

¿Hace cuánto tiempo que no le dice a su pareja lo importante que es para Ud.?, deje lo que esté haciendo en este momento, coja su teléfono y llame  a su pareja y dígale lo mucho que le quiere y necesita para vivir. Preséntese en su casa de forma inesperada con regalos y no me refiero a  los que cuestan dinero, regalos de sentimientos, regalos de emociones. Si ha tenido la desgracia de perder a un ser querido seguramente se arrepentirá de no haberle hecho estos regalos cada día de su vida porque ahora no puede hacérselos.

Póngale verdadera pasión a su vida, pero hágalo cada minuto y en cualquier actividad, piense todo lo que hubiera hecho anteriormente si de verdad se hubiera propuesto no perder el tiempo. El éxito consiste en alcanzar pequeños logros muchas veces, por insignificantes que nos parezcan y una vez conseguidos proponernos uno superior espiritual y material; fíjese lo fácil que es.

Hable cada día con las personas que entran y salen de su vida desde el plano emocional, no  es lo mismo dar la hora por la calle a alguien que se la ha pedido sin mirarle a la cara y sin detenerse en su camino, que pararse, mirarle a los ojos, darle la hora amablemente y despedirse. Seguramente la otra persona se irá por unos segundos o quizás minutos recordando ese hecho y diciendo que “todavía quedan personas que merecen la pena en este mundo”. Este es un ejemplo insignificante, a partir de esta base construya sus  encuentros emocionales. Cuando haya creado el habito habrá conseguido potenciar su sistema inmunológico emocional. Un poquito más cerca de descubrirse y ser cada día mejor.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s