Hábitos para crecer: Descansá y evitá el estrés

th

Por: Fabrizzio Ponce

Nesting. Dolce far niente. Para quien no los conoce, parecerían la marca de algunos perfumes. Pero más bien significan algo que, aunque incomprendido, es algo muy necesario: El placer de no hacer nada.

En el entorno actual, parecería un pecado, algo muy mal visto. ¿Cómo es que alguien saca el rato para no hacer nada habiendo tanto por hacer? Pues no solamente hay gente que lo hace, sino que va creciendo el número de adeptos y especialistas que lo recomiendan.

Por supuesto, debemos entender bien el concepto del placer de no hacer nada. No es que del todo no hacemos nada, sino que más bien nos enfocamos en disfrutar ese momento en particular. Nuestra energía y empeño están puestos en recargar baterías, agradecer, observar, disfrutar ese momento. No es muy popular porque lo asociamos con el vagabundo o el nini que sólo ven pasar la vida sin más (tampoco los generalizemos, obviamente). Pero su intención es abiertamente facilitar una oportunidad de disfrute y una mejora en la calidad de vida, para evitarnos uno de los peores males que nos aquejan: el estrés.

Junto al placer de no hacer nada, también me permito hacer algunas actividades que me llenan de energía y se convierten en espacios para no olvidar que no se trata solo de mi y de una actividad profesional, sino que también hay familia, amigos y una sociedad que nos necesitan con ánimo y energía para resolver los retos que enfrentamos:

  • Desconectarse: los dispositivos móviles nos permiten estar en sintonía con lo que sucede al otro lado del mundo y al instante. ¿Es necesario estar conectado siempre? ¿Qué tal si le damos un espacio a nuestros sentidos y nos llenamos de silencio, de nuestra música favorita o de una conversación estupenda?
  • Meditación y disciplinas espirituales: Me llama la atención como muchas personas desprecian la espiritualidad, siendo el ser humano espiritual por naturaleza. El tiempo invertido en meditar, en leer, en asistir a actividades de este tipo y en apoyar causas humanitarias siempre será un tiempo para nosotros mismos.
  • Actividad física: No puedo negar que el deporte es parte fundamental en mi vida, por la mejora en salud, en el desarrollo de buenos hábitos y hasta en conocer personas valiosas. Por eso siempre lo recomiendo.
  • Dedicar tiempo a la familia y amigos: siempre serán nuestras personas más cercanas, las que nos conocen mejor y las que nos apoyan en las buenas y en las malas. Unos más que otros y siempre en momentos diferentes, pero podremos contar con ellos. ¿Cuentan ellos con nosotros?
  • Hobbies: Los pasatiempos, como su nombre lo dice, nos permiten despejarnos y pasar el tiempo en algo que realmente no gusta. Y son muchas las historias de gente que encontró su bienestar económico a partir de un pasatiempo. ¿Por qué no intentarlo?

El estrés daña y destruye la vida. ¡Hagámosle la guerra aprendiendo a descansar, recargar baterías y llenarnos de ánimo!

Fabrizzio Ponce

Email: fabrizzioponce@lanuevarutadelempleo.com

Web: www.fabrizzioponce.com

Facebook: Fabrizzio Ponce – Liderazgo y Desarrollo Personal

Twitter: @fabrizzioponce

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s