¿Cómo le va con su Plan de Vida?

Por: Minor Arias S.

¿Alguna vez ha planeado usted una fiesta de cumpleaños, un aniversario o quizá sus vacaciones?

Las probabilidades son muy altas de que su respuesta sea afirmativa…creo que es factible decir que todos en algún momento hemos planeado algo (así sea cómo escaparnos de alguna clase en el colegio).

Es impresionante la cantidad de tiempo que podemos llegar a invertir planeando eventos importantes como una boda o unas vacaciones. Yo personalmente no he contado el tiempo (y prefiero no hacerlo) que he tomado para planear las vacaciones; especialmente cuando son fuera del país… es impresionante las horas que puede tomar comparar el precio de tiquetes aéreos, hoteles y alquiler de vehículos; sin contar los lugares que queremos visitar y la lista sigue….

Ahora permítame preguntarle: ¿Ha invertido usted al menos una pequeña porción de ese tiempo en PLANEAR SU VIDA?

Mientras más hablo del tema, más me sorprende la cantidad de personas que ni siquiera habían considerado llegar a hacer un planeamiento de su vida.

Pensando en el tema decidí buscar en google “cuánto tiempo invierten las mujeres en planear una boda” y para mi sorpresa encontré guías detalladas de una año durante el cual se les sugiere realizar diversas tareas cada mes… Está bien, lo entiendo; es un día especial pero…. ¿No es más especial nuestra propia vida y todo lo que en ella podamos realizar?

¿Cómo es que invertimos tantas horas en planear un evento específico y asignamos poco o nada de tiempo para hacer un plan de vida?

No es de extrañarse entonces encontrar personas muy enfocados en una o dos áreas de su vida (carrera / finanzas) pero con un completo desequilibrio en su salud, relaciones familiares, relación de pareja, relación con sus hijos e incluso en su espiritualidad.

Crear un plan de vida no tiene que ser algo complicado; sin embargo requiere dar un paso intencional para dedicar un tiempo para evaluar lo que en el coaching llamamos “La Rueda de la Vida”. Imagina que vas a emprender un viaje en una carreta o carruaje antiguo (de eso que tienen ruedas de madera) y que cada uno los rayos internos de esa rueda son un área importante de tu vida. Estoy seguro que no te gustaría hacer el viaje con una rueda que no sea pareja; una rueda que le falten rayos y que por ende cuando gira cada tanto que avanza te da un golpe.

Eso exactamente es lo que pasa en el camino de nuestra vida cuando descuidamos uno de esos rayos y solamente nos enfocamos en uno, dos o tres de ellos.

¿Cuáles son esos rayos?

Eso dependerá de las áreas que son más importantes para usted pero aquí le comparto algunos que encuentro comúnmente en nuestras sesiones de coaching:Rueda de la vida

  • Carrera
  • Finanzas
  • Espiritualidad
  • Crecimiento Personal
  • Pareja/Romance
  • Relaciones Familiares
  • Salud
  • Amigos
  • Amor
  • Contribución

Si usted tampoco ha creado su plan de vida, permítame preguntarle algo más: ¿Cuánto tiempo cree usted que tiene antes de decidir hacerlo? Sabe usted si cuenta con una semana más de vida? Quizá un mes…un año, diez años? ¿Cómo saberlo?

Si hoy fuera el último día de su vida… ¿Cómo le gustaría ser recordado?

La buena noticia es que si se hace esa pregunta para cada una de las áreas que le compartí, encontrará que aún tiene tiempo de trabajar en aquellas que no le den una respuesta satisfactoria.

Al crear un plan de vida, no tiene que hacerlo perfecto; pero tiene que hacerlo!

Recomendaciones:

  1. Separe un tiempo en su agenda (medio día está bien, un día completo está mejor)
  2. Apague teléfono, computador, tableta y cuanto distractor pueda haber; enfóquese únicamente en pensar y anotar sobre cada una de estas áreas.
  3. Valore de 1 a 10 en cuánto está cada una de sus áreas importantes.
  4. Escriba por cada una de ellas, cómo le gustaría ser recordado (de verdad escríbalo, esto es importante para elevar su nivel de consciencia)
  5. Valore cuáles áreas requieren atención y asigne en su agenda espacio para cada uno de ellos según su prioridad.
  6. Revise esta información al menos una vez por semana para que pueda seguir evaluando si en verdad está mejorando en esas áreas o si necesita hacer algún cambio original.

Recuerde que si usted no se preocupa por su Plan de Vida; absolutamente nadie más lo hará!!!

Ahora, asigne en este momento un espacio en su agenda para comenzar a trabajar en su plan de vida; si no lo programa ahora, las probabilidades indican que posiblemente no lo haga!

Si desea profundizar en el tema le invito a que nos acompañe en nuestro web www.lideresdeterminados.com donde estaremos compartiendo más material al respecto.

Minor Arias S.

Coach, Capacitador y Motivador

Web: johnmaxwellgroup.com/MinorArias

Web: LideresDeterminados.com

Email: minor@lideresdeterminados.com

Facebook: Líderes Determinados

Twitter: @liddterminados

Cinco pasos para hacer un planeamiento diferente de su 2016.


Por: Minor Arias S.

Conforme se acercan las fiestas de fin de año, se acerca también el momento de soñar para algunos o de planear para otros sobre lo que será su próximo año.
¿De cuál de los dos es usted? ¿De los que sueñan o de los que planean?

En cualquier caso, permítame compartirle cinco pasos que le ayudarán a hacer las cosas de una forma diferente para este 2016; después de todo… como bien lo dijo Albert Einstein: “es de ilusos seguir haciendo las cosas de la misma manera y pretender tener resultados diferentes”.

Paso #1: Rompa Paradigmas.

Un paradigma es una verdad a medias; una creencia arraigada que se interpreta como una ley en el plano personal hasta que es reemplazado por otro paradigma o creencia.

Dicho esto de forma más simple; un paradigma es algo que creemos o hacemos porque de alguna manera lo aprendimos a hacer así y a través del hábito se nos hizo costumbre pensar que es la única forma de hacerlo. Nos apropiamos tanto de esa creencia que lo vemos como la única verdad hasta que un buen día logramos hacer consciencia de que puede haber otras formas de hacer las cosas y decidimos cambiar ese hábito.

Antes de comenzar a hacer un planeamiento, le recomiendo hacer un análisis de esos paradigmas que usted tiene y que podrían estar jugándole una trampa en su desempeño diario.

Hagamos una prueba; fíjese a ver si puede completar la siguiente frase:

“El dinero no nace en los ___________________________” – Si supo completar esa frase, en algún momento su subconsciente fue entrenado con un paradigma de alguien más que consideraba que la escasez es parte del día a día. Probablemente esa era una verdad para la persona que inventó la frase pero posteriormente comenzó a replicarse como un virus y se convirtió en una verdad a medias…fue verdad para alguien pero no necesariamente para usted (a menos que usted la crea y la repita).

¿Tiene usted paradigmas que podrían estar saboteándole su progreso, su crecimiento personal, sus finanzas, su espiritualidad, su salud?

¿Es usted consciente de ellos?

Si no es consciente de esos paradigmas, puede que haga planes muy buenos pero al final llegar al cierre del 2016 sólo para darse cuenta que una vez más no cumplió sus objetivos.

Paso #2: Analice su Pasado.

Antes de emprender un viaje es bueno saber hacia donde se dirige (ese será el siguiente paso) pero incluso antes de eso, es bueno saber dónde se ha estado e identificar patrones que le han llevado a lograr sus éxitos. Dicen por ahí que el Éxito deja rastro así que mi segunda recomendación es: comience a hacer un análisis desde hoy hacia su atrás y comience a anotar sus éxitos, sus logros…anote en un cuaderno cuales fueron esos logros importantes para usted; conforme avance se le hará más fácil ir recordando logros. Conforme los vaya anotando y se acuerde, anote también sus sentimientos en ese momento; sus emociones, ¿cómo se encontraba su ambiente?, ¿con quién compartía?, ¿quien le ayudó?, ¿de que manera logró ese éxito?

Una vez haga este ejercicio le será sencillo identificar patrones que podrá replicar en sus nuevos planes.

Paso #3: Defina su Visión.

Ahora sí llegó el momento de soñar; el momento de visualizar que logros desea tener en sus manos cuando el 2016 esté terminando. Imagínese usted que se acerca el 31 de Diciembre pero del 2016, usted se encuentra haciendo un recuento del año y sonríe al ver los grandes triunfos que tuvo en su vida personal, espiritual, familiar, financiera, salud, relaciones, etc. ¿Qué ve? – Proceda a anotarlo y defina entonces cuales son sus metas “macro” para el nuevo año.

Paso #4: Defina metas “S.M.A.R.T”.

Existe una metodología que ayuda mucho a “desmenuzar” esas metas grandes y convertirlas en pequeñas tareas que puedan verse relativamente fáciles de alcanzar; tome cada una de las metas del paso tres y defina tareas que cumplan con lo siguiente:

  • S (Specific / Específicas): No se vale decir por ejemplo: “Deseo mucho dinero en el 2016”; debe ser específico en lo que desea alcanzar. Un ejemplo sería: “Deseo llegar a ganar un monto de $5000 mensuales libres de gastos a partir del 31 de Julio del 2016”.
  • M (Measurable / Medible): Si siguió el paso anterior podrá ponerle una métrica a esta tarea de manera que pueda estar revisando su progreso y controlar si va avanzando bien o si por el contrario se ha retrasado de acuerdo al plan.
  • A (Attainable / Alcanzable): Si la tarea propuesta no es alcanzable, no solo impactará su plan sino que probablemente le frustrará ver que no hay progreso o que el mismo es muy lento y lo podrá alcanzar en el tiempo esperado; esto podría desmotivarle a seguir adelante.
  • R (Realistic / Realista): Es cierto que se vale soñar y de hecho es necesario; sin embargo, es preciso mantener los pies en la tierra y analizar si la tarea propuesta realmente está al alcance de nuestras habilidades y posibilidades. Por mucho que me pudiese gustar la idea de llegar a hacer una cirugía de corazón, no es realista pensar que lo voy a hacer en un año plazo cuando me dedico a las conferencias y no a la medicina.
  • T (Time bouded / Ligada al Tiempo): Toda meta debe estar ligada al tiempo; es preciso tener una fecha para cuando deseamos llegar a alcanzar nuestros objetivos. Esto nos reta por un lado y por otro nos permite volver al punto “M” y medir nuestro progreso. Retomando el ejemplo de la “S”, ya mencionamos que la fecha sería para el 31 de Julio de 2016; en este caso la tarea ya está ligada al tiempo.

Paso #5: Planifique su año.

Muchas personas inician en el paso 3 y brincan directo a este; no es de extrañarse que al fina encuentren que la mayoría de sus metas no se cumplieron (esto si al menos definieron metas porque muchos ni eso hacen).

Planificar su año significa tomar todas esas tareas y programarlas en lo que yo llamo su mejor amigo… Si usted tiene un teléfono inteligente o una computadora a su alcance (lo cual es así o no estaría leyendo esto) entonces ya tiene a su mejor amigo del 2016 cerca… Le estoy hablando del CALENDARIO.

Tome cada una de las tareas que ha creado y prográmelas en su calendario; póngase recordatorios y acostúmbrese a revisar su calendario en las noches para revisar el día siguiente y en las mañanas (después de su rutina matutina). Esto le dará control sobre el plan que ha creado.

Desde ya le deseo un exitoso año 2016 y le invito a pensar seriamente en los pasos que le he compartido; puede ser que le requieran tiempo y energía pero alguien dijo por ahí que “no hay almuerzo gratis” queriendo decir que si queremos resultados exitosos, toca invertir para llegar a ellos.

Minor Arias S.

Coach, Capacitador y Motivador

Web: johnmaxwellgroup.com/MinorArias

Web: LideresDeterminados.com

Email: minor@lideresdeterminados.com

Facebook: Líderes Determinados

Twitter: @liddterminados

 

Hacer una diferencia… ¿y eso qué es?

Por: Minor Arias

Justo anoche mientras facilitaba un Grupo de Mentes Maestras, le pregunté a los participantes: ¿Qué significa hacer una diferencia? ¿Cómo se ve eso en la vida real?

No lo imaginé así, pero las respuestas desataron suficiente discusión para las dos horas de nuestra sesión.

¿Te has puesto a pensar qué significa hacer una diferencia?… ¿Qué se te ocurre?

Ante mis preguntas tuvimos diversas respuestas – como es de esperarse – pero existió un factor común: La mayoría de las respuestas incluían a otras personas; en otras palabras, algunas de las definiciones implicaban el impacto que había tenido una determinada persona (un Director de Carrera, o un Filántropo, o un Conferencista) ante un grupo de personas.

Cuando salí de la sesión me fui pensando en la rica discusión que tuvimos y este factor común… diversas personas de diversos campos coincidieron en que marcar una diferencia, implica pensar en otros y de alguna forma aportarle valor a otros.

Sabemos que este fue el ejemplo de grandes personajes como Ghandi, Nelson Mandela, Martin Luther King, Abraham Lincoln, Thomas Alba Edison, el mismo Henry Ford y cómo no mencionarlo… Jesús.

Tal vez la pregunta ahora es… ¿se tiene que hacer impactos tan grandes para marcar una diferencia? Mi respuesta es que NO.

Allí mismo donde te encuentras en este momento y con los recursos con los que cuentas en este momento, es posible hacer una diferencia para alguien.

Esto me recuerda la historia de aquel niño quien al caminar por la playa se encontró con cientos de estrellas de mar que tras la alta marea habían quedado atascadas en la orilla, muriendo bajo el sol al no poder regresar al agua. El niño comenzó a levantarlas y arrojarlas al mar cuando se encontró con un señor que le preguntó: “¿Qué haces niño?” a lo que el niño respondió que estaba rescatando a esas estrellas de mar. El señor continuó: “¿Acaso estás loco? ¿Qué no ves que son cientos de estrellas? ¡no vas a poder salvarlas a todas! Entonces, ¿qué importancia tiene tu esfuerzo?”

El niño se detuvo, le miró a los ojos y mostrándole una estrella que tenía en sus manos le dijo: “para esta si es importante” mientras la arrojaba al mar.

La moraleja de esta historia nos ayuda a comprender que no se requiere grandes hazañas para hacer una diferencia en el mundo; tan solo comenzar con pequeños pasos pero de forma intencional.

Si hay algo que puedo asegurarte es que es imposible hacer una diferencia (ya sea para una persona o para el mundo entero) con tan solo las buenas intenciones de hacerlo. La gran diferencia está en la acción; por eso…

CREE en GRANDE… ¡y comienza en pequeño!

Minor Arias S.

Coach, Capacitador y Motivador
Web: johnmaxwellgroup.com/MinorArias
Web: LideresDeterminados.com
Email: minor@lideresdeterminados.com
Facebook: Líderes Determinados
Twitter: @liddterminados

Ocho atributos de los grandes triunfadores – #6: Optimismo

Por: Minor Arias S.

Ser optimista; si bien es una de las grandes características de los grandes triunfadores, ciertamente se convierte en todo un reto cuando confrontamos la realidad de pesimismo que encontramos alrededor. Por cada persona soñando con grandes cosas a pesar de las realidades del mundo, fácilmente podríamos encontrar al menos diez pesimistas que traten de “traerte a la realidad” y se esfuerzan por evitar que “vueles alto”.

Hay estudios que revelan que para los ocho años de edad, a la persona promedio se le dice “no” al menos 148000 veces. Imagina entonces cuántas veces lo has escuchado a este momento de tu vida.
Pero no todo está perdido pues ese precedente no tiene por qué determinar tu destino; está en tus manos aplicar la actitud correcta para encontrar la forma de ser optimista.

Verás, los pesimistas afrontan la vida acostumbrados a decir “no se puede hacer” en vez de afrontarla preguntándose: ¿cómo se puede hacer?

Con tan solo un cambio de afirmación a la pregunta tú también puedes lograr un gran cambio en tu vida y en la forma de ver las cosas; si tan solo cambias de decir “no puedo” a ¿cómo puedo?, cambia de “no puedo costearlo” a ¿cómo puedo costearlo? o de “no puedo hacerlo” a ¿cómo puedo hacerlo?

El Dr. Wayne Dyer tiene una poderosa frase que dice:

“Cuando cambias la forma en que miras las cosas, las cosas que miras cambian”

Winston Churchill – Un ejemplo de optimismo

En el año 1940, Winston Churchill a la edad de 66 años se convierte en el Primer Ministro de Inglaterra; justo cuando la II Guerra Mundial estaba en su apogeo y Hitler estaba atacando a Inglaterra con todo su armamento. El panorama era tan devastador que Joseph P. Kennedy quien era embajador de América ubicado en Londres le dijo a Washington que los ingleses estaban acabados.

Tres días después de haber asumido el puesto, Churchill dio su primer discurso oficial y dijo:
“Ustedes preguntan: ¿hacia qué apuntamos? Puedo responder en una sola palabra: Victoria… victoria a pesar del terror, victoria sin importar cuan duro y largo sea el camino… con toda la fortaleza que Dios puede darnos… yo tomo mi tarea con esperanza, me siento seguro de que nuestra causa no sufrirá el fracaso” 

Churchill, uno de los más grandes líderes que la historia ha conocido, ni siquiera permitió que se creara un plan de contingencia ante el fracaso sabiendo que eso se filtraría y enviaría un mensaje de pesimismo al pueblo.

Aún durante los peores momentos ante el ataque nazi, Churchill se mantuvo optimista y confiado de que lograrían la victoria. Durante una transmisión de la BBC, Churchill proclamó: “Estamos resueltos a destruir a Hitler y todo vestigio del régimen Nazi. De esto, nada nos va a desviar – NADA!”

“Un buen líder saca a relucir la fortaleza interna que la gente normalmente no sabe que tienen”

El 8 de Mayo de 1945, Churchill anuncia en una transmisión que Alemania había firmado el acta de rendición incondicional.

Millones de personas murieron durante esa guerra pero el optimismo de un gran líder logró ponerle freno a la guerra a pesar de que aparentemente todo estaba en su contra.

Desde nuestro hogar hasta los gobiernos, necesitamos muchos “Winston Churchill” que sepan inspirar a su gente con optimismo. Personas que reconozcan el poder que tiene la sinergia de un pueblo o una familia conectados a un fin en común; hacia una buena causa.

El optimismo como la gripe se contagia; por eso procura ser siempre portador del primero y potencia la fuerza interna de tu gente convenciéndolos de que la meta es posible; no será fácil pero sí posible.

Te invito a valorar si eres pesimista u optimista; recuerda que la única persona con poder para cambiarlo, eres tú.

Minor Arias S.

Coach, Capacitador y Motivador
Web: johnmaxwellgroup.com/MinorArias
Web: LideresDeterminados.com
Email: minor@lideresdeterminados.com
Facebook: Líderes Determinados
Twitter: @liddterminados

Ocho atributos de los grandes triunfadores – #5 – Honestidad

Por: Minor Arias S.

Ya hemos compartido cuatro atributos (Responsable / Creador / Independiente / Humilde) en artículos anteriores, los cuales se encuentran en todas las personas exitosas; ahora toca el turno de un atributo indispensable en todo líder y éste es la honestidad. Sin este atributo es imposible lograr el éxito sostenible ya que tarde o temprano la falta de este atributo pasa su factura.Ogwen_Cottage_Mountain_Leader

La honestidad es fundamental para ganarse la confianza de las personas; el expresidente de los Estados Unidos, Dwight D. Eisenhower dijo al respecto: “Para ser líder, el hombre necesita seguidores. Y para tener seguidores, el individuo debe tener confianza. Por lo tanto, es incuestionable que la cualidad suprema del líder es la integridad. Sin ella, no puede alcanzar el éxito verdadero, ya sea en un grupo de trabajo, un campo de fútbol, en el ejercito, o en una oficina. Si los relacionados de alguien ven que le falta integridad, la persona fracasará. Sus enseñanzas y acciones deben cuadrar entre sí. De ahí que la primera gran necesidad, sea la integridad y un alto propósito“.

Recientemente en todo el mundo pudimos apreciar cómo la falta de integridad llevó a diversos dirigentes de la F.I.F.A. a la exposición pública y un proceso legal que muy posiblemente terminará quitándoles no solo sus pertenencias sino también su reputación. Casos como este existen y han existido a través de la historia en diversos ambientes y al final de cuentas, la falta de integridad fue el componente que ha llevado a tantos directivos a perder la confianza de sus equipos y seguidores.

Pero quizá falte profundizar un poco para entender, ¿por qué la deshonestidad o falta de integridad son tan importantes para alcanzar el éxito sostenido?

Primero que todo, nota la palabra sostenido; porque en términos de corto plazo, muchos podrían darse por “exitosos” realizando grandes proyectos, obteniendo grandes sumas de dinero y cumpliendo objetivos propuestos por la compañía, pero si estos resultados se están dando bajo la práctica de actividades deshonestas, eventualmente serán expuestas y ese “logro” de corto plazo llegará a su final.

En cambio, quienes saben comportarse y mantenerse de forma honesta (aún cuando no hay nadie alrededor) logran crear relaciones fuertes y duraderas que a la postre les ayudan a lograr un éxito sostenible. Éxito en sus proyectos sin el temor de ser cuestionados y mejor aún, éxitos que les permite ayudar a otros a ser mejores y más exitosos también.

No ha existido en la historia una sola persona que logre el éxito por si mismo/a; por el contrario, toda persona que consideres exitoso o exitosa, lo ha logrado con la ayuda de alguien. Si no se es una persona íntegra y honesta, será muy difícil incluir personas en tu equipo que quieran darlo todo por apoyar tu causa para lograr un éxito que sea duradero, que sea sostenible.

Los pequeños actos como actuar de manera correcta aún cuando nadie te mira o evitar decir una mentira aún si crees que es de esas “mentiras blancas” son los actos que te ayudarán a futuro a tomar decisiones serias cuando la integridad se vea comprometida.

Te invito a que hagas un análisis durante una semana y tomes nota cada vez que hayas faltado a la verdad, hayas faltado a tu responsabilidad o palabra o hayas hecho algún acto que tú mismo/a consideres que ha faltado a la integridad. Revisa al final de la semana la lista y evalúa si hay cosas por cambiar.

Recuerda que un líder predica con el ejemplo y aquí aplica esa frase que dice: “Que tus actos hablen tan fuerte, que no se escuchen tus palabras“.

Minor Arias S.

Coach, Capacitador y Motivador
johnmaxwellgroup.com/MinorArias
LideresDeterminados.com
minor@lideresdeterminados.com
FB: Líderes Determinados
Twitter: @liddterminados

Ocho atributos de los grandes triunfadores – #4 – Humildad

3439170305_df8d616333

Por: Minor Arias S.

Llegando a la mitad de nuestro proceso para compartir con ustedes ocho atributos de los grandes triunfadores, nos encontramos con uno que definitivamente puede ayudarte a surgir o perfectamente puede destruir tus planes; me refiero a la humildad.

Sin importar a lo que te dediques, puedes ser estudiante, emprendedor, empresario o amo/ama de casa; la humildad es una característica que marca una gran diferencia. Tomemos el ejemplo de un estudiante, puede ser que le vaya muy bien en algunas materias pero habrá otras en las cuales su desempeño no es tan bueno; si esta persona se empeña en conseguir la forma de mejorar sus calificaciones sin pedir ayuda de nadie (alimentando su ego), puede ser que logre cierta mejora pero muy probablemente sea a coste de una gran inversión de tiempo y energía o bien puede ser que del todo no lo logre y mas bien incremente su nivel de frustración pensando que no es bueno para el estudio cuando en realidad es simplemente una cuestión de aceptar fortalezas, reconocer áreas de mejora y lo más importante… pedir ayuda. Si éste mismo estudiante decide hacer a un lado su ego y reconocer humildemente su necesidad (en lo cual no hay absolutamente nada de malo), tendrá mayores posibilidades no solo de mejorar sus calificaciones, sino también de lograrlo en menor tiempo.

Este mismo ejemplo lo podemos aplicar en cualquier campo de nuestra vida, sea que estés emprendiendo un nuevo negocio o tratando de llevar su empresa o familia a un siguiente nivel. Dentro de este apartado, les quiero compartir tres características importantes para dirigir nuestra vida y proyectos a un mejor puerto:

  • Busca la mejora continua:

Me gustó mucho la analogía que leí recientemente en un libro y que dice más o menos así: “La vida es como tratar de subir en una escalera eléctrica que va hacia abajo; en el sentido de que si no estás subiendo intencionalmente, entonces vas hacia abajo“. En la vida no existe eso de mantenernos en un mismo lugar; si no estás progresando, estás regresando; si no estás creciendo, estás decayendo. Cuenta Don Soderquist (Vicepresidente retirado de la Junta Directiva de Walmart) que una vez tuvo la oportunidad de conversar con Harry Cunningham (Antiguo CEO de las tiendas K-Mart en USA). En su conversación, Don le agradeció a Harry por haber sido el creador del famoso modelo de descuentos en tiendas; el cual Walmart estudió e implementó en su proyecto de tiendas. Harry le agradeció el cumplido pero le retornó el agradecimiento indicándole que él había tenido un gran error y éste había sido que crearon un gran concepto que funcionaba muy bien y nunca vio la necesidad de actualizar sus tiendas y mejorar el concepto; cosa que sí hizo walmart llevando su idea a un nuevo nivel y en poco tiempo superando a K-Mart. Si no buscas la mejora continua, estás retrocediendo y puede que no te estés dando cuenta.

  • Déjate enseñar:

Atiende al consejo y acepta la corrección; así llegarás a ser sabio” – Proverbios 19, 20. Mi mentor, John Maxwell, constantemente nos recuerda que “si estamos de primeros en la clase, estamos en la clase equivocada“. Uno de los más grandes errores que podemos cometer es precisamente “creernos los más sabios” o bien serlo y no movernos a un ambiente donde podamos aprender de otros. A muchas personas les encanta ser el punto de referencia y aquel a quien acuden todos para que los guíen y aconsejen; y no es que eso esté malo; el problema radica si tu mismo a la vez no estás en un proceso de aprendizaje. Se dice que nadie puede dar lo que no tiene y si estás en un ambiente donde te “sustraen” sin que tu mismo estés recibiendo; en poco tiempo no tendrás mucho que dar. Para esto es preciso tener una actitud de estudiante y dejarse enseñar. Quienes somos coaches sabemos perfectamente que necesitamos tener uno o varios coach nosotros mismos así como mentores que nos ayuden a mejorar cada día. Te invito a que busques un mentor en el área de tu interés y adoptes una actitud de humildad para dejarte ayudar; si puedes hazte de un coach que te ayude a auto-descubrirte a ti mismo/a y escucha atento toda retroalimentación que puedas en miras de mantenerte en constante cambio de mejora. Benjamín Franklin dijo: “Una inversión en conocimiento, siempre paga el mejor interés

  • Sé humilde:

El poeta Rabindranath Tagore dijo: “Nos acercamos a la grandeza, cuando somos grandes en humildad“. Una persona humilde se interesa genuinamente en lo que las otras personas tienen que decir, busca el aprendizaje a partir de la experiencia y consejos de otros. Normalmente escuchan más de lo que hablan y aceptan que de todos y todas se puede aprender algo. La persona humilde no es egoísta, cree en la abundancia y no ve la vida como una competencia donde el único que importa es él o ella. Para la persona humilde, el ego es desviarse del camino al verdadero éxito.

Espero que seas de esos que se dejan enseñar en miras de mantenerte en crecimiento y mientras regreso con el quinto atributo de los grandes triunfadores, te invito a que nos acompañes en www.lideresdeterminados.com para continuar compartiendo contigo material que te ayude en ese proceso. Hasta pronto!

Minor Arias S.

Coach, Capacitador y Motivador
johnmaxwellgroup.com/MinorArias
LideresDeterminados.com
minor@lideresdeterminados.com
FB: Líderes Determinados
Twitter: @liddterminados

Ocho atributos de los grandes triunfadores – #3 – Independencia

4921625944_a0fe4802e5_o

Por: Minor Arias S.

El filántropo y magnate de los negocios John D. Rockefeller dijo una vez: “La caridad es perjudicial a menos que ayude a quien la recibe a independizarse de ella.”

La independencia es ciertamente uno de los atributos de los grandes triunfadores y hay una historia que nos ilustra muy bien este artículo.

Es la historia de una familia muy adinerada en la cual el padre había creado un exitoso negocio desde cero. Se acercaba la hora de retirarse y era el deseo del padre que su hijo continuara su legado por lo que le llamó y se lo comentó. El hijo emocionado le preguntó cuando le daría la empresa a lo que el padre respondió: “no te voy a dar nada; deberás ganarla”. El hijo preguntó cómo iba a hacer eso y la respuesta fue que primero debería ganarse $10.000 con los cuales le compraría a él algunas acciones de la compañía. El joven aceptó y salió de la habitación. Estando afuera su madre se le acercó y puso en sus manos $10.000 para que fuera con su padre; éste lo buscó y lo encontró leyendo un libro frente a la chimenea. Le entregó el dinero diciéndole que ya lo había conseguido; el padre tomó el dinero sin volverlo a ver y lo tiró a la chimenea y mientras se quemaba le dijo al hijo que volviera cuando se haya ganado el dinero. El hijo salió y una vez más su madre le dio los $10.000 pero le dijo que fuera más convincente con su padre. Esta vez el hijo se fue a dar unas vueltas a la cuadra y tiempo mas tarde volvió a buscar a su padre. Lo encontró en el mismo lugar y le dijo, “cómo cuesta ganarse el dinero”, realmente me interesa el negocio de la familia, acá están los $10.000. Una vez más el padre tomó el dinero y lo tiró a la chimenea y mientras su hijo veía quemarse los billetes le preguntó al padre cómo supo que no se lo había ganado a lo que el padre respondió “es fácil perder o gastar el dinero que no es tuyo”. El hijo salió y la madre una vez más quiso darle el dinero a su hijo pero esta vez él supo que no lograría nada hasta realmente ganarse el dinero así que no lo aceptó y decidió conseguir un empleo. Tuvo que madrugar y salir tarde para ahorrar sus ingresos hasta completar la cantidad. Cuándo por fin logró los $10.000 orgulloso se fue a buscar a su padre para dárselos. Lo encontró otra vez leyendo frente a la chimenea, le entregó el dinero y su padre al igual que las otras veces, lo tomó y lo tiró a la chimenea; esta vez el hijo se tiró al suelo frente a la chimenea y metió las manos para sacar el dinero. El padre miró a su hijo a los ojos y le dijo: “veo que esta vez si te has ganado realmente el dinero”.

Si realmente deseas probar el sabor del triunfo en cualquier proyecto que hagas, sabes que no lograrás saborearlo si lo obtienes bajo la dependencia de otra persona.

Antes de alcanzar el éxito (cualquiera que sea tu definición de éxito pues para todos es diferente) es preciso enfrentar la dificultad y hasta los tropiezos temporales pues éstos te ayudarán a formar tu carácter, desarrollar tu independencia y con ello valorar lo que con tanto esfuerzo has alcanzado.

Imagina, ¿que pasaría con una mariposa si durante su lucha te decidieras a “ayudarla” a salir de su capullo? Ciertamente le quitarías la dificultad de su batalla, pero a la vez la condenarías a nunca volar pues nacería parcialmente desarrollada. Inocentemente la estarías matando.

Ser independientes es parte fundamental en nuestro proceso de desarrollo y nuestro camino a ser personas triunfadoras.

Por ahora me despido con esta frase de Robert Allen: “Todo lo que deseas se encuentra justo fuera de tu zona de confort.”

Minor Arias S.

Coach, Capacitador y Motivador
johnmaxwellgroup.com/MinorArias
LideresDeterminados.com
minor@lideresdeterminados.com
FB: Líderes Determinados
Twitter: @liddterminados

Ocho atributos de los grandes triunfadores – #2 – Creador

creative-writing-388067_640

Por: Minor Arias S.

Continuando con nuestra serie de ocho atributos de los grandes triunfadores, nuestro segundo atributo es: “Creador”.

Si hacemos un recuento de grandes líderes y personas exitosas, es inevitable apreciar su vocación por crear, innovar y continuar creando. Esta característica marca una gran diferencia de la mayoría de las personas pues aquellos que proponen y constantemente están buscando cómo crear nuevas opciones son quienes lograr generar dinamismo y crecimiento en sus vidas.

Antes de compartir con ustedes un par de ejemplos de personas que nos ilustran esta característica, creo que es importante mencionar que para comprender y poner en práctica este concepto, es importante también comprender la importancia de un pensamiento de abundancia en vez de un pensamiento de escasez. Quienes mantienen un pensamiento de escasez, piensan que si una persona gana más financieramente hablando, entonces otros ganan menos. Por el contrario, con una mentalidad de abundancia se comprende que el éxito de una persona no limita las posibilidades de éxito de los demás; siempre que cada persona produzca de acuerdo a su potencial en cuyo caso, las necesidades de cada personas serán satisfechas con abundancia.

Una forma sencilla de ejemplificar este concepto es pensando en el oxígeno. ¿Tu crees que mientras más respiro menos oxígeno queda para ti y tu familia? La respuesta puede ser obvia; por supuesto que no pero la siguiente pregunta sería: ¿por qué razón? – La respuesta es porque hay abundancia de oxígeno y esto obedece a que el oxígeno se puede crear. Igual sucede con la riqueza (nótese que no solo me refiero a riqueza económica).

Para citar un par de ejemplos, viene a mi mente el caso de Richard Branson, quien es el creador de la Corporación “Virgin”. Recientemente tuve la oportunidad de ver un documental acerca de su vida y cómo ha alcanzado sus grandes logros y me parece que es uno de los mejores ejemplos actuales para ilustrar esta gran característica.

Richard, a pesar de haber sido expulsado de la escuela (escuchando estas palabras del Director: ‘Richard, tu vas a terminar en la cárcel o millonario’), decidió tomar las riendas de su vida y comenzar a construir sus propias oportunidades. Decidido a hacer realidad la segunda parte de ese mensaje que le dio su ex-director de escuela, comenzó por crear una revista estudiantil. La revista tuvo mucho éxito y aún si contar con dinero para crearla, logró convencer a grandes marcas como Coca-Cola para patrocinar su proyecto. Con este proyecto dio empleo a varias personas y a partir de ese momento siguió adelante creando nuevas oportunidades entre las cuales podemos nombrar su propia aerolínea (iniciada con tan solo un avión el cual fue negociado como un préstamo), su propia línea de trenes en Europa, empresa de telefonía móvil, hoteles y su reciente proyecto de paseos al espacio.

Al estudiar la vida de éste personaje y muchos otros que la historia nos comparte, es fácil comprender cómo la habilidad de crear es una característica indispensable en aquellos que han logrado alcanzar el éxito personal y profesional.

Sólo para citarles otro gran ejemplo de esta característica, basta leer la biografía del ex-presidente de los Estados Unidos: Benjamín Franklin quien durante sus ochenta y cuatro años de vida se caracterizó por ser autor de varias publicaciones exitosas, a los 22 años hombre de negocios cuando abrió una tienda de impresiones en Filadelfia en donde a pesar de la fuerte competencia la convirtió en la mejor tienda del lugar. Fue además uno de los más prominentes inventores de América, entre sus inventos se encuentran la armónica, el primer catéter de América, un fertilizador, los bifocales, el odómetro (contador de kilómetros) y uno de sus más importantes inventos de la época que fue el pararrayos. Fue además un reconocido Filántropo quien por medio de sus esfuerzos logró crear la Biblioteca de Filadelfia, la Universidad de Pensilvania y el Hospital de Pensilvania. Por último, como funcionario público, fue el único que logró tener la distinción de haber firmado los tres documentos más importantes de los Estados Unidos: “La Declaración de Independencia”, “El tratado de Paris” y “La Constitución de los Estados Unidos”. Sin duda un gran ejemplo dedicado a utilizar su vida para CREAR.

Aquellos que han comprendido la importancia de la abundancia como un medio para ayudar a los demás han logrado convertirse en triunfadores dedicando su vida a crear nuevas opciones y oportunidades para ellos mismos y muchas personas a su alrededor.

Te invito en este camino a ser exitosos, a tener el valor de mostrarle al mundo eso que tienes para compartir con otros y me despido por ahora con esta frase de Benjamín Franklin: “Al disfrutar de las grandes ventajas de los inventos de los demás, debemos estar contentos de la oportunidad de servir a los demás con algún invento nuestro; y esto debemos hacerlo libre y generosamente

Minor Arias S.

Coach, Capacitador y Motivador
johnmaxwellgroup.com/MinorArias
LideresDeterminados.com
minor@lideresdeterminados.com
FB: Líderes Determinados
Twitter: @liddterminados

Ocho atributos de los grandes triunfadores – #1 – Responsabilidad.

Por:  Minor Arias S.

Grandes líderes a través de la historia han sido consecuentes en la práctica de ciertos atributos que les han permitido convertirse en grandes triunfadores y un ejemplo para la humanidad.

En esta ocasión me gustaría compartirles un poco acerca del primer atributo – Responsabilidad – y continuaré con los demás en próximas publicaciones.

“El precio de la grandeza es la responsabilidad” – Winston Churchill

Existen en el universo una serie de leyes que conociéndolas o no siempre aplican en nuestra vida; una de ellas es la Ley del Éxito. Piensa en estas leyes como en la ley de la gravedad y te lo ilustro con un ejemplo: si un niño se acerca a un borde de un espacio elevado, independientemente de si es consciente o no acerca de la ley de la gravedad, si da un paso más allá del borde irremediablemente se caerá. Igual pasa con las leyes universales, sea que conozcamos de ellas o no, igual aplican en nuestra vida y nuestras decisiones tienen un gran impacto y responsabilidad sobre el resultado que tengamos de cada situación que enfrentamos.

Para referirnos a este tema, vamos a analizar dos áreas importantes:

Elección y Consecuencia
Cada vez que tomamos una decisión estamos obedeciendo o desobedeciendo la Ley del Éxito y aquí comienza nuestra responsabilidad como líderes de nuestra propia vida pues dependiendo de las decisiones que tomamos podemos tener un resultado ya sea positivo o negativo el cual impactará a otras personas. Esto lo podemos ilustrar con el fuego el cual si se usa apropiadamente puede brindar calor y vida pero de lo contrario puede quemar o hasta matar.

Así pues está en nosotros la gran responsabilidad de meditar y analizar para tomar buenas elecciones; especialmente cuando sabemos que éstas impactan directa o indirectamente a otras personas.

Déjame ilustrarlo utilizando una analogía que leí recientemente: “Nuestras decisiones son las semillas y las consecuencias son la cosecha“; siendo de esta manera, es nuestro deber como lo ha sido para grandes líderes como Mahatma Ghandi el ser responsables de nuestras acciones. No podemos sembrar limones y esperar tener una cosecha de sandías dulces.

Tu puedes decidir si tocar o no un disco de cocina caliente pero no puedes decidir si te quemarás o no. Podemos decidir nuestras acciones pero no podemos escoger las consecuencias de nuestras elecciones.

Puede que esto suene sencillo de realizar pero lo cierto es que en la práctica es más complejo de lo que parece. Normalmente resulta más fácil responder con excusas ante una mala decisión que afrontar las responsabilidades de nuestros actos y si realmente deseamos alcanzar el éxito como lo han hecho grandes triunfadores, es preciso ser responsables de nuestros actos.

Es imprescindible entonces que busquemos cambiar nuestras acciones porque es imposible cambiar las consecuencias. Debemos aceptar la responsabilidad, lo cual es la voluntad y habilidad de reconocer y aceptar las consecuencias de nuestras acciones.

El Poder de Elegir

“El poder más grande que una persona posee es el poder de Elegir” – J. Martin Kohe

No puedo más que concordar con el creador de esta frase pues en efecto, éste es el poder más grande que tú y yo tenemos y no hay mejor ejemplo para ilustrarlo que el Sr. Viktor Frankl quien en su libro “El hombre en busca de sentido” narra todas las atrocidades sufridas al ser prisionero en los campos de concentración Nazi durante la II Guerra Mundial.

Cuentan que cuando los soldados americanos llegaron a los campos de concentración una vez concluida la guerra, todos los sobrevivientes fueron liberados pero entre ellos encontraron a un hombre que estaba de pie, erguido, con mucha paz en su rostro y una gran sonrisa; todo lo opuesto al resto de sobrevivientes encontrados quienes estaban física y mentalmente agotados y cargados de ira ante sus opresores. Cuando los americanos lo vieron se imaginaron que esta persona seguramente tenía muy poco de haber llegado a los campos pero luego de haberlo entrevistado se enteraron que hacía seis años se encontraba él junto a su esposa y sus cinco hijos en la sección Judía de Warsaw (la capital de Polonia) cuando aparecieron los Nazis y frente a sus ojos acribillaron a toda su familia menos a él porque él hablaba alemán por lo cual lo mandaron a hacer trabajos en los campos de concentración. Allí vivió las mismas experiencias denigrantes que sus compañeros, casi sin alimentación, durmiendo en las mismas barracas sin aire y llenas de enfermedades.

Con todo esto surge la gran interrogante… ¿cómo es que viviendo la mismas atrocidades este señor logró mantenerse con vida y recibir a los americanos con esa gran sonrisa y paz mental?

En medio de las circunstancias más degradantes imaginables, Viktor apeló al don del “auto-conocimiento” para descubrir un principio fundamental sobre la naturaleza del hombre; en sus propias palabras así responde el mismo Viktor Frankl:

“Entre el estímulo y la respuesta, el hombre tiene la libertad de escoger.”

Viktor consciente de los resultados que generan la ira; mismos que habían destruido lo más preciado en su vida, sabía que replicar el sentimiento no le iba a hacer ningún bien; por el contrario le haría un gran daño y en ese momento tomó la decisión de que durante el resto de su vida, así fueran unos días o años, iba a amar a cada persona con quien tuviera contacto. Esa decisión no solo le permitió conservar su vida durante esos años tan difíciles y tristes sino que también le permitió crear a partir de esa horrible experiencia un mensaje que ha difundido por todo el mundo motivando a hacer el bien por los demás y a aprender a auto-descubrirse para desatar el poder interno que cada uno de nosotros tiene.

En nosotros tenemos el poder de decidir cómo responder a las situaciones que enfrentamos en la vida. Ciertamente no podemos controlar las acciones de otros pero definitivamente sí podemos controlar cómo responderemos ante esas situaciones. Este es otro gran ejemplo que grandes líderes en el mundo han aprendido a realizar; tener control de nuestras reacciones ante lo que nos sucede en la vida.

Nuestra vida NO es el resultado de nuestro ambiente o educación; sino el resultado de nuestras elecciones. Tú y yo tenemos la posibilidad de elegir el tipo de vida que queremos vivir y el tipo de personas que queremos ser.

Conscientes entonces de que toda decisión tiene una consecuencia (sea esta positiva o negativa) y de que está en nosotros la decisión que tomemos ante cada situación en la vida; lo cierto es que tenemos una gran responsabilidad no solo ante nuestros propios actos sino también ante el impacto que nuestras decisiones directa o indirectamente tienen sobre otras personas.

“Algunas personas son como un termómetro. Si su ambiente es negativo, ellos son negativos. Si les pasan cosas malas, se ponen tristes; si les pasan cosas buenas, están felices. Son simplemente un resultado de su ambiente. Las personas exitosas, por otro lado, son más como un termostato. Aún si su ambiente es negativo, ellos escogen ser positivos”

Esperando que tú decidas ser más como un termostato que como un termómetro, me despido por ahora, invitándote a que nos continúes acompañando en esta ruta del crecimiento tanto a través de La Nueva Ruta del Empleo Centroamérica como también por medio de nuestro sitio web http://www.LideresDeterminados.com

Minor Arias S.

Coach, Capacitador y Motivador
johnmaxwellgroup.com/MinorArias
LideresDeterminados.com
minor@lideresdeterminados.com
FB: Líderes Determinados
Twitter: @liddterminados

Despierta y vive tu sueño

surrealistic-155227_640

Hay una frase escrita por un autor de comedia llamado Robert Orben que dice: “Siempre recuerda
que sólo hay dos clases de personas en este mundo: los realistas y los soñadores. Los realistas saben hacia donde van. Los soñadores ya han estado allí.”

Esta frase me recuerda una historia contada por un reportero quien le hizo una entrevista a Roy
Disney (hermano de Walt Disney) el día de la inauguración del Parque Temático más grande en aquel
entonces (Walt Disney World en Florida). El reportero cuenta que él le sugirió a Roy que era una
lástima que Walt no hubiese podido ver su sueño hecho realidad (esto porque Walt falleció 5 años
antes de la inauguración) a lo cual Roy le respondió: “Está usted equivocado; Walter fue el primero en
verlo; si no lo hubiese hecho, nosotros no estaríamos aquí

Esta historia me encanta porque nos muestra la realidad del primer punto que deseo compartir con
ustedes:

  • Antes de salir a perseguir tu Sueño, debes primero haberlo visualizado y haber estado allí: Debes verte en tu sueño y debes verlo con claridad, percibir olores, visualizar colores, disfrutar sabores; literalmente debes experimentarlo en tu mente antes de comenzar a crear planes para alcanzarlo. Una vez que haz visualizado tu sueño es importante que evalúes si tu sueño representa tu pasión? en otras palabras, ¿te impulsa tu sueño a seguirlo? Aquí te comparto el segundo punto a considerar:
  • Debe ser tal tu pasión por ese sueño que no se te ocurra nada más que preferirías hacer en vez de ver que se cumpla tu sueño. A tal punto de que pienses en ello a diario; al despertar y antes de dormir. Cuando tu mente no se despega de esos pensamientos sobre tus sueños es cuando sabes que estás dispuesto/a a darlo todo por conseguirlo. Si ya visualizaste tu sueño y además sientes la pasión que te permitirá avanzar para alcanzarlo, siempre es conveniente hacer un análisis de realidad y es aquí donde te comparto el tercer punto a tener presente:
  • ¿Has considerado cuales son tus talentos y de que manera éstos te ayudarán a alcanzar tu sueño? En ocasiones al realizar coaching a mis clientes he notado que esta es una de las áreas que más les cuesta elaborar; particularmente definir cuáles son sus principales talentos o habilidades. Si no has anotado en un papel la lista de habilidades que tienes, te invito a hacerlo para que puedas evaluar su relación con tu sueño. Si no concuerdan, posiblemente debas re-evaluar tu sueño.

En resumen, alcanzar nuestros sueños implica acción por eso si tienes un sueño, es tiempo de que despiertes, emprendas acción y luego de visualizarlo comiences a crear ese plan que te permita llegar a él pero deberás tener presente los puntos que te compartí y algunos otros que irán surgiendo conforme logres avanzar en los primeros.

Más adelante compartiré contigo algunos otros pasos que se requieren para emprender este
proceso; por lo pronto te invito a que sigas mis redes sociales y me compartas si estás en busca de
alcanzar tus sueños, qué es lo más difícil con lo que te has encontrado en ese camino? No dudes en
consultar si tienes dudas, será un placer poder ayudarte!

 

Por:  Minor Arias S.

Coach, Capacitador y Motivador
johnmaxwellgroup.com/MinorArias
LideresDeterminados.com
minor@lideresdeterminados.com
FB: Líderes Determinados
Twitter: @liddterminados