Compromiso

friends-1015290_960_720

Algo falla cuando nos encontramos con empleados que abiertamente manifiestan desconocer los productos que comercializa su empresa.

En un mercado como el actual, en el que la oferta de productos y servicios parece ilimitada, en el que disponemos de una más que importante cantidad de cosas independientemente del uso que le podamos dar, y en el que parece estar “todo” inventado, resulta paradójico poder comprobar que en bastantes ocasiones hacemos más caso a nuestros competidores que a nosotros mismos.

Y es que, lamentablemente es bastante sencillo encontrar a un trabajador que desconoce las características de aquello que vende (y eso todos vendemos lo que desarrolla nuestra empresa, de una manera u otra) y sin embargo se sabe de carrerilla las propiedades de un producto competidor.

Hace años (bueno, en el siglo pasado) era impensable por ejemplo que un empleado de banca no tuviese contratados productos financieros de su entidad, o que un operario de cadena de cualquier fabricante de automóviles llevase un coche de marca distinta a la que pasaba por sus manos todos los días.

De un tiempo a esta parte, lo raro está empezando a ser que compremos aquello que representamos.

Sin ir más lejos, hace unos días, en un restaurante de comida rápida, preguntándole a la persona que nos atendía si la hamburguesa tenía un ingrediente concreto, su respuesta fue “la verdad es que no lo sé, nunca como estos productos”.

Ni es mi restaurante, ni tengo acciones en él. Ni siquiera es mi establecimiento preferido. Pero me molestó. ¿Cómo una empresa puede contratar a alguien que desconoce lo que vende? Pero lo que es peor a mi juicio ¿a quién se le ocurre poner frente al público a alguien que reconoce no probar aquello que te vende?

Y no pretendo que ese trabajador diga que es la mejor comida del mundo. Tampoco sería mi intención, ni siendo mío el negocio, que fuese consumidor (aunque no sería pedir demasiado, incluso si realizase un consumo ocasional). Pero por lo menos, no transmitas a nadie que no te gusta tu producto. Porque eso es lo que transmites si no estás dispuesto a dar cuenta de lo que a mí me vendes: que no es muy de fiar para ti.

¿Nadie preguntó a esta persona qué opinaba de la comida del restaurante cuando le hicieron la entrevista de selección?

Entiendo que el chico, en su afán de salir del desempleo u obtener unos ingresos, esté dispuesto a vender su trabajo incluso cuando no le convenza lo que hace. Es humano, y en estos años recientes no se puede ser demasiado exigente con los trabajos que aceptamos, pero ¿a la empresa tampoco le importan estos detalles?

Imaginemos cualquier ejemplo en el que un trabajador nos diga que no gasta lo que vende: alguien que trabaje en una aseguradora pero contrate sus seguros en otra compañía, o una persona que reciba su salario de un taller de vehículos pero lleve su coche a revisar a otro centro. También podemos encontrarnos trabajadores de compañías de telecomunicaciones que contraten el ADSL con otros operadores.

Cuando nos enteremos en todos esos casos ¿favorecerá que queramos comprar lo que venden? ¿Por qué iba a ser bueno para mí lo que consideran que no es bueno ni para ellos mismos?

El nivel de compromiso de los trabajadores hacia sus empresas está en unos niveles dramáticos. Bien es cierto que el comportamiento de las compañías hacia sus empleados no ha favorecido en la mayoría de los casos que la filiación que sientan estos se fortalezca, pero la realidad es que ambas partes tienen un objetivo que debería ser común, aunque a veces no lo parezca: que la empresa vaya bien y gane dinero para crecer y poder mantener el empleo.

No se trata de que la organización se nutra principalmente de las compras de sus trabajadores, pero sería de agradecer que, en cualquier caso, un empleado estuviese siempre lo suficientemente concentrado en el objetivo final como para no dar ningún síntoma que pueda espantar a los potenciales clientes de los que se paga, entre otros, su salario. 

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s