La formación

black-hole-151607_640

Por: Oscar Monge A.

Casi todos coincidimos en que el trabajo duro, aunado a valores como la honestidad, la puntualidad, el orden, el respeto, hacen que una persona se convierta en un empleado muy deseado y en la mayoría de las ocasiones bien remunerado.

Sin embargo, a muchos les sucede que se conforman con ese éxito, y casi sin darse cuenta se ven superados por otro que no solo cumplía con lo mismo, sino que también invirtió en lo que yo llamaría la piedra angular del colaborador ideal: el conocimiento. De esta forma, aquel éxito que tanto disfrutábamos, lamentablemente acaba por desvanecerse. Este tipo de situaciones suelen presentarse en todos los niveles jerárquicos, así como entre emprendedores.

Ahora bien, es innegable que existen individuos que han logrado amasar grandes fortunas y crear enormes compañías a pesar de no contar con un grado académico, pero seamos sinceros, es realmente poco común. Quizá una explicación para estos casos consiste en que el conocimiento no es exclusivo de las universidades, pues sin duda, estas personas sabían lo que hacían. Valga anotar que soy un devoto de estos centros de enseñanza y que los considero la mejor opción hacia la ruta del empleo.

Y es que el estudio está para todos. Muchos hemos conocido gente de bajos recursos o de zonas alejadas de la ciudad que tras haber superado múltiples obstáculos consiguen aprender un oficio y conseguir su tan ansiado título. Esto es realmente importante en el mundo laboral, tan competitivo en nuestros días.

Seguidamente, podrá encontrar ciertos lineamientos que le ayudarán a ganar terreno en el ámbito del conocimiento:

  •  Haga un plan de su carrera profesional
  • Consulte a su patrono sobre los temas más sensibles del mercado en que se encuentra y cuáles le convendría dominar mejor
  • Invierta en la adquisición de nuevas habilidades
  • Estudie las tendencias de su profesión en otros países
  • Inscríbase en al menos dos cursos por año. Se sorprendería de saber cuántas empresas están dispuestas a correr con esos gastos
  • Capacite a otros
  • Asista a congresos, eventos o seminarios, preferiblemente internacionales
  • Lea revistas, libros, periódicos
  • Busque información gratuita en la web
  • No se rinda rápidamente. Inténtelo las veces que sea necesario hasta que se convierta en uno de sus mejores hábitos
  • Programe sus actividades de aprendizaje

Reconozco que a veces es difícil apartar el tiempo, y que los resultados podrían no verse a corto plazo, pero le aseguro que los frutos bien valen la pena. Es una realidad que todo lo que aprendemos, tarde o temprano lo aplicamos.

Oscar Monge A.

Email: mongeoscar@icloud.com

Twiter: @MongeOscar

El sacrificio

 Frustrated_man_at_a_desk_(cropped)

Por: Oscar Monge A

 Es común que las personas manifiesten, luego de haber alcanzado cierto logro o recibido un premio, que les requirió de mucho trabajo y sacrificio. Lo vemos en el deporte, en los negocios, en el ámbito académico y por supuesto, en el mundo laboral. Creo de interés para cada uno, reflexionar sobre aquello que estamos sacrificando con el fin de alcanzar nuestras metas y objetivos.

No es raro toparse con casos donde lo ofrecido a cambio poseía mucho mayor valor a la hora de compararlo con el resultado conseguido. Los ejemplos más claros podemos observarlos cuando se trata de la familia, los amigos, la salud o nuestras creencias y principios. Responda por ejemplo, a lo siguiente: ¿Cree Usted que un ascenso en la estructura jerárquica de la compañía es más importante que la relación con sus hijos? Sin duda, no.

Valga aclarar que estoy a favor del trabajo duro, honesto y bien remunerado, siempre y cuando esto no vaya en detrimento de su salud mental, física y emocional. Por mucho que nos guste nuestro empleo, si lo convertimos en lo único y más importante, acabaremos arriesgando otros aspectos esenciales de la vida.

Abajo se citan algunas recomendaciones que le pueden ayudar a no caer en sacrificios que podrían no merecer la pena:

  •  Establezca sus propios límites
  • No anteponga su empleo a las relaciones con sus seres queridos
  • Administre su tiempo de acuerdo a prioridades
  • Busque el balance entre sus distintos roles en la vida
  • Procure respetar el horario laboral
  • Establezca compromisos consigo mismo y cúmplalos
  • Saque tiempo para el ejercicio y el descanso
  • Dedíquese un espacio para aumentar sus conocimientos
  • Si debe sacrificar parte de su tiempo, hágalo primero con el que pasa frente al televisor
  • Disfrute al máximo los ratos con su familia
  • Entrene a su mente para que se ocupe del trabajo solo durante el período adecuado
  • Deje de sentirse obligado a decir siempre “sí”

 Recuerde que no hay dinero que pague la recuperación de una relación, y mucho menos una salud deteriorada.

Oscar Monge A.

Email: mongeoscar@icloud.com

Twiter: @MongeOscar

El idealismo laboral

Flash_of_Happiness

Por: Oscar Monge A.

A lo largo de nuestra vida como trabajadores prestamos servicios a distintos patronos, en lugares diferentes y ocupando cargos y funciones diversos. Algo similar ocurre si llegásemos a ser empleadores al manejar varias líneas de negocio o al crear un nuevo producto. Son muy pocas las personas cuya existencia transcurre haciendo lo mismo en un único lugar y bajo condiciones invariables.

De este perenne escenario es que podemos analizar por un lado, que nada es para siempre y por otro, que no hay empleo perfecto. Y es en lo segundo en lo que deseo enfocarme.

Ciertamente todos de alguna manera deseamos conseguir aquel trabajo ideal que nos brindará el éxito completo porque haremos lo que más nos gusta, en un ambiente lleno de armonía, cerca de donde residimos y con una espléndida remuneración. Sin embargo, esto no deja de ser una especie de amor platónico. Cada empleo conlleva una gran cantidad de aspectos dinámicos que simplemente no podemos controlar. Quizá recibamos una cuantiosa retribución a la vez que tendremos compañeros difíciles, o nos encanten las tareas que realizamos pero debamos lidiar con clientes imposibles de complacer, o estemos rodeados de un excelente equipo de trabajo, aunque es necesario cruzar algunas fronteras. Todo buen trabajo tiene un precio, el cual debemos pagar.

Por otro lado, se encuentra presente la probabilidad de que seamos cesados y allí acabe el empleo que tanto nos gustaba o en su defecto pasemos por un período de baja demanda y requiramos cambiar el servicio que nos encantaba ofrecer.

Es así como lo más importante se traduce en aceptar el reto actual y enfrentarlo con lo mejor que tenemos, manteniendo ante todo una actitud positiva. Siempre habrá aprendizaje y la acumulación de experiencia, que es de alto valor en cualquier ámbito. Además, gozaremos de la riqueza de interactuar con personalidades heterogéneas que reforzarán nuestras habilidades para relacionarnos e interactuar con otros. La medida en que lo aprovechemos y sepamos disfrutarlo depende enteramente de nosotros mismos. Creo que el solo hecho de poder trabajar y tener un empleo digno, es ya una gran dicha.

Recordemos pues que somos capaces de adaptarnos a cualquier circunstancia y superarla, enfocando nuestros pensamientos y acciones hacia las metas que pretendemos conseguir.

Oscar Monge A.

Email: mongeoscar@icloud.com

Twiter: @MongeOscar

¿Quién soy?

Question_mark_(3534516458)

Por: Oscar Monge A

Es normal que las personas deban presentarse a sí mismas, sea en un grupo de amigos, en una reunión de trabajo o para una entrevista laboral. La mayoría de las veces lo hacemos diciendo nuestro nombre de pila, lugar de procedencia, profesión u oficio y las actividades en que invertimos regularmente nuestro preciado tiempo. Así también, agregamos pequeños detalles que nos parecen relevantes dependiendo de la situación particular en la que nos encontremos.

Sin duda ese tipo de presentaciones dicen bastante poco de nosotros, o casi nada, pues nos reservamos gran cantidad de información, la personal y que realmente nos expone tal y como somos, para los círculos más  íntimos. Estoy de acuerdo en que sea de esta forma, sin embargo, sucede a menudo que ni siquiera en esos círculos nos abrimos a los demás, no tanto porque deseamos mantener esos datos como secretos, sino que nos es imposible compartirlos a causa de lo poco que nos conocemos a sí mismos. Esto nos lleva a una especie de paradoja: Cómo espero que otros me conozcan sin antes conocerme a sí mismo.

A decir verdad, una experiencia profunda, sincera y evolucionada de auto conocimiento puede llegar a ser rara en estos días, quizá en gran medida debido al ajetreo del trabajo, a los múltiples compromisos sociales y a las horas y horas que nos sentamos frente al televisor. Pero créame, vale la pena intentarlo.

Abajo podrá encontrar una serie de rutinas que espero contribuyan en su ejercicio introspectivo:

  • Haga una lista de los atributos, cualidades y hábitos que posee
  • Cite lo que considera limitaciones, debilidades y condiciones adversas que obstaculizan su desarrollo
  • Enumere sus expectativas y metas en cada unos de los roles que juega en la vida
  • Confeccione un perfil de lo que quiere llegar a ser (¿cómo imagina su “yo” ideal?)
  • Establezca un plan de trabajo para cumplir con este perfil, conviértalo en su prioridad y contrólelo semanalmente
  • Busque primero en su interior las respuestas a sus dudas y desafíos

Ya sabemos que la vida es una continua búsqueda sin fin, y que nuestras capacidades son mucho mayores de lo que imaginamos. Recordemos ahora aquella máxima de los sistemas de gestión de calidad: “No se puede mejorar lo que no se mide”. En nuestro caso, podemos decir: “No se puede mejorar quien no se conoce”.

Oscar Monge A.

Email: mongeoscar@icloud.com

Twiter: @MongeOscar

 

Su excelencia

palm-35884_640

 

Por: Oscar Monge A.

Quizá le parezca que nos referiremos a las personas que por su cargo, tienen derecho oficialmente a tal tratamiento honorífico, sean ministros, embajadores o presidentes. Pues no, en realidad esta reseña va enfocada íntegramente al que debe ser nuestro objetivo número uno a la hora de prestar un servicio o realizar un producto.

Todos en algún momento nos hemos enfrentado a encuestas en las que debemos escoger entre malo, regular, bueno, muy bueno o excelente, siendo esta última la máxima calificación y nuestra principal aspiración.

Y es que en el camino hacia el éxito es necesario sobresalir en cuanto a calidad, poseer un factor diferenciante que garantice la simpatía de los consumidores, a pesar de estar inmersos en una cultura que busca primero lo barato. Un producto o un servicio excelente generará lealtad y confianza, a la vez que sobrevivirá y un día podría convertirse en el mejor.

Ahora bien, es necesario ser paciente, la calidad superior puede llegar a ser más lenta a la hora de posicionarse y ganar clientes, pero lo hará tarde o temprano. Aparte, este cometido implicará un comportamiento ético como principio básico, un buen trato hacia los demás, respeto al medio ambiente, así como muchas pero muchas horas de trabajo y dedicación.

A continuación, encontrará algunos consejos que sin duda le serán de utilidad en su ruta hacia la excelencia:

 

  • Supere lo antes hecho
  • Dedique tiempo al estudio
  • Haga un manejo eficiente de los recursos
  • Lleve a cabo sus actividades de acuerdo a una secuencia lógica comprobada
  • Imagine detalladamente el resultado esperado
  • Ajústese a las fechas pactadas
  • Pregunte siempre a su jefe, o hágaselo saber a sus subordinados: ¿cuál resultado consideraría Usted como excelente?
  • Tome en cuenta las limitaciones de tiempo y dinero

 

Recuerde esto, lo bueno es el peor enemigo de lo excelente. O lo que es lo mismo, si algo queda medio bien hecho, al mismo tiempo queda medio mal hecho.

 

Oscar Monge A.

Email: mongeoscar@icloud.com

Twiter: @MongeOscar

 

Con nota 100

meeting-311355_640

Poco tiempo transcurre antes de que seamos víctimas de nuestro primer examen, luego de haber iniciado el proceso de formación académica. Quizá en esos primeros años el enfoque sea más de memorización que de ejecución, al menos en lo que conocemos como el sistema educativo tradicional occidental.

Una vez insertos en el mundo laboral, las evaluaciones se convierten primordialmente en un asunto de aplicación del conocimiento, entre otros muchos aspectos como puntualidad, trabajo en equipo, orden, manejo de prioridades, comunicación.

Soy partidario de que el desempeño debe ser medido en todos los niveles jerárquicos y en todas las empresas, sean públicas o privadas, bajo criterios finalmente relacionados con la satisfacción del cliente. Claro está que si los resultados de la evaluación terminan siendo archivados sin conllevar un análisis profundo seguido de la correspondiente retroalimentación, plan de acción y seguimiento, simplemente habremos desperdiciado una gran herramienta de mejora así como un montón de recursos.

Es natural que las personas con el mínimo deseo de superación se sentirán motivadas a aumentar su nota, al tiempo que tendrán un espacio para expresarse sobre los factores que podrían estar limitando su gestión y a su vez solicitar las herramientas que requieren para cumplir con sus asignaciones.

Asimismo, se crea un escenario de discusión acerca de las expectativas empleado-patrono-empleado así como de los objetivos a cumplir, algo de suma importancia que muchas veces se torna confuso y que puede dar al traste con su empleo y la compañía en general.

Seguidamente, se esbozan ciertas recomendaciones que le ayudarán a sacar el mayor provecho de esta práctica:

  •  Establezca claramente y desde un inicio los criterios de la evaluación de desempeño, así como su frecuencia y método de medición
  • Identifique aquellos aspectos que afectan la satisfacción del cliente e intégrelos en dichos criterios
  • Complemente este procedimiento con una autoevaluación y preste especial atención a las incongruencias
  • Lleve a cabo una retroalimentación formal en ambas direcciones
  • No permita que la relación personal con su jefe o subordinado influya de alguna manera en el proceso
  • Este ejercicio debe ser hecho por alguien que tenga relación directa con el evaluado
  • Procure que los resultados incidan directamente en el plan de remuneraciones y beneficios de la empresa
  • El conocimiento de la actividad debe ser siempre un criterio de evaluación

No tema ser evaluado o evaluar, los dividendos están asegurados.

 

Por: Oscar Monge A.

Email: mongeoscar@icloud.com

Twiter: @MongeOscar

Algo más que propósitos

2162700587_9948cd321b

Es en estos días cuando más hablamos o recibimos información acerca de repasar y evaluar lo pasado, rendir cuentas, establecer propósitos y fijar metas. Estoy de acuerdo con todo eso y de hecho soy de los que se toman el tiempo para hacerlo sincera y seriamente. Sin embargo, hoy quiero invitarle a ir un poco más allá, a hacer algo que quizá esté dejando por fuera y que al final del camino podría ser de mayor importancia para lograr el tan deseado equilibrio en la vida.

Muchos grandes autores en materia de liderazgo, motivación y autoayuda en general, coinciden en lo siguiente: si el corazón está vacío, nada de lo que hagamos tendrá sentido ni será lo suficientemente bueno para satisfacernos. En otras palabras, puede ser que Usted tenga millones en su cuenta bancaria, una hermosa casa, el vehículo que siempre soñó, pero una mala relación con su pareja o hijos, y se sentirá completamente desahuciado.

Y es que muchas veces nos enfocamos tanto en el trabajo, que pareciera ser el único rol que tenemos y queremos controlar. Sabemos que no es así. Todos tenemos una familia, amigos y formamos parte de este gran conglomerado que llamamos sociedad, en el cual también jugamos un papel primordial, seamos o no conscientes de ello.

Le invito a reflexionar y sacar conclusiones sobre si realmente esos propósitos que definió y en los que ya seguramente está enfocando sus acciones, le ayudarán a mejorar íntegramente como ser humano, no solo como empleado o empleador, sino también como esposo (a), hijo (a), amigo (a), progenitor (a).

 A continuación, me permito compartir algunos lineamientos que considero de gran valor y que tal vez desee incorporar a su propósitos:

  • Acérquese a su familia y amigos y engrandezca esas relaciones
  • Conviértase en un modelo para sus hijos y compañeros de trabajo
  • Realice actividad física periódicamente
  • Vele por su salud
  • Pregunte a su familia qué esperan de Usted y preste atención a los detalles
  • Ahorre
  • Sea más culto
  • Fortalezca su carácter
  • Denuncie lo que le parezca incorrecto
  • Sea justo en los negocios
  • Respete a sus empleados y sus derechos
  • Levántese y resuelva aquello que lo viene afectando emocionalmente
  • Mejore su actitud frente a la vida, el tiempo no se detiene
  • Confíe en sus capacidades y supérese
  • Ayude a quienes no son tan dichosos
  • Sea puntual
  • Reconozca sus responsabilidades y actúe
  • Viva bajo el principio de la abundancia. No es cierto que otro debe ser pobre para que yo sea rico
  • Ame sin límites ni condiciones
  • Controle sus gastos y siempre maneje un presupuesto
  • Cuídese de darle demasiada importancia a las apariencias
  • Administre el tiempo según sus prioridades y asegúrese de no gastarlo en nimiedades
  • Reduzca sus horas frente al televisor
  • Adopte el hábito de la lectura
  • Elimine sus vicios
  • Dedíquese tiempo a solas
  • Mantenga sus comportamientos dentro de lo que establecen le ley, la ética y la moral
  • No haga daño a otros
  • Sea honesto con el tiempo que le dedica al trabajo

 Recuerde que se requiere de mucha más valentía para admitir y enmendar un error que acabó hiriendo a alguien querido, que para trabajar horas extra con tal de alcanzar la meta de ventas del mes.

Mis mejores deseos para Usted y sus seres queridos en este nuevo año.

 

Por: Oscar Monge A.

Email: mongeoscar@icloud.com

Twiter: @MongeOscar

La fuerza de la tecnología

4163909778_ab2b8f0d88

 

¿Cuánto provecho le saca Usted a sus dispositivos electrónicos, al internet, a las redes móviles, en general, a la tecnología actual? ¿Qué tanto le ayuda a promocionarse, a ampliar su red de contactos, a adquirir nuevos conocimientos, o simplemente a ser una persona más efectiva en el trabajo?

Sabemos que la cantidad de información circulando y las herramientas con que contamos no solo es diversa sino que además es inmensa. Hoy podemos, por ejemplo, tomar una fotografía, editarla y enviarla a un destinatario en cualquier parte del mundo en solo segundos, conteniendo por supuesto la imagen, así como información del día, la hora y el lugar donde fue tomada. La nube, por otro lado, nos brinda la capacidad virtual de compartir archivos con quien sea de forma inmediata y segura. Y si esto pareciera poco, es posible crear una cita en su computadora y un anuncio se la recordará a través del teléfono, sin mover un solo dedo.

El mundo digital evoluciona constantemente a gran velocidad, a la vez que transforma la sociedad de maneras que muchas veces ni siquiera percibimos, creyendo que siempre ha debido ser así, especialmente para las nuevas generaciones. El acceso a la tecnología es menos restringido ahora, la tenemos siempre cerca y sin duda afecta el modo en que vivimos, nos movemos de un lado a otro y nos comunicamos entre sí. Actualmente, es tan importante aparecer en los buscadores de internet que lo contrario es similar a decir que no se existe.

El envío de productos o la prestación de servicios a los grandes mercados nunca ha sido tan fácil y rápido. Recientemente, un famoso servicio de teleconferencias presentó la previa de lo que será su traductor a tiempo real, no solo de texto escrito sino también de conversaciones habladas.

La buena noticia es que aprovechar todo lo que se tiene a disposición es cuestión de mera voluntad. No tiene sentido limitar nuestro accionar al correo electrónico, los mensajes de texto y las redes sociales.

A continuación, encontrará algunas recomendaciones al respecto:

 

  1. Lea completamente el manual de usuario de su teléfono, tableta y computadora.
  2. Busque y participe en cursos (pueden ser en línea) sobre los programas que utiliza regularmente. No importa si los ha usado durante muchos años. Le aseguro que están plagados de funciones que desconoce y que le serían de gran ayuda.
  3. Integre aplicaciones a su teléfono o tableta, sobre todo aquellas que le faciliten sus actividades cotidianas y le sean útiles para brindar un mejor servicio.
  4. Aprenda a hablar, escribir y escuchar en inglés (o cualquier otro idioma) correctamente. Es sencillo y puede llegar a ser barato. Recuerde que en todo momento hay alguien en alguna parte del mundo que desea hablar con Usted.
  5. Revise su perfil y el de su compañía en las redes sociales y confirme que sea visualmente atractivo, se ajuste a la realidad y a lo que desea proyectar. Procure aumentar su popularidad con publicidad o publicaciones interesantes.
  6. Interactúe con sus seguidores y amigos, hágales saber cuánto le importan, nunca deje una pregunta sin contestar y sobre todo, sea sincero. No olvide que tanto lo bueno como lo malo se difunde con rapidez.
  7. Tenga un espacio en la nube y almacene allí información que sus clientes o colaboradores querrán revisar o descargar sin necesidad de ponerse en contacto con Usted.
  8. Cuando navegue en internet, recuerde que no todo lo que encuentra es verdadero. Tómese la molestia de averiguarlo.
  9. Manténgase actualizado sobre lo nuevo y las tendencias.
  10. Asesórese con profesionales en la materia, que lo guíen, cuiden sus movimientos y le ahorren tiempo y dinero.

 

Sea parte del cambio. Viva de la mano de la tecnología.

 

Por: Oscar Monge A.

Email: mongeoscar@icloud.com

Twiter: @MongeOscar

El miedo o la vida

1000622_18311355

Todos los seres humanos hemos sentido miedo en algún momento, y seguramente en múltiples ocasiones. Se trata de esa emoción natural e involuntaria que se nos manifiesta mental y físicamente, al punto de controlar nuestras acciones.

Puede llegar a ser un gran aliado al alejarnos de ciertos peligros reales, pero también puede convertirse en nuestro peor enemigo al inhibirnos y cambiar el rumbo que nos hemos trazado.

 Es común que tanto a nivel personal como laboral, dejemos que el temor nos domine, y como resultado abdiquemos a metas o deseos que añoramos lograr o ver realizados, algunas veces durante meses o años.

Algunos ejemplos de metas o propósitos que vienen a mi cabeza, y que yo mismo he tenido, son: aprender otro idioma, visitar un lugar, emprender un negocio, conseguir el empleo con el que tanto se ha soñado, aspirar a una mejor posición dentro de la organización para la cual se labora, solicitar un aumento de salario, invertir sus ahorros, conocer a alguien, y hasta expresar las ideas.

Asimismo, existen varios tipos de miedo, sea a lo desconocido, a perder dinero, a fallar en el trabajo, a reprobar una materia, a la burla, a repetir un patrón familiar, y quizás el peor de todos, al qué dirán. Dejarnos llevar por el miedo le puede costar a fin de cuentas, bastante caro. Le privará de una mejor calidad de vida, de ejecutar grandes proyectos, de disfrutar hermosos momentos, o hasta de conocer a personas muy especiales. Aparte de todo, limitará la expansión de su capacidad mental.

Imagine a los grandes inventores si se hubieran dejado vencer por el miedo. El mundo sería muy distinto. Y tal vez Usted piense que esas personas son especiales o que tuvieron muy buena suerte. Pues permítame decirle que no, son personas iguales a Usted o a mí, con las mismas capacidades y debilidades. La diferencia es que ellos se han atrevido. Bien dicen que el éxito pertenece a los valientes.

Es interesante ver cómo conscientemente sabemos que ya hemos tomado la mayoría de las decisiones sobre lo que queremos llevar a cabo, y solo nos resta entrar en acción.

 A continuación, cito algunas recomendaciones que puede poner en práctica y con esto vencer ese miedo que lo ha venido limitando:

 

  1. Haga un plan escrito
  2. Compártalo con los seres queridos que gozan de su confianza
  3. Calcule y someta a evaluación el riesgo, antes de pasar a la ejecución
  4. Haga a un lado las excusas
  5. Déjese llevar por sus impulsos
  6. No preste atención a aquellos que traten de minimizar su esfuerzo
  7. Confíe en sí mismo
  8. No espere que los demás resuelvan sus problemas
  9. Estudie y aprenda lo necesario para seguir con su plan
  10. Hable con personas que hayan pasado por lo mismo y pídales consejo
  11. No abandone el intento tras la primer señal negativa o hecho desagradable
  12. Sea paciente
  13. Mida su progreso, analícelo y cambie lo que se requiera
  14. Motive a otros para que le acompañen en sus propias aventuras

 

No pierda de vista el hecho de que este camino traerá consigo la experiencia y nuevas enseñanzas. Recuerde además que las oportunidades llegan de pronto y generalmente una sola vez. Finalmente, no permita que la vida le pase por el frente sin al menos intentar eso que anhela. Sáquele provecho a sus talentos. Cuenta con mi apoyo.

 

 

 

 

Por: Oscar Monge A.

Email: mongeoscar@icloud.com

Twiter: @MongeOscar

El orden en el trabajo

961100_65484703

 

¿Se ha preguntado cuáles son los aspectos más importantes y de mayor valor dentro del desempeño laboral, sea como subordinado, jefe, gerente o director?

En mi opinión, el orden destaca como uno de los factores más reconocidos, que otorga mejor recompensa y que marca una singular diferencia, no solo porque hace a un lado la confusión y el disturbio, sino también porque permite un gran aprovechamiento de aquel recurso que como bien sabemos no se puede comprar ni siquiera con todo el dinero del mundo: el tiempo.

 El orden es sinónimo de seriedad e incide en casi todo lo que hacemos o que nos rodea, sin importar si somos empleados, auto empleados o emprendedores. Algunos ejemplos son: el lugar de trabajo, el archivo físico, la programación, los informes, y por supuesto, la computadora.

Quizá le haya sucedido que un superior le pide aquel documento al que tantas horas le dedicó el año anterior y que Usted guardó con sumo cuidado, pero que ahora su mente simplemente no logra recordar dónde lo colocó, y gracias al desorden en el que está inmerso, le es imposible hallarlo.

El tema del orden llega a tener tanta trascendencia que sin duda afecta cada cosa que hagamos, inclusive a nivel personal. Todo el conocimiento que haya adquirido, todo lo alcanzado a través del estudio y la experiencia, podría dejar de ser su ventaja tan pronto el orden no prime en la forma en que lleva a cabo sus actividades.

Resulta difícil concebir la conquista de objetivos, aquello que traza el rumbo de las empresas y de lo que tanto hablamos, sin una adecuada organización y planificación. El éxito de ambas reside principalmente en el orden, en saber lo que hay que hacer, cómo debe hacerse, en qué período y durante cuánto tiempo se requiere y finalmente, con qué cuento para ejecutarlo. Si la información correcta no se posee, o por el contrario tenemos la información completa sin los recursos necesarios, o contamos con esos recursos pero desconocemos el plazo, nos embarcaremos en un viaje sin escalas hacia el fracaso.

A continuación, me permito ofrecerle algunos consejos para implementar el orden en sus labores:

 

  1. Tome nota cuando le asignen una tarea. Indague sobre la meta a cumplir hasta que la entienda completamente. Preste atención especial a los detalles. Si Usted es jefe, asegúrese de que sus subordinados lo hagan.
  2. Verifique que cuenta con los datos, herramientas tecnológicas (hardware y software), tiempo, conocimiento técnico y voluntad para cumplir con los objetivos establecidos.
  3. No dude en tomarse el tiempo necesario para planear sus actividades y así trazar la ruta hacia el éxito. Recolecte sus ideas por escrito, luego sométalas a su propio filtro y deseche las que no le parezcan buenas. Utilice un planificador del tiempo, preferiblemente semanal.
  4. No permita que otros temas, aparatos, tareas o personas lo distraigan. Manténgase enfocado en el resultado a conseguir.
  5. Mida su progreso periódicamente e informe a los interesados en caso de que sea inferior a lo planeado.
  6. Consulte bibliografía sobre el tema en cuestión o entreviste a personas puedan brindarle ayuda.
  7. No trate de correr más de lo adecuado ni de saltarse las reglas, pague el precio justo y sea meticuloso.
  8. Limpie su lugar de trabajo, sea un escritorio, un taller o una bodega y deshágase de lo innecesario.
  9. Ocúpese de una cosa a la vez.
  10. Utilice nombres fáciles de recordar y de entender por cualquiera a la hora de nombrar carpetas y archivos en su computadora. Siga la misma lógica en el papel y coloque etiquetas claras que no corran el riesgo de desprenderse.
  11. Programe y lleve a cabo respaldos de información cada cierto tiempo.
  12. Los documentos físicos importantes deben guardarse en lugares seguros, de acceso restringido y lejos de la humedad.
  13. Coloque, siempre bajo un mismo formato, la fecha y un consecutivo en sus documentos.
  14. Solicite o prepare una agenda antes de las reuniones y prepárese correctamente.
  15. Revise su trabajo antes de someterlo a aprobación.

 

No hay excusas válidas para dejar de implementar el orden en el trabajo. Usted puede hacerlo y es su responsabilidad. Además, estoy seguro de que aumentará su productividad, le ayudará a disfrutar más de su jornada diaria y sentirá la hermosa satisfacción de decir: lo logré.

 

 

Por: Oscar Monge A.

Email: mongeoscar@icloud.com

Twiter: @MongeOscar