El éxito desde el esfuerzo

9151943045_80b811e698_z

Diversas causas pueden llevarnos a no poner todo de nuestra parte cuando intentamos lograr ciertas metas. Sin embargo, es en aquellas ocasiones en las que hemos dado el máximo de nosotros mismos cuando el resultado obtenido puede pasar a ser secundario.

En más ocasiones de las que probablemente nos gustaría protagonizamos situaciones en las que debemos afrontar retos de mayor o menor enjundia. A partir de cómo actuemos en esos momentos haremos crecer o disminuir las probabilidades de alcanzar nuestros objetivos.

Es evidente que, a la hora de decidir los pasos que debemos dar cuando nos enfrentamos a escenarios que nos suponen alguna dificultad, intervienen innumerables factores que ayudarán o por el contrario interferirán con nuestro adecuado desempeño.

De esa forma, podemos observar claramente como nuestro estado de ánimo, el grado de agotamiento que suframos, las experiencias vividas en el pasado y cualquier otra circunstancia que rodee o haya rodeado nuestras vidas podrán influir, en mayor o menor medida, en la resolución del nuevo problema que estamos abordando.

Sin embargo, hay un aspecto que marcará de forma determinante el resultado que seamos capaces de obtener: el esfuerzo que estemos dispuestos a hacer para alcanzar ese objetivo.

Y es que, cuando queremos conseguir algo de verdad, y tenemos la predisposición adecuada, que incluye estar convencido de hacer todo lo que esté de nuestra parte para lograrlo, el ratio de éxito crece exponencialmente.

Por el contrario, por muy importante que pueda resultar para nosotros un resultado, incluso teniendo amplia experiencia pasada en solucionar situaciones similares a la que tengamos que solventar en el presente, si no “ponemos toda la carne en el asador”, es bastante probable alcanzar un fantástico “fracaso”.

Resulta curioso ver cómo continuamente podemos leer posts, artículos, e incluso estudios que hablan de diversas formas para mejorar el rendimiento, potenciar nuestras capacidades, aumentar nuestras habilidades,… y por supuesto nunca faltan los “10 consejos”, “7 tips”, “14 formas de”,… sin embargo, es tremendamente complicado encontrar contenido referente a: esfuérzate.

¿De verdad han cambiado tanto las cosas en las últimas décadas? Porque si prestamos un poco de atención, las personas que actualmente están jubiladas no suelen hablar tanto de lo bien que hacían las cosas o de lo mucho que mejoraron la productividad en sus empresas a través de la innovación, como del esfuerzo que ponían por hacer que nadie pudiese encontrar ni una sola objeción a su trabajo.

Es bastante probable que muchos puedan pensar ahora “claro, pero antes no tenían la tecnología que hemos desarrollado posteriormente y que ahora podemos disfrutar”. Pues es cierto, como también lo es que esas personas, en mejores o peores condiciones, han podido llegar a su edad de retiro y jubilarse. Está por ver que las siguientes generaciones podamos hacerlo, por lo que a lo mejor algo se puede aprender de sus actitudes.

Se han visto innumerables casos en los que profesionales talentosos de cualquier ámbito han fracasado a pesar de ser reconocidos por los demás como poseedores de cualidades muy superiores a las de su entorno.

Y también hemos visto lo contrario, trabajadores justitos de capacidad “natural” para conseguir triunfar, pero que lo logran a base de trabajar más duro y por más tiempo que sus competidores.

Lo que no es tan frecuente es que alguien con habilidades innatas obtenga resultados exitosos durante un largo tiempo si no se empeña en intentar mejorar a través de la práctica continua, la evaluación de sus resultados y en definitiva, el dar todo de su parte.

Si a todos se nos han ocurrido ejemplos de personas (en espacios como el deporte, la ciencia, la tecnología, la economía e incluso la política) para cada uno de los casos expuestos en los tres párrafos anteriores, llegaremos a una conclusión: el esfuerzo, cuando es máximo, es un excelente facilitador para alcanzar el triunfo en los objetivos que nos marquemos.

Con trabajo abundante podremos conseguir mejorar destrezas que tenemos escasas, adquirir habilidades de las que carecemos y aprovechar de manera absoluta nuestras principales fortalezas. Por lo tanto, si la capacidad de sacrificio es el factor que nos diferencia de todos aquellos que compiten con nosotros, les llevaremos una ventaja significativa desde el inicio.

Pero existe una razón más para esforzarse, y es que, en caso de no conseguir los resultados esperados, el estado mental en el que quedamos es significativamente distinto:

  • Cuando no conseguimos algo y nos queda la sensación de no haber puesto todo nuestro empeño, podemos tener una gran sensación de fracaso, al saber que habríamos tenido más opciones aplicando un mayor compromiso.
  • Sin embargo, si hemos puesto todo lo que podíamos para llegar a la meta que nos hemos fijado, pero aún así no se logra, a pesar de lo frustrante que seguramente resultará, tendremos siempre la posibilidad de defender nuestro ego a partir del hecho de que a quien da todo lo que tiene no se le puede pedir más.

Puede parecer a priori que es mejor encontrarse en el primer caso, dado que simplemente con aumentar la dosis de esfuerzo podría ser suficiente para superar un mal resultado, pero no nos engañemos: si creemos que hemos actuado al límite de nuestro nivel, podemos decidir continuar desarrollando nuestras capacidades, en definitiva, poner el foco de nuestro esfuerzo en mejorar nuestras capacidades para posteriormente hacer un nuevo intento de lograr el objetivo. Sin embargo, cuando uno se acostumbra a no “cansarse” en el intento,… esa mala costumbre se convierte en una rutina muy difícil de enderezar.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s