‘Mamá, quiero ser artista’

160629-F-UY190-185

Cuando yo era pequeña quería ser periodista. Es más, contaba a todo el mundo, con todo el desparpajo que me caracterizaba, que iba a ser locutora de radio o presentadora del telediario.

No tengo ahora una idea clara de por qué me entusiasmaba esa profesión. Si lo pienso más detenidamente encuentro entre mis recuerdos una cierta curiosidad por la radio, por lo que contaban, por esas voces tan melodiosas…si en realidad hubiera sido periodista y me hubiera visto en la situación de elegir, sin duda alguna, hubiera elegido la radio. Digamos que para mí tiene ciertas pinceladas románticas.

Puede que si algún locutor de radio lee esto, tire por los suelos todos esos matices, pero cuando una es pequeña, y tiene ilusión, acompaña con colores brillantes todos los deseos.

Pasó el tiempo, y a punto de entrar en la universidad, y con la intención de estudiar periodismo, una vecina echó, sin querer, mis sueños por tierra. Esta chica era un año mayor que yo. Ya había comenzado la universidad. En un instante de una conversación entre adolescentes explicó de una manera tan apasionada aquello que estaba estudiando, que sin pretenderlo siquiera, me convenció. Estudié pedagogía. En un segundo, en un instante, cambié de opinión porque otra persona, que estaba absolutamente convencida de que lo que hacía era extraordinario, supo transmitirme ese sentimiento.

No me he arrepentido de esa decisión. Estudié lo que quise estudiar. No hay más.

En casa nunca me dijeron que estudiase tal o cual cosa. Más bien me preguntaban qué era lo que quería estudiar, con lo cual me dejaban la puerta abierta a mi elección.

En cierta ocasión, vi, cómo una compañera de trabajo repetía a su hijo, casi un bebé que empezaba a hablar, una cantinela sobre la profesión que debía ejercer cuando fuera mayor. “Alain va a ser médico”. Y el niño repetía aquello que no entendía cada vez que alguien le preguntaba qué quería ser de mayor. Y es que la gente no preguntaba por casualidad, el niño estaba rodeado de juguetes que casi reproducían un hospital en miniatura para curar a algún osito que había quedado arrinconado entre tanto material de quirófano de plástico.

Para la madre llegó a ser casi una obsesión. El niño tenía que ser médico y por tanto, todos los juguetes, juegos y demás, eran monotemáticos.

Un día hablé con ella. Le dije que aquello que ella estaba haciendo con la mejor voluntad del mundo y con una gran persistencia, podría convertirse, desde mi punto de vista, en una bomba que podía estallarle en las manos.

Su cara cambió. No entendía nada. Le expliqué algunas de las opciones que podían darse en el futuro. Le dije, imagina que Alain quiere ser médico, y puede estudiar medicina porque tiene capacidad para ello: perfecto. La sonrisa iluminó de nuevo su cara. Pero imagina que quiere ser médico y no puede. Sus notas no se lo permiten a pesar de su esfuerzo. Se va a frustrar mucho porque es algo que “quiere” desde pequeño.

Su sonrisa se borró de inmediato. Piensa entonces, que no quiere estudiar medicina, pero que lo hace por cumplir tus expectativas, esas que llevas repitiéndole desde que es pequeño. No te quiere defraudar. Pero no es lo que él quiere. Frunció el cejo. No elige lo que quiere él, sino lo que quieres tú, y eso a la larga, le va a hacer sentirse mal.

Mira, deja que el niño sueñe. Hoy querrá ser bombero, mañana cocinero, o quizá médico. Déjale que elija, que sea feliz con aquello que le guste. Si se confunde con la elección ha sido una consecuencia de algo que él ha hecho. Así también aprenderá.

No se lo pongas difícil, quizá no sepa cómo decirte que no quiere ser médico. Puede que le guste otra profesión pero no quiera defraudarte.

Evita daños. Deja que elija, que cambie, que sueñe, que se confunda…

A los días volví a su casa, y la habitación de Alain estaba llena de nuevos juguetes: un camión de bomberos, una muñeca, una cocinita…habían ido a la tienda de juguetes y el niño había elegido aquello que le había gustado.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s