Amargarse la vida con ideas irracionales: Ejemplos reales

5621720708_3e3b9c45c1_z

Hace un tiempo asistí a un taller de autoestima organizado por la entidad en la que colaboraba como voluntaria. Uno de los días estuvimos hablando de las “ideas irracionales”.

 

Son esos pensamientos, conscientes o no, los que pueden llegar a convertir nuestra vida en un auténtico fracaso. Sí, he dicho conscientes o no. Porque la mayoría de pensamientos son completamente inconscientes. Están tan arraigados en nosotros que directamente ni los “oímos” en nuestra cabeza. Por eso muchas veces creemos que nuestros fracasos son fruto del azar, de las circunstancias o de otras personas, como dije al principio.

Como decía, uno de los días estuvimos analizando esas “ideas irracionales”. Al final de la sesión teníamos que comunicar al resto qué conclusiones sacábamos de la sesión, y la mía fue que la mayoría de las veces nos ahogamos en un vaso de agua. Situaciones que podrían ser tremendamente sencillas simplemente pensando sobre ellas de forma diferente, las transformamos en complicadísimas y muy dañinas para nosotros.

Uno de los asistentes al taller era Javier, un chico muy agradable que tenía un grave problema de “exceso de responsabilidad” por su familia. Su creencia irracional consistía en pensar que tenía la obligación de procurar que sus padres y su hermana estuvieran bien y no sufrieran por nada. Creía que si no estaba pendiente de ellos, les iba a pasar algo malo. Y claro, su familia acabó creyéndoselo también. La dependencia que se ha creado entre ellos a lo largo de los años estaba ahogando sobremanera a Javier. Necesitaría tomar distancia de su familia para dejar de padecer tanto, pero de momento era incapaz, porque una y otra vez, ese pensamiento recurrente de que debía estar por ellos no le abandonaba. Llegaba a sufrir tremendos dolores de estómago que le hacen vomitar y estar tirado en la cama durante varios días cuando alguien de su familia le hacía sentir culpable por algo que había dejado de hacer por ellos en un momento dado. Una sola creencia irracional le estaba paralizando y le estaba afectando en muchos otros aspectos de su vida, como la pareja o el trabajo, por ejemplo.

Otro caso era el de Erika. Encantadora mujer que vive con su madre, con su abuela y con su hija, que tiene parálisis cerebral. Erika fuera de su casa es una mujer de carácter alegre, segura de sí misma, optimista… Pero en cuanto entra por la puerta se vuelve arisca e insegura. Tiene grandes discusiones con su abuela, quien no parece comprender que Erika necesite tener un espacio para sí misma aparte de su familia. La abuela sabe cómo hacerla sentir culpable y que renuncie a hacer cosas fuera de casa para “no tener que oír el discurso de su abuela”. Y por tanto la abuela siempre se sale con la suya. sabe que Erika se dirá a sí misma que es mala si se va por ahí y deja a su hija “sola”, cuando en realidad la niña puede estar perfectamente sin su madre un rato, teniendo en cuenta que en la casa también están las otras dos mujeres. ¿Qué pasaría si Erika dejara de escuchar a su abuela y se fuera al gimnasio todas las tardes, o saliera un rato el sábado por la noche con sus amigas? Ella sabe que no pasaría absolutamente nada malo con su hija, y así nos lo comunicó en el grupo. Pero le afecta tanto el sentimiento de culpabilidad por lo que se dice a sí misma a causa de su abuela que no sale nunca. Y eso la hace sentirse a disgusto cuando llega a casa.

Cambiar el chip y empezar a pensar de forma racional frente a las situaciones difíciles, es bastante complicado cuando llevas años y años pensando de forma irracional. Pero no es imposible. Lo primero que hay que hacer es comenzar por probar a “hacer como si” ya pensáramos de forma diferente e imaginarnos qué es lo que podría pasar. ¿Qué es lo peor que me podría pasar o que les podría pasar a los demás si hiciera esto de esta forma en lugar de esta otra? Las respuestas pueden sorprendernos enormemente. Luego se trata de empezar a hacer cosas diferentes poco a poco. Erika o Javier no se van a atrever a actuar de forma radical de un día para otro. No están preparados y acabarían sintiéndose mal de nuevo. Pero planteándose como objetivo pequeños cambios, al final se habrá dado por sí solo el “gran cambio”. El definitivo que les haga sentir por fin, bien consigo mismos y por tanto exitosos frente a la situación.

Una persona exitosa es la que se dice a sí misma cosas que la alientan a cada momento para lograr sus objetivos, y no permite que nada ni nadie le paralice. Y no por eso es egoísta o “mala gente”.

Mi primera recomendación es que comiences a hacer conscientes todas aquellas ideas irracionales que te hacen actuar  de una forma que no te beneficia y te hace sentir mal. Verbalízalas poniéndolas por escrito. Y a continuación hazte la pregunta: ¿Qué pasaría si actuara de forma diferente?

Yo misma he tenido que vencer mis propias ideas irracionales antes de publicar este post. Me he dicho mil veces que mejor retrasar la publicación de lo que escribía. Hasta que no estuviese “perfecto” mejor no enseñárselo a nadie, porque “van a pensar que digo tonterías”, o que “lo que digo ya lo ha dicho mucha gente antes que yo y se van a aburrir”. Hasta que he puesto en práctica lo de cambiar el chip. Me he preguntado a mí misma qué es lo peor que puede pasar si no gusta lo que escribo. Y me he respondido que al menos seré consciente de ello y seguro que algún aprendizaje saco de las críticas que reciba. Mejor fracasar e ir aprendiendo de los errores que cometa, que ni siquiera intentarlo. Así que aquí estoy.

Me encantaría que me contaras el resultado del ejercicio que te he planteado antes. Además de servirte a ti, puede servir para que otras personas se animen a realizarlo y cambie un poquito sus vidas a mejor. 

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Busca dentro de ti

2999420820_ac65c48b7b_z

Tendemos a buscar la solución a nuestros problemas fuera, pero muchas veces la respuesta la tenemos en nosotros mismos.

Nos ocurre en nuestra actividad profesional, no vemos salida y pensamos que  tendremos que acudir a alguien externo para que nos eche un cable.

Es ese momento en el que te planteas la posibilidad de una cita con el psicólogo, de apuntarte a ese curso de yoga del que tan bien te hablaron o de tener esa cita pendiente con un amigo de confianza para contarle tus penas delante de una cerveza.

Pero piensa que antes de nada deberías analizar qué estás haciendo, cómo lo estás haciendo y qué resultados estás obteniendo. Seguro que las dificultades profesionales son muchas, se presentan a diario, y se te echan encima en cuanto llegas al trabajo. Y qué decir de los resultados, en estos tiempos de crisis “no nos luce el pelo a casi nadie”, por más ganas y tiempo que le dediquemos al tema. Hay momentos en que lo vemos todo negro, nos sentimos rodeados de carteles con un solo mensaje: “NO HAY SALIDA”.

Por supuesto que los obstáculos te los vas a encontrar, aunque no los busques. Por eso es importante que encuentres el momento de parar un momento y reflexionar sobre algunas cuestiones básicas sobre tu trabajo diario:

  • ¿tienes claro a dónde te diriges y qué debes hacer para alcanzar esos objetivos?
  • ¿estás convencido de que estás haciendo lo que debes?
  • ¿estás poniendo toda tu inteligencia, conocimiento y esfuerzo en conseguir las metas que te has marcado?

Si has contestado afirmativamente a estas 3 preguntas “regenera” tu ilusión, “carga las pilas” de ánimo y siente plenamente la satisfacción por tu trabajo bien hecho, por tu nivel de responsabilidad y por tu implicación al máximo en todo lo que hagas.

Te sentirás mejor, te sentirás más a gusto contigo mismo y con el trabajo que realizas, y a la larga, obtendrás mejores resultados en conseguir los objetivos  que te plantees.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Hábitos para crecer: No desistás a menos que consigás algo

Red Sun Light Hand Summer Finger Sea Sunset

Por: Fabrizzio Ponce

Aunque en este momento de mi vida no lo practico con la regularidad que quisiera, lo cierto es que el triatlón es un deporte que me fascina. Y de paso, ilustra muy bien este nuevo hábito que debemos adquirir para seguir nuestro crecimiento.

Probablemente lo sepás mejor que yo: es un evento donde se practican tres deportes para completar la carrera. Algunos eventos también lo hacen en relevos por segmentos, pero de igual forma, para ese equipo de dos o tres personas la meta es terminar cada carrera.

Muchísimas personas son estupendas para iniciar proyectos. Algunos de nosotros podriamos incluirnos en ello. Tienen la idea, la sueñan, la perfeccionan, la ponen por escrito, la inician… y luego el proyecto queda en el camino. Pueden existir mil y una razones para que suceda, sin embargo, suelen ser tan solo justificaciones. Y al final del día el resultado será el mismo: un proyecto más inacabado.

De mi experiencia propia en el triatlón, entrar al agua para el segmento de la natación significa ‘haga todo lo posible para salir del agua y no quedarse muy atrás’ (¡en especial si es en el mar!). El segmento de bicicleta se traduce en ‘apúrese para que alcance al grueso del grupo que compite’. Y el tercero, el de atletismo –que es mi fuerte, significa tan solo ‘ahora sí, ¡póngale!’.

Cada segmento, cada etapa del camino, cada movimiento tiene una finalidad: conseguir algo. Nótese que digo ‘algo’. No quiere decir que lo vayamos a conseguir todo de una sola vez (no siempre se logra), pero tampoco quiere decir que nos rindamos en el camino y nos vayamos con las manos vacías. Algo hay que hacer, algo hay que lograr, algo hay que cumplir. En el camino del crecimiento personal no se vale salir de la misma forma que entramos. Algo tenemos que conseguir.

La recompensa no solo será ese ‘algo’ que obtengamos. Probablemente tendremos que incomodarnos. Habrá que esforzarse. Quizá realicemos algunos sacrificios para lograrlo. Pero también tenemos la oportunidad de aprender algo y además, nos daremos cuenta de que somos capaces de lograr algo más allá de lo que nos creíamos capaces. Y eso, para mí, es el aprendizaje más valioso.

Termino con una frase de esas que pululan por el internet: “No te digo que vaya a ser fácil, pero si que valdrá la pena”.

¡A ponerle!

Fabrizzio Ponce

Email: fabrizzioponce@lanuevarutadelempleo.com

Web: www.fabrizzioponce.com

Facebook: Fabrizzio Ponce – Liderazgo y Desarrollo Personal

Twitter: @fabrizzioponce

Motivación rutera – “De Música Ligera”

Por: Dany Murillo

“De Música Ligera” es una canción de la mítica banda de rock argentino “Soda Stereo”, extraída como el segundo sencillo de su quinto álbum llamado “Canción Animal” de 1990.

Escrita por Gustavo Cerati, pero con la participación musical de los tres miembros del grupo, fue grabada en una sola toma en un estudio en Miami.

Es uno de los temas más instantáneos que hice con Soda Stereo“, afirmó Cerati.

La letra es corta, encriptada y ambigua, llena de expresiones bellas y complejas, como el desencuentro de dos seres que están en mundos opuestos: sueño y vigilia, inconsciencia y lucidez, de acercamiento y lejanía, de deseo y repulsión.

Si nos quedáramos con este análisis, seguramente pensaríamos que Cerati habla de una relación con una mujer, sin embargo, la letra es mucho más profunda.

El término “música ligera” fue ideado por el filósofo judío alemán de principios del siglo XX “Theodor Adorno”, haciendo referencia a la música que es producto de la industria, o sea a la música comercial. Entonces Gustavo a lo que se refiere es a la relación del oyente con ese tipo de música.

El concepto tuvo su origen cuando Cerati encontró una colección de discos llamados “Clásicos ligeros de todos los tiempos” que estaba en un estante de la casa de sus padres. La idea de “clásicos ligeros” y “música ligera” se le quedó grabada desde chico. Luego se acordó de eso y empezó a escribir sobre lo que significaba un poco la idea del pop: “Por un lado, no te puedes zafar de ello y siempre está bueno escuchar una canción así, donde no tenés ni qué pensar, porque simplemente está y te arrasa. Pero por otro lado, no es que te quede tanto, sino que es sólo un momento en la vida“, dijo en una entrevista el cantante.

Musicalmente esta pieza suena similar a varias canciones del rock europeo y norteamericano, pero tiene un cierto parecido a la canción “Michelle” del grupo holandés “Clan of Xymox”.

El baterista Charly Alberti mencionó en una entrevista: “De música ligera es una de las canciones más emblemáticas e importantes de Soda. Surgió en un momento en el que nosotros estábamos como a la vanguardia. Cuando grabamos este álbum no existía la música alternativa. Estábamos haciendo algo nuevo, se podría decir que no sólo a nivel nacional, sino que también competíamos con la música de afuera. Antes de ese disco, la música de Soda era otra cosa. Apareció «Canción Animal» con ese sonido de guitarras, y fue un antes y un después”. 

Este tema pasó a la historia del rock latino como una canción emblemática y casi un himno continental. Fue de gran éxito en toda Latinoamérica y España, y ganó un disco de oro en México.

La música es arte y es expresión, y aunque sea “ligera” transmite una energía y un sentimiento. Llenemos nuestra vida de música, dejemos volar nuestra imaginación y atrevámonos a soñar. 

VIDEO ORIGINAL CON VERSIÓN DE ESTUDIO:

https://www.youtube.com/watch?v=T_FkEw27XJ0

hqdefault

Foto: Youtube.com

Dany Murillo
Email: dr.danilomurillo@hotmail.com

Optimizando fracasos

optimizando_fracasos

Sergio Ayala Climent, 30 años, nacido en Castellón. Si tengo que calificar mi vida hasta los 30 años no puedo dejar de pensar en solo un adjetivo. Fracaso constante.  

Aproximadamente 4 relaciones serias, todas ellas fracasadas. 4 cambios de trabajo con sentimiento absoluto de fracaso, 3 empresas montadas con rotundos fracasos, ruina absoluta en 2 ocasiones y muchísimo dinero invertido y perdido. Toda una calamidad.

Cuando todas estas circunstancias se dan juntas en una edad en la que debes estar comiéndote el mundo, y en la que ves cómo la gente de tu alrededor consiguen buenos puestos de trabajo, entablan relaciones sólidas y ves que todo les va muy bien, en ese momento empiezas a odiar todo ese tipo de frases como:

Solo una cosa hace imposible un sueño: el miedo al fracaso”, “el truco no está en siempre vencer, sino en nunca rendirse”, “no se sale adelante celebrando éxitos, sino superando fracasos”, “no tengas miedo a fracasar, ten miedo a no intentarlo”, “el fracaso es la oportunidad de empezar de nuevo con más inteligencia”, “si quieres tener más éxito, duplica tu porcentaje de fracasos”… y un montón de frases más de ese tipo.

Pues qué queréis que os diga… que me tocaban las narices, la verdad. Me he esforzado en cada puesto de trabajo, en cada relación y en cada empresa que he montado, y he seguido fracasando. “no te arrepientas de las cosas que has intentado”, pues me he arrepentido, y mucho, de muchas cosas, sobre todo de muchas cosas que he hecho mal y que no volvería a hacer, y de muchas cosas que he intentado y no volvería a intentar.

Pero hay una gran verdad en todo esto, la única verdad que me creo, y es que el tiempo pasa, siempre pasa, y que el tiempo te da experiencia y sabiduría, y esa es la única verdad que quiero compartir.

Soy una persona optimista por naturaleza y no quiero que este artículo quede como algo gris, oscuro, decadente y desesperanzado, todo lo contrario.

Pasados los años he aprendido a relativizarlo todo, y he comprendido que, sin duda, todas esas frases que tanto me cabreaban, resulta que eran todas verdad, y no las quería ni oír. Pero para darme cuenta de todo eso, la única cosa que ha tenido que ocurrir es que ha tenido que pasar el tiempo, he tenido experiencias y he adquirido sabiduría, así de fácil. Y ahora creo, creo sobre todas las cosas, en que debemos optimizar todos nuestros fracasos, sacarles el mayor de los rendimientos, saborearlos pensando que, no ahora que estoy jodido, pero sí dentro de un tiempo, este fracaso me va a ser útil de una manera u otra. Aunque ahora mismo lo vea todo negro, quiera abandonar, quiera dejarlo todo, … date tiempo, sólo date tiempo.

Y sobre todo muévete en terrenos de motivación intrínseca y piensa que cosas te hacen feliz y que no dependan de los demás: salir a correr, oir un disco de Los Flechazos, tomarme una cerveza con un buen colega, el que sea, nadar en pelotas, ir al cine (vestido, claro) o comer jamón… da igual. Pero se feliz paralelamente al fracaso, y cuando lo seas, podrás sentarte delante de tu fracaso, analizarlo y evaluarlo para sacar conclusiones que te harán, en el tiempo, mucho más sabio.

Un emprendedor no puede pensar que no va a fracasar, eso lo tiene que tener asumido, y si eso ocurre utilizará su experiencia en un siguiente proyecto. Una persona que busca trabajo, una persona que comienza una nueva relación o un estudiante que empieza su carrera universitaria… enfrentaos al fracaso con inteligencia, y si no podéis, pensar en que pase el tiempo y hacerlo con un poco de distancia.

No soy nadie para dar consejos, la verdad, pero si soy alguien con mucho fracaso a mis espaldas, y puedo decir que podría dar conferencias sobre eso… Ostras! No lo había pensado! ¿ves? , se me acaba de abrir otra puerta … ¿y por qué no?

Sergio Ayala Climent, 41 años. Gerente de la empresa SAC SERVICIOS (15 trabajadores), formador y motivador de equipos comerciales. Conferenciante y autor del libro Vendo Todo Lo Que Quiero. Casado desde hace 10 años con Clara y padre de la preciosa Bruna de 1 año. Campeón del mundo de Ajoaecite a mano. Conozco el fracaso y lo he optimizado. ¿qué vas a hacer tú?

P.D. El otro día me dijeron una frase que me ha hecho pensar mucho “mientras tu lloras yo te vendo Kleenex” … y no hago más que darle vueltas…

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Motivación Rutera – “Linger”

Por: Dany Murillo

“Linger” (Que siga así) es una canción de la banda irlandesa “Cranberries”, de su álbum debut “Everybody else is doing it, so why can’t we”, de 1994.

El guitarrista Noel Hogan escribió la música de esta pieza antes de que la cantante Dolores O’Riordan se uniera al grupo. Originalmente, tenía una letra escrita por el primer cantante Niall Quinn.

Cuando O’Riordan hizo una audición para ingresar a la banda, tuvo algunas ideas para la canción, y después de que fue contratada, escribió su propio conjunto de letras, y le brindó al tema un sonido emocional y femenino.

Teníamos una cinta con la música meses antes de que ella (Dolores) apareciera. Cuando llegó, le presentamos la música un domingo y al martes siguiente regresó con la canción aderezada con cuerdas y gran parte de la letra, una versión increíble”, contó el baterista Fergal Lawler.

La letra tiene relación con el primer amor de Dolores: un soldado que la rechazó. “Sólo lo besé un par de veces, pero el tema no tiene tanto que ver con él, sino conmigo y con el modo en que yo manejé el enamoramiento”, dijo la vocalista.

En una entrevista también ella la describió como “una canción de amor”, y en la lírica refiere ser maltratada por él al verlo con otra chica, pero ser incapaz de liberarse aunque su relación se desmoronaba.

Dentro de los elementos musicales destaca una introducción que inicia con guitarra y va agregando instrumentos, y a la inversa al final de la canción. También la presencia de una segunda voz femenina, y aquellas frases que se consideran importantes dentro de la letra se enfatizan mediante una técnica de grabación conocida como “overdubbing”, que consiste en grabar lo mismo varias veces sobre sí con un pequeño desfase de tiempo, para dar un efecto de multiplicidad.

Este tema, opuesto al sonido grunge y rap de la época, ocupó el lugar #8 en Billboard, #3 en Irlanda, #4 en Canadá y #14 en el Reino Unido, y aparece en la película “Click” del 2006, protagonizada por Adam Sandler.

En ocasiones insistimos en estar con la persona equivocada, dejando que nuestra mente se nuble por nuestros sentimientos y nuestros deseos. El tiempo al final nos va a enseñar que las cosas siempre caen por su propio peso, así que lo más prudente es no esperar para tomar las buenas decisiones que debemos tomar. 

VIDEO ORIGINAL DE LOS CRAMBERRIES:

https://www.youtube.com/watch?v=G6Kspj3OO0s

maxresdefault

Foto: doovi.com

Dany Murillo
Email: dr.danilomurillo@hotmail.com

Motivación rutera – “I Am the Highway”

Por: Dany Murillo

“I Am the Highway” (Soy la carretera) es una canción del supergrupo de rock norteamericano “Audioslave”, lanzada en el 2004 como el quinto sencillo extraído de su álbum debut homónimo del 2002.

Los 4 miembros de esta banda (Chris Cornell y 3 ex-integrantes de “Range Against The Machine”) compusieron esta potente y triste balada rock.

La letra habla del orgullo, de la reafirmación personal y, básicamente, de dejar claro a alguien de que ya no forma parte de su vida.

Es una canción que trata de una relación en que las dos personas buscan cosas distintas, resultando en el dolor y la desilusión que plasma Chris en la letra.

Los versos en el estribillo refieren al haber sacrificado tanto para terminar en algo superficial, en lugar de la profundidad deseada. También podrían interpretarse como: “soy mucho más de lo que tú creías, más grande de lo que pudiste apreciar“.

Este tema es el fiel reflejo de la decadencia personal que sufría Chris Cornell en ese momento de su vida, pues en la época de Audioslave él había roto con el grupo con el que había alcanzado su máxima realización personal y profesional (Soundgarden), acababa de atravesar por un divorcio, y estaba sumido en el alcoholismo y su adicción a la cocaína.

Musicalmente es una pieza sencilla, pero contiene uno de los mejores solos de guitarra de Tom Morello.

Alcanzó el #66 en el Hot 100 de Billboard, el #2 en el Mainstream Rock Tracks y el #3 en la lista de Modern Rock Tracks.

No hay ningún video musical oficial creado para este tema, pero la banda  utilizó imágenes del DVD “Live in Cuba” para promocionarlo.

El cantante Chris Cornell falleció el pasado miércoles a los 52 años, quitándose la vida, a pesar de ser considerado uno de los mayores exponentes de la música grunge.

Desconocemos las turbulencias de cada persona y las circunstancias en su vida, así que antes de juzgar a alguien lo primero que debiéramos hacer es prestarle oídos y respetar sus diferencias.  

VIDEO CON VERSIÓN DE ESTUDIO CON SUBTÍTULOS EN ESPAÑOL:

https://www.youtube.com/watch?v=qM–w5vm9Js

hqdefault

Foto: Youtube.com

Dany Murillo
Email: dr.danilomurillo@hotmail.com

Échame una mano

help-1300942_960_720

Vivimos en una época en la que las cosas no son demasiado sencillas. Cada día, cuando ponemos la televisión, hay pocas noticias que no hagan referencia a los tiempos en los que nos encontramos.

Manifestaciones, gente en masa que lucha por sus derechos. Otros que narran sus épocas de bonanza en las que tenían un pequeño negocio y tenían contratados a trabajadores, y ahora, ya no les queda ni una pizca de lo que fue  ese pasado. Salvo el banco, que puntual, como un reloj de cuco, nunca olvida su carta mensual donde le recuerdan aquello que deben pagar.

Hay demasiada gente yendo a los comedores sociales, demasiada gente yendo a los banco de alimentos, demasiados niños comiendo en los comedores escolares a falta de comida en casa…demasiada. 

Pero me surge una pregunta. En época de crisis, ¿hay un aumento de la solidaridad? Quizá haya un aumento de la solidaridad destinada a la sociedad española, pero sin embargo, disminuye aquella que va destinada a proyectos que se llevan a cabo en el exterior. Puede que seamos consecuentes con nuestra realidad. Porque hay una realidad que nos rodea día a día, y eso a lo mejor nos duele más. Quizá nos duele porque el que no tiene para comprar los libros del colegio es el compañero de tu hijo. Porque, puede ser, que aquel que hace cola para que le den una bolsa de comida en el banco de alimentos, sea tu vecino del quinto. 

Seguro que el dolor, cuanto más cerca, más duele, más dentro nos llega. Además la empatía también juega un papel importante. Cuando vemos a gente como nosotros en situaciones extremas, la pregunta que retumba en nuestra conciencia es, ¿y si me tocase a mí? Sí, eso es lo que pensamos: que gente como nosotros se encuentra en una situación complicada. Es como si le hubiese tocado el premio gordo de la lotería sin haber comprado ningún número. Y eso da miedo, aterra. Aterra porque son gente como tú, como yo. Gente que luchaba por salir adelante y que se quedó a medio camino sin haber hecho nada para que las cosas se torcieran hasta el punto en el que les está tocando vivir. Cada uno ayuda como puede o como sabe. No significa que para ser solidario se tenga que donar dinero. Hay muchas otras maneras de hacerlo y no hace falta desembolsar un sólo céntimo.

Si eres afortunado económicamente y puedes hacer un pequeño o gran desembolso, es un acto positivo por tu parte. Pero no todos podemos hacerlo, así que también podemos cooperar de otras formas.

Si eres un profesional al que no le importa ofrecer sus servicios de manera desinteresada, pues ¡adelante! Si eres médico, psicólogo, traductor, dentista, pedagogo, enfermero, por nombrar algunas profesiones, seguro que tus servicios serán útiles en alguna asociación. No todo el mundo puede pagar estos servicios, pero si hay muchos que los necesitan. Sería una buena manera de solidarizarte con quien te pueda necesitar.

Pero no siempre uno es un profesional de carrera para ejercer allí donde sea necesario. Puedes ser un gran profesional de cualquier otra cosa. Hay veces que hay que cuidar un par de horas a unos niños porque su familia no tiene con quien dejarlos. Otras ocasiones, a lo mejor hay que sacar a pasear a un anciano que pasa la mañana solo porque su familia trabaja y no puede hacerse cargo de él.

Otras veces, simplemente hay que estar ordenando los productos que están llegando al banco de alimentos para que así haya una mayor organización, o arreglar una cañería en un centro de acogida, o en casa de una familia que no puede pagar los servicios de un fontanero.

Todos somos útiles. Cada uno de nosotros puede aportar su grano de arena y crear una gran fuerza que nadie puede derribar. La solidaridad mueve corazones y gracias a ella muchas personas salen adelante. Tanto las que la reciben, como las que la ofrecen, puesto que todos necesitamos de ella de una u otra manera. Nos hace pensar, y le damos mayor valor a las personas. Vemos que somos capaces de comprometernos y de sentirnos más cercanos con aquel al que ayudamos. Es como si el cerco entre las personas se estrechase.

Pero una cosa hay que tener clara, la solidaridad nace de dentro, no se puede exigir ni pedir, se es solidario porque se es consciente de que siendo así, las cosas pueden ser diferentes de cómo son y que nosotros podemos formar parte del cambio.

¿Te animas?

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

¿Qué significa realmente estar motivado?

16241388115_fec39f427a_b

Siempre hemos leído y oído la importancia de conseguir una buena motivación en el ámbito empresarial y profesional. Pero…¿qué entendemos por “estar motivado”?

Puede que encontremos una respuesta diferente en cada persona a la que preguntemos: para unos estar motivado será sentirse realizado con lo que hace, para otros estar feliz con su trabajo, otros opinarán que una persona está motivada en su puesto cuando tiene claro qué es lo que tiene que hacer y cómo hacerlo….

Para ser exactos, deberíamos definir la motivación como todo aquello que nos permite conseguir que alguien haga algo que necesitamos que haga, y que lo haga bien.

Tendremos que hablar por tanto de premios y de castigos. Pero también deberemos mencionar la actitud ante el trabajo, la satisfacción con la labor desempeñada y el reconocimiento al trabajo bien hecho.

Un buen líder sabe motivar, y con ello alcanza los objetivos marcados a través de sus colaboradores.

  1. ¿Por qué es tan importante motivar?

Siempre se ha hecho hincapié en la importancia del equipo como pilar fundamental de la empresa. Pero para conseguir sus objetivos un equipo debe tener claros cuáles son sus objetivos y qué debe hacer para alcanzarlos. Y ahí aparece la motivación.

Un buen jefe debe “hacer hacer”, es decir, conseguir que sus colaboradores trabajen en la dirección correcta y desarrollen al máximo sus capacidades.

Una buena motivación potenciará las aptitudes de cada uno de los miembros del equipo, consolidará los objetivos marcados y reforzará la unidad del grupo ante los problemas y adversidades que seguro se presentarán a lo largo del camino a la meta.

Con una buena motivación conseguiremos que nuestros colaboradores quieran alcanzar la meta común, y que trabajen en la dirección adecuada para lograrlo.

Dicho más claramente, conseguir que “quieran” lo que la empresa necesita, y orientar todo su potencial personal y profesional al logro de ese objetivo.

  1. Errores más frecuentes.

Son muchas las causas que a menudo impiden conseguir una adecuada motivación de nuestro equipo. Por desgracia no basta con nombrarla, la motivación debe convertirse en la empresa en un objetivo prioritario que deberá trabajarse a diario.

Estos son algunos de los motivos de fracaso que pueden impedir alcanzarla:

  • Desconocimiento sobre cómo tratar a nuestros colaboradores.
  • No fijación de objetivos claros y alcanzables.
  • No identificación de las potencialidades de cada colaborador.
  • No reconocimiento de los logros alcanzados.
  • No cumplimiento de los compromisos adoptados.
  • Egocentrismo del jefe frente a sus colaboradores: el “yo” antes que el “nosotros”.

En definitiva, si queremos que una persona esté motivada y dé el 105% de su esfuerzo y capacidades para alcanzar sus objetivos, estamos obligados a hacerle sentir “importante” en su puesto, reconocer sus méritos, desarrollar sus potencialidades y ayudarle a mejorar allá donde identifiquemos sus puntos débiles.

  1. ¿Cómo puedo mejorar la motivación de mis colaboradores?

La mayor parte de las motivaciones son de tipo emocional: la gente valora en su puesto quién le dirige y con quién trabaja.

Está claro que el primer factor de motivación debe ser “el jefe”, pero ….¡también puede serlo de desmotivación!

¿Y qué decir del dinero? Un profesional puede elegir una oferta frente a otra por un mejor salario, pero es más raro que deje un trabajo por dinero. Más frecuente será que abandone por no sentirse valorado, por no identificarse con los objetivos del equipo en el que trabaja o porque sienta que no se han cumplido los compromisos que la empresa había asumido frente a él.

Los factores que ayudarán a un Jefe a conseguir la motivación máxima de sus colaboradores son muchos, he aquí los más relevantes:

  • Dar ejemplo a su equipo: el líder debe ser el primero en implicarse en los objetivos marcados.
  • Marcar objetivos claros y no cambiarlos a nuestra voluntad.
  • Reuniones de seguimiento periódicas.
  • Facilitar información clara a nuestro equipo sobre los resultados de las acciones realizadas.
  • Potenciar la formación de cada colaborador para mejorar sus potencialidades.
  • Reconocimiento de los logros alcanzados: sentirse útil por lo que haces.
  • Sentimiento de pertenencia al grupo: todos somos importantes para llegar a la meta, cada uno con su labor.
  • Información sobre el desempeño de sus tareas: a la gente le gusta saber cómo va, si lo está haciendo bien o no.
  • Potenciar la creatividad y la innovación.
  • Cumplimiento de los compromisos acordados.

Con dinero podremos comprar el tiempo de nuestros colaboradores, pero no su voluntad, ni su ilusión, ni su compromiso. Para todo esto hace falta motivarlos: las “ganas” y las “emociones” de la gente no suelen estar a la venta, hay que ganárselas cada día.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Motivación rutera – “You’re only lonely”

Por: Dany Murillo

“You’re only lonely” (Solo estás sola) es una canción de cantautor estadounidense John David Souther (conocido artísticamente como J.D. Souther), de su tercer álbum del mismo nombre, lanzado en 1979.

En este tema participaron entre otros músicos: Jackson Browne, David Sanborn y tres de los integrantes del grupo los Eagles: Don Henley, Glenn Frey y Don Felder.

Souther fue novio en los 70’s de la cantante Linda Ronstadt, a quien al parecer le dedicó esta canción.

Es un rock melódico con influencias del country que nos habla de la soledad, pero desde el punto de vista de quien espera preparado para consolar a alguien querido, para rescatarlo de esas noches que le torturan, de la vergüenza de sentirse solo, de su propia soledad.

Fue su único hit en el Top 10, llegando a ocupar la casilla #7 en Billboard y #1 en la lista de Adulto Contemporáneo, y fue #18 en Canadá.

Souther era admirador del cantante Roy Orbison, por lo que esta pieza tiene gran influencia y parecido con la canción “Only the lonely” de este artista.

A veces esperamos que alguien de quien nos hemos separado se desespere y regrese con nosotros cuando se sienta solo, sin querer admitir que ya todo ha terminado y que probablemente desee seguir otro camino. 

VIDEO DE J. D. SOUTHER: https://www.youtube.com/watch?v=Gcg66aVLLmw

hqdefault

Foto: Youtube.com

Dany Murillo
Email: dr.danilomurillo@hotmail.com