No todo se rediseña

7923536516_41e095549d_z

Por: Laura Porras

Hay un dicho que dice que se debe rediseñar o morir, o sea que debemos rediseñar el logotipo cuando esté caduco su tiempo, es decir se envejeció, es anticuado y deja de transmitir los valores, identidad e imagen de la empresa.

Pues bien, existen algunos parámetros para tomar esta decisión, ya que no se rediseña a la ligera ni mucho menos porque esté de moda. Para rediseñar algo se debe ser objetivo y tener una razón bien justificada por la cual se quiere rediseñar, ya que algunas veces el cambio no significa evolución como el estar a la moda no significa ser modernos. Debemos rediseñar objetivamente tomando en cuenta la historia, no por circunstancias, para no causar un efecto retrógrado en la marca.

Recordemos que el propósito original del logotipo es ser imagen e identidad de una empresa. Recordemos las características de un logotipo: simple, memorable, atemporal, versátil y objetivo; es decir, representa fielmente las características y personalidad de la empresa.

Un buen rediseño debe actualizar el logotipo en concepto y estética, conservando la continuidad de los valores que el antiguo logotipo transmitía, potenciándolos y clarificándolos, hasta adecuarlo a las nuevas expectativas, simplificando, dentro de lo posible, su diseño para facilitar su comprensión y lograr el máximo impacto.

Existen algunos parámetros que nos aconsejan que nunca debemos seguir las tendencias estilistas de diseño (flat, moderno-retro, logos responsive, cinemagraphs, minimalismo, ilustración a mano, etc.) es decir, el usar nuevas tendencias no implica la efectividad y el éxito del nuevo logotipo, para ello están  las reglas básicas y originales para diseñar un logotipo.

Antes de iniciar el cambio de reinventar el logotipo debemos conocer las implicaciones negativas y positivas que el cambio traerá, ya que todo cambio implica un riesgo. La clave es definir porqué queremos el cambio, si realmente es necesario el cambio, definir lo que la marca está esperando, cuáles son las metas, valores de la empresa y bien cuál es la audiencia para la cual se está trabajando. De esta forma nos estaremos asegurando que realmente el cambio implica un impacto positivo para la empresa y sus clientes. Existe sitio web llamado UnderConsideration LLC que nos muestra las actualizaciones de los logotipos de diferentes empresas y a la vez nos no deja abierto un espacio  en nuestra mente para pensar si el cambio fue para bien o mal.

Hoy día hay muchísimas empresas, demasiada competencia, el mercado está saturado de imágenes, propagandas, publicidad, marca tras marca, mucha diversidad, mucha información, el espacio está saturado. De esta forma, la marca se logra perder fácilmente, por ello debemos diseñar para que sea perdurable en el tiempo y tener claro que la identidad de la empresa, para no estar sujeto a las modas, y si llegáramos a perder el rumbo, el concepto en sí de la marca su imagen e identidad… regresemos al diseño original porque allí se encuentra su propósito de existencia y su verdadera razón de ser.

El título de este artículo fue: ‘No todo se rediseña’, como los valores, principios morales y espirituales, la familia, la ética y las buenas costumbres. Los colores, tipografía, forma, tamaño y estilo de una imagen corporativa se puede rediseñar, claro, pero nosotros como humanos ya tenemos un diseño original que nos proporcionan una identidad y una imagen de aquel que nos creó desde el principio, por ello creo que en esta vida no todo se rediseña.

Laura Porras

Email: laporras@gmail.com

LinkedIn: Laura Porras

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s