Síndrome del quemado

burnout-1508087_960_720

Por: Laura Murillo

Es un día como cualquier otro y desde la distancia me comunico con una gran amiga que me dice: “No soporto, no puedo disimular mi desdén hacia está empresa, es que  la información que me brindan es irrisoria, me siento desmotivada”.

Esta no es la primera ocasión que la escuchó quejarse de su trabajo y sé que no es porque ella quiera sentirse así, es porque tiene el síndrome del quemado. Si, así como leen, muchos en algún momento de nuestra vida sufrimos el síndrome del quemado o síndrome de Burnout.

Muchas veces el enojo en el burnout está dirigido hacia la empresa o la organización para la que uno trabaja, hacia los clientes para los que uno trabaja, o hacia el más amplio sistema económico y sociopolítico, el problema es que muchos no saben porque se sienten así o que es lo que les pasa.

Es por esto que hoy les deseo hablar un poco de este síndrome y sus síntomas para que a futuro puedan reconocerlo en ustedes mismos.

Agotamiento físico y mental excesivo, desánimo, desmotivacion, cambios de comportamiento “malos modales” hacia los demás o con un trato desagradable, irritabilidad,  baja autoestima,  frustración, depresión y darle poca importancia a todo son síntomas del síndrome del  trabajador quemado o síndrome de  Burnout.

La primera vez que escuche de este tema tenía 21 años y me causó un poco de gracia el nombre, en lo personal (y sin ánimos de ofender o parecer prejuiciosa) pensé que era una forma bonita  de los ricos para decir “no quiero trabajar”.

Pero la verdad es otra, el síndrome de Burnout es algo serio, es una enfermedad que se debe tratar y atender con el cuidado que se merece.

Muchas veces tu puedes sentir esos síntomas y creer que no es nada, sin embargo debes de buscar ayuda profesional por tu bienestar. 

Es más, en países como España, Francia y Alemania, el síndrome de Burnout es motivo de reposo prolongado para algunos trabajadores ya que puede llevar a conductas que pongan en riesgo al trabajador y su desempeño dentro de la organización, y en muchas ocasiones se observa conducta violenta y comportamientos de alto riesgo (como conducción suicida, juegos de azar peligrosos).

Por todas estas razones te recomiendo que prestes atención a tus síntomas en el momento que te sientas cansado de tu trabajo y tomes las medidas necesarias para protegerte a ti y tu familia. 

Lra Murillo

Email: lra.murillo3@gmail.com

La buena memoria es la clave de la felicidad

happiness-1370610_960_720

Por: Laura Murillo

Hoy quiero que hagan una reflexión: ¿Aún recuerdan el sentimiento que tuvieron cuando los contrataron en su último trabajo? ¿O recuerdan su primer día de clases en la universidad? Y, es más, ¿recuerdan como se sintieron cuando su bebé les dijo papá o mamá la primera vez?

Ok, ahora vayamos a algo más simple: ¿recuerdan que rico es tomar un largo baño con agua caliente? ¿O acostarse en sábanas limpias y poder dormir las horas que quieran porque están de vacaciones?

Les pregunto esto porque si ustedes pueden recordar el sentimiento que tenían en cada uno de esos momentos, tienen la capacidad de ser felices en el momento que deseen.

Hace pocos días una amiga renunció a un mal trabajo, un trabajo que para ella era una tortura y me dijo que sentía felicidad porque se sentía libre, que podría dormir, relajarse y disfrutar de la familia; muchos hemos sentido esa felicidad, el problema es que no todos recordamos esa euforia o felicidad meses después cuando todo se vuelve monótono, repetitivo y aburrido.

Hace algunos años un compañero de trabajo me invito a comer sin ningún motivo, esa persona no sabía que en ese momento no me podía dar el lujo de comer fuera de casa ya que mi salario estaba comprometido por mis gastos; hoy casi diez años después viendo un anuncio de comidas miré el plato que pedí ese día y recordé el sentimiento de satisfacción y alegría que tuve con ese almuerzo, reviví esa felicidad que un simple plato de comida me dio.

Hoy les quiero invitar a recordar, no el momento, sino lo que sintieron en ese momento importante y volverlo a vivir. 

Si tienes problemas en tu matrimonio recuerda cuando empezaron a ser novios y como se sentían las mariposas en la panza, las manos sudadas y los nervios al ver a esa persona; si odias estar en casa recuerda cuando nunca tenías tiempo para descansar, cuando te perdías de los actos en la escuela de tus hijos; si tienes problemas con tus hijos recuerda cuando nacieron, incluso las veces que se enfermaron, la angustia que sentiste y no que quisieras volver a pasar; si odias tu trabajo recuerda cuando te contrataron, cuando estabas desempleado o desesperado por cambiar de trabajo.

Recuerda y sé feliz, vuelve a vivir esos momentos de felicidad y vuélvelos a vivir cada día, así serás feliz toda tu vida.

Lra Murillo

Email: lra.murillo3@gmail.com

Sobreprotección: cuando nuestro amor causa problemas

2595755975_a8c41f6699_z

Por: Laura Murillo

El día de hoy vi en Facebook una imagen de un ratón anciano con varias trampas para ratones en la cola, y tomado de su mano iba su pequeño hijo: un ratoncito. Y la imagen tenía una frase que decía: “jamás te dejaré solo hijo mío“.

Esto me puso a reflexionar sobre qué significa esa imagen, y en lo personal pensé: Muchos de nosotros, padres de familia, somos sobreprotectores con nuestros hijos, con nuestra familia e incluso con algunos amigos o compañeros de trabajo, pero ¿que tan beneficioso es esto para el protegido?

Cuando evitas siempre que tus hijos, familia o amigos sufran o tengan dificultades en la vida, resolviéndoles sus problemas y haciéndoles sus tareas o trabajos, estás quitándoles la oportunidad de tener una gran experiencia: la experiencia de aprender a fracasar, de aprender a manejar sus dificultades, de superar una decepción y de poder levantarse y seguir luchando por sus objetivos.

En esta vida todos los días se aprende algo nuevo, como padres debemos de cuidar y proteger a nuestros hijos, pero también debemos permitirles crecer en experiencia,  autoanálisis y autosuperación, ya que no somos eternos y algun día estaremos muy lejos para enseñarles a nuestros “ratoncitos” a evitar las trampas, a obtener alimentos y a vivir sus propias vidas.

¿Cuáles son las consecuencias más comunes de la sobreprotección?

1- Baja autoestima: la persona no se considera capaz para enfrentar por si sola alguna situación en su vida, ya sea personal o laboral.

2- Baja tolerancia a la frustración: como estas personas no han manejado sus propios fracasos porque siempre les hicieron todo, el día que fallan no saben cómo administrar sus sentimientos y pueden caer en depresión.

3- Inmadurez: la mayoría de las personas sobreprotegidas no logran madurar por si solas y sufren las consecuencias; muchas veces viven echándole la culpa de sus problemas o sueños frustrados a otros, y no pueden tomar decisiones propias. En el caso de las mujeres, muchas veces buscan un varón sobreprotector, en el caso de los hombres puede que busquen parejas dominantes que les ayuden a decidir por ellos. También son personas que nunca terminan nada, abandonan los proyectos o trabajos, y nunca alcanzan sus metas.

4- Insensibilidad: son indiferentes a las necesidades o sentimientos de los demás, se han acostumbrado a que todo gira a su alrededor y a que alguien “les debe resolver” sus problemas. Estas personas tienden a no prestar importancia a lo que los demás quieren o necesitan, principalmente en su círculo familiar, y se vuelven agresivos cada vez que no se les presta atención.

Como madre muchas veces siento que se me rompe el corazón cuando veo triste a mi hijo porque no logró alcanzar algo que quería, pero cuando le pregunto ¿qué piensa de lo que le sucedió?, él me responde: “ideay mami así es la vida, no siempre se tiene todo lo que se quiere“, y luego de decirme esta frase cambia su actitud y él solo se reanima.

No le evitemos las dificultades a nuestros seres queridos, esas dificultades y sufrimientos son los que forman nuestro carácter, nos enseñan a ser mejores personas, a ponernos en el lugar de los demás, a manejar la frustración, a ser perseverantes y a luchar por nuestros sueños a pesar de todos los problemas.

Lra Murillo

Email: lra.murillo3@gmail.com

El “PRO” de ser “PRO”

volunteers-628735_960_720

Por: Laura Murillo

Hace algunos meses platicando con mi suegro escuche el término “PRO” al referirse a uno de sus hermanos, (al que llamamos con mucho cariño Tío Miguel), y en ese momento no entendí a que se refería, él me explicó que una persona PRO es la que ayuda a todo el mundo y apoya todas las causas.

Lo gracioso de esto es que ahora que lo analizó mi suegro también es PRO, y es este el tema que deseo abordar hoy con ustedes.

Investigué el significado de “PRO” y dice: que es algo que se hace “en favor de”, o “en ayuda de”, o dar apoyo a algún tipo de campaña.

Muchas veces nos encontramos con causas que parecieran “perdidas”, en nuestras comunidades, en nuestras familias, o nuestros trabajos, donde todos critican, señalan y dicen: “es que alguien debería hacer algo”; pero sin embargo nadie mueve un dedo, ya que  consideran que “no es su responsabilidad” o “que no les corresponde”.

Parte de esta actitud del “a mí no me toca” es porque cada día estamos más desconectados de nuestro entorno, somos más inhumanos y menos sensibles al dolor ajeno.

Salimos de nuestros hogares en vehículos y no conocemos ni a nuestros vecinos; vemos gente que abusa y agrede a otros, y preferimos hacernos de la vista gorda para no involucrarnos; vemos personas sufriendo y no hacemos nada.

Pero el que es PRO ayuda sin que se lo pidan, gestiona, construye, colabora y pelea por un objetivo, a pesar de que muchas veces son criticados (incluso por su propia gente), mas aún así ellos no dejan nunca de ser PRO.

Muchas veces sus acciones son tergiversadas por los demás ya que piensan que lo hacen buscando reconocimiento o beneficio de alguna manera, sin embargo estas personas PRO lo único que hacen es ser generadores de buenas acciones.

En esta familia hay muchos generadores de buenas acciones o personas PRO de las cuales yo he aprendido, y este fin de semana lo viví personalmente y sentí el “PRO” de ser “PRO”.

Frente a mi casa hay un parque y desde hacía casi 6 meses no había sido podado, pues todos estaban esperando que la Municipalidad lo hiciera.

Nos reunimos con la Asociación de Desarrollo del barrio para hablar de diferentes temas, incluyendo lo del parque, pero durante esa discusión lo que escuchamos fueron frases como: “eso es responsabilidad de la Municipalidad”, o “eso no nos corresponde hacerlo”.

Y tal vez sus aseveraciones sean válidas, pero piensen que no cuesta nada poner un granito de arena para lograr un bien común.

Al día siguiente mi esposo y yo decidimos contratar a alguien para que cortara el monte y ver quien se unía a nuestra labor, y para nuestra sorpresa esta pequeña acción género una avalancha de buenas acciones.

Otros vecinos se unieron y aportaron para que se podara todo el parque, otros dieron bolsas para la basura y varios llegaron al parque a ponerse a la orden.

Esta iniciativa me dejó un buen sabor de boca, pues hizo que la comunidad se uniera, que todos apoyarán por el bien de nosotros mismos, y ahora el parque tiene vida de nuevo, las familias se reúnen, los niños juegan y las personas hacen ejercicio en un ambiente limpio y más seguro.

El PRO de ser PRO es esa satisfacción de haber hecho algo por una buena razón, el ser generador de buenas acciones sin buscar un reconocimiento, sólo el placer de hacer algo bueno.

Es por eso que hoy los invito a ser PRO a su manera, y pongo por ejemplo a mi suegro, que gestionó con su gobierno local y organizó a sus vecinos para crear un parque en un previo vacío; o al Tío Miguel, que ayuda a las comunidades indígenas en Talamanca; o al Tío Hugo y su esposa Manuela, que crean proyectos de ayuda en diferentes países; y a mi esposo que es médico, y de vez en cuando lo escucho decir que usará algún medicamento de su consulta privada en pacientes del Seguro Social que lo necesitan y no tienen acceso a él.

Todos ellos son PRO a su manera, y como ellos yo sé que hay muchos otros ejemplos que merecen también ser mencionados.

Seamos todos agentes del cambio, generadores de buenas acciones,  cada quien según sus posibilidades. Hoy los invito a que seamos todos “PRO”.

Lra Murillo

Email: lra.murillo3@gmail.com

Pasos para  iniciar un Negocio Online

Starting-Online-Business

Por: Laura Murillo

Muchos emprendedores que desean iniciar un negocio piensan en usar el Internet para facilitar su lanzamiento o incluso para crear dicho negocio.

Hoy en día existen miles de páginas en Facebook de diferentes tipos de tiendas que ofrecen una gran variedad de productos, sin embargo no es lo mismo una pagina web o una empresa online que una página en Facebook.

En el articulo de hoy deseo hablarles de forma fácil y rápida lo que deben saber antes de iniciar un negocio a través de Internet.

1. Una vez que hayas decidido qué negocio poner debes de crear un plan de negocios.

Un plan de negocios es una descripción escrita del futuro de tu negocio, es un documento que explica qué vas a hacer para que tu empresa sea rentable y cómo tienes que hacerlo.

Pero, ¿cuál es el camino para llegar a ese objetivo? ¿Por dónde empezar? ¿Cómo despertar el interés de los inversores?

Todo esto debe de estar bien especificado en tu plan de negocios.

2. Investiga cuáles son los requisitos legales en tu país para crear un negocio por Internet.

Puedes solicitar información en una entidad bancaria o en la cámara de comercio de tu país.

Por lo general debes de realizar las siguientes gestiones:

A. INSCRIPCIÓN DE LA EMPRESA ANTE EL REGISTRO NACIONAL.

B. DETERMINAR EL TIPO DE EMPRESA.

C. INSCRIPCIÓN DE LA EMPRESA COMO CONTRIBUYENTE TRIBUTARIO.

D. INSCRIPCIÓN DE LA EMPRESA ANTE EL INSTITUTO NACIONAL DE SEGUROS.

E. SOLICITAR LA PATENTE MUNICIPAL.

Entre otros.

3. Busca una empresa responsable para crear la pagina web:

Está es una de las partes más importantes y riesgosas si no conoces a nadie con la capacidad y conocimiento para crear una página web.

Puedes investigar en la misma institución bancaria, ya que ellos trabajan con empresas responsables y pueden recomendarte a alguien.

Recuerda que hay muchas diferencias entre una empresa online y una página de Facebook.

Las páginas web necesitan cumplir una serie de requisitos para vender en Internet.

Ejemplo:

El hosting: Sirve para almacenar los archivos que conforman la página web.

El dominio: Simplificándolo mucho, el dominio sería el nombre único y exclusivo que se le asigna a tu página web en Internet. Sería algo así como el equivalente de la matrícula o placa de tu vehículo, pero aplicado a tu página web.

Plataforma de E-commerce: debe tener una plataforma de pago, para conectar el E-commerce a una entidad bancaria de tu país, a través de la cual se realizarán los cobros con tarjetas de débito o crédito, o a través del sistema global PayPal.

Para esto también debes adquirir los respectivos seguros contra fraude electrónico.

De todo esto se encargará la empresa que contrates para la creación de tu página web.

4. Creación de marketing a través de las redes sociales.

Aquí si podemos hablar de la creación de una página de Facebook, un Blog, o una campaña por correo, donde puedes usar un proveedor como “MailChimp” que te ayudará con las tres tareas principales de marketing por email: administrar las listas de suscriptores, crear las campañas de email y revisar los informes de campañas.

Este es un pequeño resumen de lo que  necesitas para iniciar tu empresa online.

Debes de saber que en el camino encontrarás algunos contratiempos, pero no te desanimes, lucha por lo que quieres con buena actitud, porque “la actitud es una pequeña cosa que marca una gran diferencia”.

Lra Murillo

Email: lra.murillo3@gmail.com

¿Estás preparado para el fracaso?

8226451812_88007f08df_b

Por: Laura Murillo

Cuando eres un emprendedor novato e inicias un negocio lo último en lo que piensas es en fracasar, la ilusión tapa los sentidos y hace pensar que la idea es demasiado buena para fallar.

Pero estadísticamente se ha descrito que los nuevos negocios tienen tantas probabilidades de ser un éxito como de fracasar y que  8 de cada 10 nuevos  negocios cierran en los primeros 5 años.

¿Que hacer cuando el fracaso es inminente?

En primer lugar recuerda que todo fracaso en la vida es una oportunidad de aprender algo nuevo.

Cuando una persona inicia un negocio debe saber que hay probabilidad de fracasar y que toda decisión tiene un porcentaje de riesgo.

Si te encuentras enfrentando un fracaso ya sea personal o laboral te recomiendo tomar los siguientes pasos:

1) Respira hondo:

Muchas veces en nuestros momentos difíciles entramos en negación y no aceptamos que ese proyecto al que le dedicamos tantas horas de desvelo y tanto esfuerzo realmente está fracasando o ya fracasó (aclaro que  no es lo mismo reconocer el fracaso que resignarse y rendirse ante el).

Se que el fracaso duele, pero no están solos, las estadísticas indican que el 75% de los emprendedores fracasan en los primeros dos años.

Así que una vez que aceptes tu realidad y puedas decirte a ti mismo “estamos en camino a la quiebra sino cambiamos el rumbo”, podrás ver las cosas más claras y tomarás decisiones más frías.

2) Hacer un análisis de lo sucedido:

Esto no significa que buscarás culpables, sino que  analizarás cuáles fueron las causas por las que estás fracasando.

En primer lugar realiza un FODA, donde puedas ver tus fortalezas, oportunidades, debilidades, y amenazas, esto te ayudará a tomar decisiones fuertes como la necesidad de invertir, buscar socios o reducir sucursales.

3) Hacer un estudio del mercado:

Muchas veces se inicia un negocio sin un análisis del mercado o un plan de negocios y esto lleva a muchas empresas a fracasar, es por esto que te recomiendo que hagas este análisis ya que  el mercado varía constantemente.

Cabe señalar que un estudio de mercado no es invitar a  tus amigos a un café y preguntar que opinan del negocio, nadie se atreve a decirle a una madre que su bebé esta bien feo, cuando menos decimos que es simpático o que tiene una linda personalidad.

4) Reorienta tus objetivos:

Una vez hayas tomado tu tiempo para aceptar el fracaso y hayas hecho un análisis completo de la situación debes de reorientar tus objetivos, los cuales deben ser SMART, lo que significa que deben ser Específicos, Medibles, Alcanzables, Orientados a resultados y con un Tiempo límite para su ejecución.

5) No tengas miedo:

Se que el miedo al fracaso es uno de los factores que nos limitan y nos detienen a la hora de avanzar, por lo tanto te digo: suelta ese miedo y libérate, inténtalo de nuevo y sigue luchando, porque recuerda que “el fracaso es la oportunidad de empezar de nuevo con más inteligencia” (Henry Ford).

Lra Murillo

Email: lra.murillo3@gmail.com

¿QUÉ MEDIDAS QUE DEBEMOS TOMAR A LA HORA DE CREAR UNA SOCIEDAD?

anetwork-577009_640

Cuando una persona decide ser un emprendedor e iniciar un negocio muchas veces se asocia con un amigo, familiar o un conocido, pero las cosas no siempre salen bien, y es por eso que  les recomiendo tomar ciertas medidas o especificar ciertas cláusulas antes de iniciar el negocio.

¿Cuales son las medidas que debemos tomar a la hora de crear una sociedad?

1. Recordemos que los socios que escogemos son supuestas personas de nuestra plena confianza, ya sean amigos, familiares o compañeros de trabajo.

Siempre buscamos personas con las que nos sentimos cómodos para trabajar, y es ahí donde puede que  nos equivoquemos ya que confiamos en ellos demasiado.

Al confiar en esa persona dejamos muchas veces los acuerdos en palabras o escritas en cualquier papel, y no realizamos los trámites legales correctamente.

Mi recomendación es que  independientemente de la amistad o el parentesco, deben de crear una sociedad anónima con un abogado, donde se especifique la función de cada uno de los socios y el aporte económico de cada quien.

2. Debe quedar siempre muy claro el aporte de cada socio, independientemente si este es monetario (aclarando si es en dólares o en moneda local), o en bienes materiales (vehículos, edificios, mercancías, etc) antes de iniciar el negocio.

3. Se debe especificar quién será el socio con mayor cantidad de acciones y quién es el jefe, pues no se recomienda que las acciones sean 50/50, ya que  en toda organización debe haber un gerente que tome las decisiones (obviamente tomando en cuenta la opinión de los demás socios).

4. Se debe especificar cómo y en qué momento se repartirán los dividendos o ganancias, ya que  muchas veces los socios esperan grandes retribuciones a corto plazo y cuando se inicia un negocio las ganancias pueden tardar en verse.

También se debe aclarar el porcentaje y la forma de pago de dichas ganancias.

5. Si alguno de los socios (o todos) van a trabajar dentro de la empresa deberán tener un contrato laboral donde se estipule el pago por sus servicios y las funciones a cumplir, como cualquier empleado.

Muchas veces los socios tienen un cargo pero no cumplen con sus funciones, o bien dedican todo su tiempo y esfuerzo y no tienen una remuneración por su trabajo, y esto siempre termina creando roces y problemas que pueden afectar la empresa.

6. En caso de quiebra, de separación de uno de los socios, o de divorcio (si los socios son matrimonio), se debe de dejar estipulado como se pagarán las pérdidas, o cómo se realizará dicha separación, o qué acciones legales se van a tomar, y hasta quién se va a quedar con el negocio en caso de que el otro no cumpla.

7. Por último, se deben evitar préstamos, adelantos y concesiones especiales, así sea el jefe o socio mayoritario, y todo esto debe de asegurarse en un escrito legal.

Entendamos que un negocio es un negocio, y que siempre vamos a buscar asociarnos a amigos o familiares a la hora de hacer una sociedad anónima, pero hacer las cosas legal y correctamente pueden llagar a evitar cualquier problema futuro.

Pues como dice el dicho: “Cuentas claras conservan amistades”.

El valor de la salud

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Por: Lra Murillo.

Hace pocos días estuve ingresada en un hospital capitalino y consideró que Dios me dio la oportunidad de ser paciente para conocer el valor de la salud.

El primer día estuve con las Sras. Embarazadas; esa sala que combina la alegría de ser madre, de traer una vida a mundo con el dolor de perder el tesoro mas preciado para una mujer: un hijo. donde se escucha el llanto de esos pequeños ángeles que aún no saben el idioma de los simples mortales y el llanto susurrante de esas mujeres que sufren dolores de parto.

Es una combinación entre la vida y la muerte, la felicidad y la tristeza la gratitud y la desesperanza.

Desesperanza cuando te ven como un numero de seguro social, como una enfermedad o un diagnóstico y no como una persona que sufre y necesita ayuda, comprensión y compasión. Donde se recibe más atención y solidaridad de las compañeras de cuarto o de los jóvenes internos estudiantes de medicina, esos jóvenes que  conforme van creciendo en su carrera van perdiendo el humanismo y el amor al prójimo.

Estos días quedarán guardados en mi mente como si fuera una de esas películas de drama que dejan una moraleja en tu vida.

Observe una sala donde entran las camillas con un cuerpo encima, cargando mujeres aturdidas por las drogas anestésica,  que  silenciosamente se limpian las lágrimas, ya sea por el dolor físico o el dolor del alma, observe la actitud de las mujeres,  mujeres que guardaban un minuto de silencio, con una actitud compasiva, como dando el sentido pésame ya sea porque esa mujer perdió al bebé o una parte de su cuerpo.

Pero también vi la frialdad del personal, que por estar tanto tiempo expuesto al sufrimiento dejo de sentir compasión por los demás;  escuché médicos diciendo: “Diay  muchacha, ya no hay bebé ya no hay nada que hacer” o “usted está abortando pero no podemos llevarla a sala de operaciones porque hay otros casos de más prioridad“.

Que triste es ver cómo los hombres dejan de sentir empatía por el dolor ajeno. Por eso te doy los siguientes consejos:

DISFRUTA:
Disfruta de la vida, de tu familia, de los días libres en casa, de tu mascota, de todo lo que  te rodea, porque nunca sabemos hasta cuando lo tendremos.

AMA:
Aprende a amar a los demás, ponte en su lugar,  sé empático y  compasivo, no límites ese amor a tus amigos o familia porque todos en algún momento necesitamos un poquito de amor.

APRENDE:
Aprende a valorar lo que  tienes, no esperes a estar enfermo para valorar la salud, no esperes perder un hijo o un ser querido para dedicarles tiempo, no esperes envejecer para entonces intentar vivir tu vida como deseas, porque el tiempo es lo más valioso que tenemos y no podemos retener.

SE FELIZ:
Vive como si hoy fuera tu último día y sé feliz porque, como escuche en una de esas películas, el pasado ya se ha ido y el futuro nunca llega, pero el presente es el mejor regalo de todos, por eso se le llama presente.

Y recuerda disfruta de la vida, porque hay mucho tiempo para estar muerto. (Hans Christian Andersen).

Lra Murillo

Email: lra.murillo3@gmail.com

¿Qué es tener éxito?

Por: Lra Murillo

Son las 11: 53 pm y redactar algo personal es una de las cosas más difíciles que me ha tocado hacer, más difícil que meter un tubo endotraqueal por la boca de un paciente y guiarlo hasta la laringe, entre las cuerdas vocales, llevándolo a los pulmones para que pueda respirar; más difícil que rechazar diplomáticamente los coqueteos de un médico importante para el laboratorio donde trabajaba durante una de mis visitas médicas; o incluso más difícil que mi entrevista para el puesto de Gerente de País donde se puso a prueba mi ética y mi carácter (Anoto: obtuve el cargo y llegué a ser la gerente más joven de una de las casas farmacéuticas en mi país).

Creo que mi vida me ha puesto a prueba en múltiples ocasiones y he alcanzado el éxito, pero ¿por qué digo que he alcanzado el éxito? ¿A qué le llamo yo éxito?

¿Será que el éxito fueron los ascensos laborales donde era mayor el exceso de trabajo que el incremento salarial, o donde el cansancio atroz y la falta de tiempo se equilibraban con la enorme experiencia y el aprendizaje que adquirí?

¿Será que el éxito era tener un puesto importante en la compañía en que trabajaba, y poder jactarme de ese puesto?

¿Será que el éxito era ganar más dinero y prestigio que mis colegas?

¿O será que el éxito es tener un conjunto de cosas y tiempo para disfrutarlas, o sea tiempo para vivir?smiley-1041796_960_720

Sí eso es, tengo éxito en mi vida porque tengo tiempo para vivir, a mis 33 años empecé a vivir mi vida de verdad, a disfrutar de la brisa en mi cara cuando voy conduciendo por las mañanas, a disfrutar del paisaje  alrededor de mi ciudad (como el que miraba en las tardes cuando bajaba por la carretera a Masaya o la carretera a León de mi linda Patria); a disfrutar viendo a mi hijo jugar en el parque y escucharlo reír a carcajadas, verlo feliz porque tengo tiempo para él; a disfrutar una tasa de chocolate por la tarde acompañada por la sabiduría de los años encarnada en una gran mujer; a disfrutar cada minuto de mi trabajo, y a disfrutar del amor y la paz que solo hasta ahora logré encontrar.

Si, tiempo, tengo tiempo para ser feliz.

Hoy les puedo decir que en mi opinión personal el éxito no es el carro último modelo que tengas, la casa nueva que compraste en un condominio exclusivo, el puesto más alto en tu empresa, el incremento de salario, salir posando en las fotos que públicas en Facebook con gente importante en lugares extravagantes, o viajando de país en país.

El éxito se alcanza cuando tienes un conjunto de cosas en tu vida y a las personas importantes para disfrutarlas; es tener un hogar, una familia, un trabajo digno y el tiempo suficiente para disfrutarlo todo.

Es sentirse pleno y desarrollado emocional, laboral, psicológica y espiritualmente.

A ti que buscas alcanzar el éxito y ser feliz te recomiendo que abras los ojos y busques en tu corazón que es lo que realmente quieres en tu vida.

¿Quieres que tus hijos sean felices? Ellos son más felices una tarde jugando contigo en el parque, que con miles de juguetes y aparatos electrónicos caros que les puedas comprar.

Las cosas materiales no valen nada si no tienes el tiempo para disfrutarlas, y si por conseguirlas sacrificas a tu familia y hasta tu propia salud y tu propia vida.

Por lo tanto hoy les digo que soy exitosa porque soy feliz con lo que tengo, y lo soy porque tengo tiempo para ser feliz.

Lra Murillo

Email: lra.murillo3@gmail.com

Actitud vs Aptitud

Por: Lra Murillo

Cuando una empresa busca nuevos colaboradores siempre observa en su hoja de vida los conocimientos adquiridos y su experiencia laboral, sin embargo es durante la entrevista que toman la decisión de contratarte o no; pero ¿de qué depende esa contratación? ¿Qué es más importante para la empresa: tu aptitud o tu actitud?

Iniciemos aclarando los conceptos:

ACTITUD: Es la forma cómo nosotros tomamos las cosas en la vida, es la forma de actuar o el comportamiento de las personas ante los sucesos del día a día. Es la perspectiva, el ángulo desde el que miramos las cosas, el punto de vista emocional, el estado de ánimo, etc.

De tu actitud puede depender la primera impresión que das, ya que puedes presentarte como un pesimista que busca defectos y negativo en todo, o puedes mostrarte cómo una persona positiva, orientada al éxito y a alcanzar todas tus metas.

APTITUD: (del latín aptus = capaz para) es la capacidad de una persona para realizar adecuadamente una tarea. La aptitud está estrechamente relacionada con la inteligencia, los conocimientos o capacidades  y con las habilidades tanto innatas como adquiridas, fruto de un proceso de aprendizaje.

Pero, como decíamos al inicio, ¿qué es más importante para una empresa?

Para iniciar debo decir que no existe el colaborador perfecto, puede haber personas con excelente actitud pero muy pobre aptitud, o sea que, de acuerdo a sus capacidades y conocimientos, no podrán llenar el cargo, a pesar de ser muy positivos, proactivos y entusiastas.

Lo ideal sería encontrar una persona que tenga tanto buena actitud como aptitud.

Sin embargo muchas empresas están cambiando su forma de contratar, ya que es más fácil capacitar a un colaborador y que este adquiera los conocimientos necesarios para desempeñar un cargo, si esta persona tiene una actitud positiva, los deseos de superación y el entusiasmo como para aprender y desarrollarse en la empresa.

Nuestra actitud depende de nosotros, de nuestra decisión de ser felices, de tomar las cosas buenas que nos pasan durante el día y maximizarlas.

La actitud es contagiosa. Una persona puede transmitir energías positivas al resto de sus colegas, puede manejar altos niveles de estrés, encontrar soluciones en momentos difíciles, e incluso las personas con actitud positiva son más saludables y más felices.

Es por esto que actualmente las empresas están tomando muy en cuenta la actitud e incluso en algunos puestos la anteponen a las aptitudes que el colaborador presente en su hoja de vida.

¿Cuáles son los puestos donde se necesita buena actitud?

Puestos donde el colaborador tiene contacto directo con otras personas y estos son casi todos los puestos de trabajo.

Por lo tanto, junto a una buena preparación adquiere una actitud positiva, feliz y con una vida sana, y esto te ayudará en tu desarrollo personal y laboral.

Lra Murillo

Email: lra.murillo3@gmail.com