¿El fracaso es un proceso de aprendizaje?

images

Hace día me escribieron para sugerirme un tema  o que respondiera esta pregunta ¿El fracaso es un proceso de  aprendizaje?, por  lo tanto intentaré responderla.

El fracaso proviene del verbo fracasar. Éste, a su vez, hace referencia a la frustración  (cuando se malogra una pretensión o un proyecto) y al resultado adverso  en un negocio. En concreto se considera que dicho término emana del vocablo italiano fracassare que puede traducirse como “estrellarse” o “romperse”.

Un fracaso es, por lo tanto, un suceso lastimoso, inopinado y funesto, según describe el diccionario de la Real Academia Española (RAE). Por otra parte, el concepto permite nombrar a la caída o ruina de algo con estrépito y rompimiento.

Actualmente en la sociedad actual, el estimulo permanente de la competitividad genera que el fracaso sea visto como un estigma. Los “ganadores” son encumbrados e idolatrados, mientras que los “perdedores” son mal vistos y obligados a pagar por sus fracasos. Hay sociedades que desde niños se le enseña que deben ser los mejores, para obtener el ingreso en un determinado colegio, ya que esto, le permitirá tener en el futuro un buen puesto de trabajo y reconocimiento, el hecho que fracase no es contemplado, porque será una tragedia familiar.

Pareciera que la sociedad no está acostumbrada o preparada a no llegar a la meta, en el primer intento, sin embargo, cometer errores o fracasar deber ser visto como un acontecimiento normal en el ser humano, ya que esto te permitirá aprender y mejorar las estrategias para obtener  lo deseado, tales como: crear una empresa, ingresar en puesto de trabajo, realizar una presentación con éxitos. etc.

Según Charles Dickens, cada fracaso nos enseña algo que necesitamos aprender, por lo tanto, el fracaso o las metas no cumplidas deben ser vista como grandes oportunidades para aprender y mejorar las estrategias, para lograr las metas ante no logradas.

El fracaso tiene la virtud de hacer templar el espíritu. De enseñar a volverse a poner de pie e insistir. A aprender a encontrar otras maneras de avanzar.  Y comprender que lo más importante no sería lograrlo sino moverse en la dirección correcta. Uno nunca podría elegir las cosas que le pasarían en la vida, pero siempre podría elegir la actitud frente a ellas.

Por otro lado, se trata en definitiva de analizar cada error, obtener conclusiones y modificar la estrategia en base a ellas. Este aprendizaje se fundamenta en la experiencia propia y en él se acepta el fracaso como algo inevitable, facilitando el desarrollo de habilidades que permiten adaptarse a los problemas que surgen a diario y ayudando a superar la parálisis que genera tanto perfeccionismo.

Por lo tanto, el fracaso es algo inevitable, pero si puedes elegir la actitud que debes tener ante ella, lo recomendable es verla como una gran oportunidad de aprendizaje y seguir en la misma dirección afinando cada día las estrategias, para lograr la meta planteada.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Redes sociales como herramienta de aprendizaje en ambientes virtuales

Por: Verny Wilson14380476210_4a66ee14a2_b

De los años ochenta hacia atrás, nadie se imaginaba otra forma de aprendizaje más útil y popular que los trasmitidos en los textos de papel, como libros, enciclopedias, revistas, etc. Pero hoy el mundo ha cambiado y seguirá evolucionando, y ya podemos destacar la importancia del uso de las redes sociales para favorecer el aprendizaje y la construcción de conocimiento, así como la tecnología está revolucionando las metodologías de enseñanza-aprendizaje.

En las organizaciones se está fortaleciendo el e-learning en los procesos de formación, dando importancia a los modelos educativos para el desarrollo de competencias de los futuros profesionales con un enfoque integral y emprendedor, formar competencias básicas y transversales, como: habilidad comunicativa, espíritu emprendedor, humanismo, investigativo y tecnológico.

El desarrollo de las competencias se debe hacer de forma integral, buscando desarrollar habilidades de aprendizaje autónomo, autoconcepto, autorregulación, autogestión. Como podemos ver, la tendencia es que individuo debe buscar por si solo su desarrollo, al haber tanta información en la web, cada persona debe aprender a buscar y encontrar lo que es útil y valido entre tanta información.

La competencia comunicativa se refiere al lenguaje requerido para intercambiar, negociar, compartir ideas, pensamientos y sentimientos; además se puede indicar como la capacidad de expresar, interpretar, escuchar y producir información y conocimiento al contacto con el entorno.

El reto de las áreas de capacitación de las organizaciones es analizar cómo lograr incorporar exitosamente en la vida educativa el aporte de las redes sociales, para generar un espacio colaborativo y participativo de construcción del conocimiento, a través de entornos personales de aprendizaje y sistemas de gestión de aprendizaje.

Se requiere adaptar las metodologías de aprendizaje a medios tecnológicos, permitiendo al estudiante trabajar, interactuar y crear, lo cual tendrá repercuciones positivas para su carrera profesional y laboral.

Otro elemento que hay que desarrollar de forma simultánea son las competencias de los profesores y tutores, para garantizar que establezcan metodologías basadas en tecnología, y sean capaces de interactuar y comunicarse efectivamente con los estudiantes, logrando un proceso de transferencia de conocimientos y uso efectivo de las competencias.

Con la globalización y el avance tecnológico, se dice que las personas se unen, porque las distancias se hacen más cortas, podemos hablar con una persona que este al otro lado del mundo en cualquier momento, pero también se ha demostrado que este avance tecnológico tiene un efecto que nos aleja de las personas que tenemos cerca. Por este motivo es necesario tener cautela en cuanto a la implementación de e-learning y otros procesos de aprendizaje donde se requiere el uso de ambientes virtuales, en las aulas de las universidades, los hogares y empresas, ya que por desarrollar algunas competencias podemos descuidar características esenciales del ser humano.

Como en todo en la vida, se requiere un balance, es necesario desarrollar habilidades, conocimientos y actitudes que permitan competir en un ambiente profesional, sin dejar de lado las relaciones humanas.

Las organizaciones deben tener la capacidad para desarrollar metodologías de aprendizaje donde el colaborador pueda ser protagonista del aprendizaje y de su estrategia de estudio, permitiéndole llegar a un ambiente profesional donde pueda demostrar o aplicar las competencias desarrolladas en el ambiente laboral, logrando ser apto de trabajar basado en objetivos, con baja supervisión e independencia.

Verny Wilson

Email: verny.wilson@gmail.com

LinkedIn: Verny Wilson

Tu potencial, el tesoro más preciado

treasure-chest-619762_640

Por: César Taborda A.

En muchas ocasiones llegan a nosotros preguntas que nos llevan a autoevaluarnos y definirnos como personas, en lo personal, emocional, profesional, relacional e intelectual, todos estos aspectos, ampliamente interrelacionados entre sí, para conformar diversos pensamientos y comportamientos humanos, pero, de acuerdo a lo anterior, surgen interrogantes constantes como ¿Qué es lo que más quiero en la vida?, ¿Qué metas me gustaría alcanzar?, ¿Qué significado tiene para mí la palabra éxito? Y ¿Cómo lograr ese éxito tan anhelado?, es posible que al leer este apartado, te identifiques con un proyecto personal, profesional o deportivo, sin embargo, yo identifico lo anteriormente mencionado en una sola palabra, “Éxito” y es que ser exitoso, realmente implica de un aprendizaje continuo en todos nuestros aspectos, un disfrute constante de las oportunidades y a su vez de la capacidad de relacionarnos por medio de una actitud de servicio constante para con los demás, sea laboral, personal o formativo e infaltablemente AVANZAR HACIA NUESTROS PROPÓSITOS, derrumbando los temores que constantemente nos agobian, entendiendo que no podemos temerle al fracaso, porque siempre habrá una opción diferente para volverlo a intentar.

Como bien sabemos, en los avances científicos que ha logrado el ser humano, se ha podido detectar, que tenemos una riqueza incomparable para con los demás reinos de la naturaleza y que a su vez, nos abren puertas y grandes oportunidades en nuestro desarrollo. Es por ello que es demasiado importante entender que tenemos la capacidad mental de crear nuestro entorno, situaciones y experiencias, desde un punto de vista energético, que luego se convierte en algo tangible, como lo dice Sinek “Trabajar mucho para algo que no nos importa se llama estrés. Trabajar mucho para algo que nos encanta se llama pasión”, y la pasión es determinante a la hora de resolver los interrogantes que al comienzo relacionamos, pues de ella depende lograr el éxito contundente que necesitamos para estimular nuestras capacidades día a día, todo esto, de la mano de un concepto tan simple y sencillo como la FELICIDAD, la cual es una decisión y no una experiencia, porque realmente el Ser humano puede decidir ser feliz mientras camina contundentemente hacia sus propósitos, o puede decidir quedarse estancado, en la tristeza y decepción de no lograr en cierto momento lo que pretende.

Hace algunos días leí un libro muy interesante de Gerencia llamado “Administración en una página”, donde se hace profundidad en el comportamiento de las personas dentro de la organización y este mismo comportamiento y compromiso puede llevar a una organización a la cúspide del éxito o por el contrario al abismo de las pérdidas y la desgracia, es por ello que las empresas buscan actualmente un trabajo ampliamente colaborativo entre su recurso humano y que a su vez, estos se sientan complacidos tanto por los logros en conjunto como los logros personales y si mencionamos una a una, las experiencias que las personas pueden tener, podríamos redactar un libro emocionante para determinar las respuestas que cada uno tiene para su vida.

Con todo lo anterior, podríamos concluir diciendo que todo tiene un sólo fin, llevarnos al desarrollo personal, apoyados en las diversas oportunidades que la vida diariamente genera para nuestro aprovechamiento, pues como en su momento lo dijo Paulo Coelho, “No hay oportunidades únicas, la vida siempre de da otra oportunidad”, y es entonces cuando tenemos que estar abiertos al cambio, atentos a los acontecimientos y nuestro alrededor y sensibles de manera constante al aprendizaje.

César Taborda (Ctabag)

Email: cemar1987@gmail.com

Twitter: @cesartagudelo

LinkedIn: Cesar (Ctabag09) Taborda

Facebook: César Taborda Agudelo – Emprendedor

Web: gdsa2013.blogspot.com

Aprender a desaprender

10135243453_128b47abf8_o

Cuando las circunstancias cambian y nuestras certezas se resquebrajan hay que preguntar por nuestra capacidad para administrar mejor nuestra energía.

Un día el mundo amaneció con una nueva tecnología, descubrimos que podíamos usar la palanca para desplazar mayores cargas usando menos energía. Ese momento seguramente significó un encuentro entre aquellos que entendieron y asumieron el asunto como un avance y aquellos que prefirieron seguir haciendo las cosas como sabían hacerlas, “como siempre se ha hecho aquí”. Algunas invenciones seguramente recibieron el beneplácito de la gente, otras sin embargo fueron rechazadas y su uso solo se extendió luego de que algunos pioneros fueron capaces de usarlas y demostrar su utilidad.

¿Qué significan los cambios?

Los cambios son nuevas condiciones que se presentan en la realidad y que pueden ser en algún caso riesgos y en otro oportunidades. No todo cambio es positivo en su origen. La aparición de la computadora, por ejemplo, y especialmente la personal significó una modificación que en principio fue paulatina pero luego radical, en cómo se organiza el trabajo en una oficina. Las funciones que eran preparadas por secretarias y transcriptores desaparecieron por completo y con ello los puestos que habían existido por casi un siglo en el mundo. Hoy día con un computador personal se convierte en una herramienta de trabajo de tal magnitud que prácticamente nada se hace fuera del mundo digital.

¿Alguien duda del cambio? Y Si no dudan ¿Por qué lo resisten?

Ese cambio que acabamos de describir arrancó de a poco, sin embargo cuando tomó cuerpo fue capaz de eliminar procesos, tareas y mecanismos de trabajo que eran indispensables para las organizaciones, sin embargo visto treinta y tantos años después nadie los extraña y ya no volverán a existir.

El cambio puede ser administrado, es decir puede anticiparse y someterse a procesos organizados para llevarlo adelante, sin embargo en muchas oportunidades se enfrenta tanto como si fuera un enemigo. Resistir el cambio se convierte en una forma de vida y en la realidad parece que tiene muy buenas razones en nuestra psicología para explicarlo.

Aprendemos de una forma tal que convertimos todo lo cercano en certezas y vivimos en comodidad con ellas. Esa estructura nos es cómoda; las rutinas, las formas conocidas, las caras que no son comunes nos permiten vivir de cierta manera seguros.  Lo nuevo, lo diferente pone en riesgos nuestras verdades. Ir por una calle nueva, oír acentos extranjeros, acercarnos a nuevos grupos sociales o simplemente tener que destapar una botella con una técnica nueva son tareas que nos ponen en riesgo, algunas veces ciertos y otras tantas más solamente imaginarios.

¿Puede nuestro cerebro distinguir cuales cambios son insignificantes y cuáles son verdaderamente importantes?, la respuesta nos la ofrece Daniel Kahneman en su ya famoso libro Pensar rápido, pensar despacio. Básicamente la premisa fundamental es que es difícil distinguir que cosas son amenazas verdaderas y cuáles no, nos defendemos como parte de los mecanismos de protección de la vida. Así pues nuestro accionar frente a las amenazas, ciertas o no, está altamente condicionada por los sistemas 1 y 2 que describe Kahneman. El sistema 1 responde rápidamente, no reflexiona, su función es la de protegernos y ayudarnos a sobrevivir al mundo animal (al cual pertenecemos) mientras el sistema 2 es capaz de razonar, formar criterios y vincular. El sistema 2 toma información del sistema 1 y la integra, no siempre lo hace con la mayor exactitud pues reconstruye imágenes, ideas y creencias de manera no sistemática con lo cual puede cometer errores.

Aprender a desaprender, el reto de la conciencia humana

Para poder manejar los cambios, entender su verdadero impacto y poder llevar adelante una vida que nos permita adaptarnos a distintas situaciones se hace necesario un cambio en el manejo de la conciencia individual.

Ser consciente de lo que vivimos, de aquello que decidimos, de lo que evitamos es una de las tareas fundamentales que debemos tener presente para aprender de manera diferente. Nuestra vida en sociedad está altamente condicionada por nuestra capacidad para ajustarnos a lo que va sucediendo. Los nuevos acontecimientos deben ser entendidos en su alcance. Resistir lo que sea necesario resistir cuando estén en peligro nuestros valores y principios fundamentales, asumir aquello que nos facilita, nos ayuda o complementa.

Aprender a aceptar nuevas ideas, nuevas caras, nuevas realidades es uno de los principales retos. Hay conocimientos que dejan de ser válidos y otros que explican perfectamente a pesar del tiempo la realidad. Nuestras creencias son parte de lo que se requiere aprender a comprender y a reconstruir cuando sea necesario.

Para aprender lo nuevo, reconozcamos lo que sabemos y entendemos, dejémoslo ir cuando sea necesario, si miedo y sin problemas. Abracemos lo que nos hace fuertes para la siguiente parte de nuestra ruta, algo que probablemente abandonaremos si ya no sirve.

Haga que los suyos entiendan sus razones, haga que participen de aquello que es nuevo, reafirme lo que los une a ellos. No deje que el cambio lo arrope, adminístrelo efectivamente, está en sus manos.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Cuando niños…

1434811_79550813

La semana pasada estuve en las instalaciones de un campamento, recibiendo la inducción a unas capacitaciones sobre liderazgo.

La inducción duró cuatro horas y estuvo muy bien, el tema siempre es interesante y para uno que gusta de ellos, pues mejor. Sin embargo, lo más memorable para mí fue el recuerdo que me trajo el lugar.

Resulta que hace algunos pocos años, estando su servidor más joven, fui en varias ocasiones a ese campamento. Tiene varios elementos de recreación al aire libre que le hacen ser muy llamativo, así que se organizaban campamentos muy a menudo allí. Recordé muchos episodios, aventuras y hasta travesuras vividas: en las cabañas, en la plaza de futbol, en el río, en el comedor, etc.

Y es que, cuando éramos niños, el mundo estaba prácticamente a nuestros pies. Todo era una aventura. Es cierto que no teníamos el conocimiento a fondo de muchas cosas, pero eso se convertía en nuestra mayor fortaleza. Íbamos a por todas. Ahora que soy padre, lo confirmo con mi hijo.

Quise recopilar algunas cosas que, a mi parecer, los niños hacen muy bien. Las comparto acá porque, en el fondo, encierran lecciones que deberíamos tener presente siempre. En algún momento de la vida las vamos olvidando, pero he visto que muchas de ellas resuelven los problemas que se nos presentan ya de adultos. A estas edades, nos complicamos y cuando las cosas no salen, nos amargamos y esa emoción negativa termina siendo un factor determinante que marca nuestro día, nuestra semana y, si no lo trabajamos adecuadamente, se queda dentro de nosotros condicionando nuestra actitud ante la vida.

La siguiente no es una lista exhaustiva, precisamente porque los niños siempre salen con algo nuevo, nunca dejan de sorprender y en su día a día, siempre hay espacio para cosas nuevas:

  • Los niños no saben de obstáculos: ¿Un niño quiere una galleta que está encima de un mueble alto? Hará todo lo posible para llegar a ella, no tengamos duda de eso.
  • Los niños no se toman el fracaso como algo personal: cuando fallan en algo, por lo general no se juzgan duramente a sí mismos, solo lo ven como algo circunstancial que pasó.
  • Los niños lo intentan una y otra vez: y sin rendirse. Si así no fuera, de adultos seguiríamos gateando en lugar de caminar.
  • Los niños lo exploran todo: siempre están viendo todo lo que les rodea y si pueden ir, van.
  • Los niños lo preguntan todo: por lo general, entre los tres y los cuatro años, se da esta etapa. Experimentan una curiosidad insaciable y si no tenemos todas las respuestas, ¡más vale que las vayamos consiguiendo!
  • Los niños tienen una gran capacidad de asombro: ven las cosas como si fuera la primera vez, descubrirlas sin ideas preconcebidas.
  • Los niños resuelven los problemas fácilmente: Cuando algo no les llama la atención, sencillamente cambian a otra cosa, sin complicaciones ni problemas existenciales.
  • Los niños saben trabajar en equipo: de una forma u otra, siempre los veremos jugar juntos. Si, habrá momentos en que se peleen entre ellos, pero vamos, lo olvidan rápido.
  • Los niños tienen una gran imaginación: hace poco vi la película de los Legos, ¡qué imaginación la de los escritores! No la contaré por si no la han visto, pero retrata justamente lo que trato de decir. De todo se saca una historia y se pone en movimiento la creatividad.
  • Los niños se divierten siempre: un amigo me contaba cuando le llevó un regalo a su hija, y que ella terminó divirtiéndose más con la caja donde venía el regalo. Lo importante para ella era divertirse.

Es una pequeña lista de diez cosas. La comparto por si alguna nos llegara a servir. Quizá viendo el mundo como lo ven los niños, encontremos la solución a algunas de nuestras dificultades. Y además, la lista queda abierta, por si hay que agregar alguna otra cosa. Al final de cuentas, como lo comentamos antes, los niños siempre nos salen con algo nuevo.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo