Hábitos para crecer: Agradecé

prayer-1257010_960_720

Por: Fabrizzio Ponce

Agradecemos porque, por lo general, nos enseñaron de niños a hacerlo. Ya sabés, parte de las normas de educación y respeto que necesitamos tener para seguir construyendo una mejor sociedad. Sin embargo, no tengo claro el ‘por qué’ ni el ‘cuando’, en algún momento dejamos de hacerlo.

Ahora solo tomamos las cosas y listo. ‘Es mi derecho’, podríamos argumentar. ‘Me lo merezco’, ‘trabajé muy duro por ello’, ‘me toca a mi’… La lista de argumentos se hace más grande: ‘pago por ello, me lo deben dar’, ‘es responsabilidad del otro, por eso debe hacerlo’… Y así podríamos seguir enumerando razones.

¿Son ciertas ellas? Si, probablemente lo sean. Seguramente hemos salido adelante en la vida sorteando mil dificultades y carencias. Quizá salimos del fondo, donde otros habían intentado enterrarnos o donde un ‘destino’ quería que estuviéramos. No hay forma de negar que el lugar donde estás hoy y lo que tenés es producto de tu determinación de ir al frente siempre.

Pero ‘agradecer’ no tiene nada que ver con el esfuerzo o el merecimiento de lo que hemos logrado. Tampoco tiene que ver con lo que ‘me merezco’. ¡Todos merecemos lo mejor en la vida! Agradecer tiene que ver con una actitud ante la vida que no tiene que ver en lo absoluto con tener mucho o poco. El agradecer es parte de nuestra naturaleza y debemos hacerlo un hábito diario de nuestra vida.

Cuando agradecemos, nos honramos a nosotros mismos como personas que tenemos claro que, aunque me haya esforzado en salir adelante o en merecer algo, siempre ha habido alguien más que contribuyó a ese logro. Nos recuerda que nadie logra las cosas o las merece por si misma, que hubo alguien que aportó.

Y lo más importante, reconocemos que nada de lo que tenemos es nuestro. Así de simple es. E incluso, aunque mi declaración no te guste, esa es la realidad. Nada nos pertenece. Algún día tendremos que devolver todo lo que se nos dio. Por más afán, por más esfuerzo que hayamos puesto, aunque le escribamos nuestro nombre con tinta indeleble, algún día vendrán a llevarse todo lo que con sudor hemos logrado.

¿Significa que debemos dejar de esforzarnos entonces? En lo absoluto. Más bien significa que debemos empezar a agradecer todo en la vida porque todo es prestado. Y también significa que debemos empezar a valorar –y agradecer- mucho más otras cosas, como el viaje y el crecimiento que como personas llevamos en este lapso de la eternidad que llamamos vida.

Termino esta serie sobre hábitos de crecimiento con una pregunta que en lo personal me hizo reflexionar y espero lograrlo con vos: ¿qué cosas tendrías mañana si solo amanecieras con lo que agradeciste hoy?

Fabrizzio Ponce

Email: fabrizzioponce@lanuevarutadelempleo.com

Web: www.fabrizzioponce.com

Facebook: Fabrizzio Ponce – Liderazgo y Desarrollo Personal

Twitter: @fabrizzioponce

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s