Comprender el proceso vivencial

life-2048978_960_720

Por: César A. Taborda Agudelo

Hay ocasiones en la vida que tocamos fondo, los caminos se estrechan, uno cree que las tinieblas se apoderan de cada paso que damos, y nunca pensamos en la firme posibilidad de ver la luz y generar nuevos horizontes, objetivos y sueños.

Sin embargo, por más tenebroso que parezca el caminar, por más difícil que se dan las situaciones vivenciales, siempre queda una luz de esperanza y fe en nuestro interior, hay algo en la vida que no es permeable, y es la firme situación de entender que el universo es cambiante y generador de oportunidades por excelencia.

Vivir es un cúmulo de situaciones más allá del sólo hecho de hacer un acto de presencia diaria en nuestro caminar y compartir con los demás, vivir es comprender que somos seres imperfectos que constantemente queremos crecer y desarrollarnos como unidad y a su vez como grupo, es entender que esas imperfecciones son las que hacen de nosotros seres sumamente interesantes y únicos, son muchos los aspectos que afectan la vida, aunque no se podría hablar de una afectación positiva o negativa debido a que eso no existe para el universo y a su vez conocer lo interesante que la vida de una persona puede cambiar por una determinada situación.

Como dije al inicio, tocar fondo tiene diversas repercusiones y aceptaciones por los seres humanos, hay personas que no soportan ese término y huyen de sí mismos sin encontrar un escape, una salida, un salva vidas.

Hay otros que se quedan ahí, intentando aceptarlo pero en medio de quejas, dolor y frustración.

Y por otro lado, están aquellos que aceptan la derrota con humildad, pero no son conformistas, sólo aceptan que la vida genera cambios, y que de ahí parte la amplia posibilidad de crecer y desarrollarse, levantándose mucho más fuerte aún, pues, es fundamental aceptar con sutileza que la vida pone y quita, por tal motivo hay que permitir que las cosas sucedan y de paso aceptar con entereza que todo en la vida tiene un límite, por lo cual las cosas y personas, terminan o se van, y por ende, hay que despedirlas con delicadeza.

En definitiva, hay algo sumamente cierto en todo este proceso vivencial que llevamos aquí, ahora en este espacio terrenal. Y es el hecho de comprender que, cuando nuestras metas están claras, el aprendizaje por más difícil que parezca, se convierte en un placer y no en un deber:

Como en su momento lo dijo Viktor Frankl “cuando ya no somos capaces de cambiar una situación, nos encontramos ante el desafío de cambiarnos a nosotros mismos” y de ahí parte la madurez de no echar la culpa a la misma vida por lo que nos ocurre, puesto que debemos ser consecuentes y responsables de nuestros propios errores, limitaciones y dificultades, ya que de esta forma sería la única manera de crecer.

Todo lo anterior para comprender que, a veces la vida nos regala cosas, y estas hay que tomarlas, atraparlas, correr tras ellas si fuese necesario para tenerlas en las manos.

Debemos abrir los ojos, tenerlos bien abiertos, y tener suprémamente claro que hay cosas que sólo nos suceden una vez ya que de hacer elecciones está compuesta la vida, y ello es mucho más que tener solo iniciativa, es mucho más que visualizarnos y vernos triunfadores, es ser proactivos y a su vez agentes de cambio tanto en nuestra historia de vida como en la de los demás.

César Taborda (Ctabag)

Email: cemar1987@gmail.com

Twitter: @cesartagudelo

LinkedIn: Cesar (Ctabag09) Taborda

Facebook: César Taborda Agudelo – Emprendedor

Web: gdsa2013.blogspot.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s